Falcao García y James Rodríguez celebran el gol del empate ante Brasil, en el partido de eliminatorias para Rusia 2018, el 5 de septiembre de 2017 en el estadio Metropolitano de Barranquilla. El encuentro quedó 1-1. (Crédito: LUIS ACOSTA/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - La Federación Colombiana de Fútbol (FCF) y otras dos compañías de venta de boletos habrían planeado, diseñado y ejecutado una estrategia para desviar de manera masiva miles de entradas para ver a la Selección Colombia de Fútbol en los partidos que jugó de local para su clasificación al Mundial de Rusia 2018, según informó la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) este lunes.

Por estos hechos y luego de 10 meses de investigación, la SIC formuló pliego de cargos contra la FCF, TicketShop y TicketYa, sus altos directivos y otras personas, por esta conducta cuya finalidad era desviar la boletería para que fuera revendida a precios astronómicos durante los partidos de la eliminatoria, dijo la entidad en un comunicado este lunes.

El desvío "con fines de reventa" de más de 42.000 boletos ocurrió durante ocho partidos que Colombia jugó como local en Barranquilla, en el norte de Colombia, dijo la SIC.

“La Superintedencia tiene las evidencias probatorias que muestran cómo la Federación Colombiana de Fútbol sabía perfectamente que las boletas se estaban desviando”, dijo el superintendente de Industria y Comercio de Colombia Pablo Felipe Robledo en una conferencia de prensa este lunes . “El negocio nunca fue vender la boletería, sino el negocio fue revender la boletería”.

Las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de la FIFA Rusia 2018 se disputaron entre el octubre de 2015 a octubre de 2017. Colombia jugó nueve partidos como local en el estadio Metropolitano de Barranquilla. La boletería del último partido de Colombia como local, que fue contra Paraguay el 5 de octubre de 2017, fue intervenida por la Superintendencia y con estas no hubo irregularidades.

En un comunicado emitido este lunes, la FCF dijo que los involucrados en este proceso “demostrarán su correcto proceder, siendo las principales víctimas y denunciantes de este tipo de conductas con las que se ha violado nuestra buena fe y la de todos los colombianos”.

“Desde la Federación Colombiana de Fútbol, vemos con preocupación que la dinámica relativa a la reventa de boletería no es un fenómeno exclusivo del fútbol, sino que afecta a todas las industrias tanto a nivel nacional como internacional, es por esto que nuestro compromiso ha sido y será hacer frente a esta problemática”, agregó la Federación en el comunicado.

Foto de archivo. Colombia vs. Brasil en el estadio Metropolitano de Barranquilla el 5 de septiembre de 2017. (Crédito: LUIS ACOSTA/AFP/Getty Images)

La empresa Ticketshop, y sus altos directivos, se acogieron a la figura de delator y han aportado “voluntariamente” las pruebas de estas acciones, según la Superintendencia.

“Ticketshop solicitó su ingreso al Programa de Beneficios por Colaboración y viene ayudando a la investigación desde septiembre del año pasado”, dice el comunicado. La compañía fue admitido en el programa en junio de 2018. TicketShop no respondió la solicitud de CNN en Español para obtener algún comentario.

En la declaración citada en el pliego de cargos, Elías José Yamhure Daccard, representante legal de TicketYa dijo que creó la empresa “para hacer un negocio específico que era la eliminatoria del mundial”. El documento de la SIC dice que la empresa TicketYa aportó una suma de unos 3,4 millones de dólares para el anticipo que se le debía pagar a la FCF por la boletería de los partidos.

Ticket Ya le dijo a CNN en Español que debido al proceso legal en curso no es posible dar declaraciones en ese momento, pero prometió un comunicado en los próximos días "en el cual se explicará todo lo relacionado con dicho proceso”, en un mensaje a CNN en Español.

La Superintendencia dice que tiene “pruebas, contratos, documentos, correos electrónicos y mensajes de WhatsApp” sobre estas conductas.

Además, la SIC dijo que algunos boletos para los partidos se vendieron con un precio de hasta 350% más de su precio en taquilla. El valor nominal de las 42.221 boletas que se revendieron era de más de 8.700 millones de pesos colombianos (un poco más de 3 millones de dólares), y al final, con la reventa se recolectaron 21.800 millones de pesos, unos 7,5 millones de dólares: una ganancia de unos 4,5 millones de dólares.

El partido que más sobrecostos produjo en reventa de boletería fue el de Colombia vs. Brasil, el 5 de septiembre de 2017 en Barranquilla, que produjo un sobrecosto de más de 1,4 millones de dólares, según la Superintendencia.

En caso de probarse que los indicados cometieron tales sanciones, los acusados tendrán que pagar multas de entre 542.000 dólares hasta 27,1 millones de dólares, informó la Superintendencia.

El negocio nunca fue vender la boletería. El negocio fue revender la boletería

Pablo Felipe Robledo, superintendente de Industria y Comercio