(CNN) – Los demócratas ahora le sacan una ventaja a los republicanos del 52% frente al 41% para la votación al Congreso a nivel nacional, según una nueva encuesta de CNN realizada por SSRS y publicada este martes. El liderazgo azul, demócrata, ha aumentado ligeramente de los 8 puntos porcentuales registrados en junio de este año a 11 puntos de diferencia en el sondeo más reciente.

Pero, a pesar de la ventaja de los demócratas en este aspecto, buena parte de los encuestados (el 48%) cree que los republicanos mantendrán el control del Congreso después de la elección de noviembre, frente al 40% que considera que el Partido Demócrata obtendrá la mayoría.

Entre quienes favorecen al candidato demócrata en su distrito, el 64% dice creer que este partido finalmente logrará controlar el legislativo, mientras que el 83% de aquellos que respaldan a los republicanos piensan que será dicho grupo el que se impondrá.

Frente a votaciones previas, el 68% de los electores registrados asegura que está más entusiasmado de participar en estos comicios que en los anteriores. Los demócratas y republicanos registrados reportan niveles similares de emoción por votar en noviembre, con un 70% y 68%, respectivamente.

Sin embargo, los demócratas han tenido un aumento de entusiasmo mucho mayor al de los republicanos en comparación con 2016. Cuando CNN hizo esa pregunta en septiembre de 2016, apenas el 38% de los demócratas dijo que estaba “más entusiasta”, mientras que entre los republicanos la cifra fue del 48%. Los demócratas registrados subieron 32 puntos desde 2016 y los republicanos 20 puntos.

La atención médica es vital

La atención médica encabeza la lista de temas clave que los electores considerarán este otoño para votar al Congreso, con el 81% de ellos señalando que es extremadamente o muy importante. Aspecto que está seguido muy de cerca por la economía con un 80%.

La inmigración también está posicionándose como un asunto crítico, pues pasó de ser considerada vital por un 38% de los encuestados, en mayo, a un 44%, en el reciente sondeo. Aún así, la importancia general del tema no ha aumentado sustancialmente.

La política de armas continúa siendo un tema relevante para casi tres cuartas partes de los estadounidenses: el 73% se refiere a él como extremadamente o muy importante en su voto. Y la corrupción –asunto que salió a relucir recientemente tras la detención del representante Chris Collins por cargos de uso de información privilegiada– superó a la política comercial e impuestos en el peso que tiene para los electores (74% consideran que la corrupción es extremadamente o muy importante, frente al 64%, en política comercial, y 71%, en impuestos).

Más allá de estos asuntos, el presidente Donald Trump y la líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi –dos políticos que son el tema de muchas campañas en este ciclo–, despiertan reacciones muy diferentes. La mayoría de votantes (68%) asegura que Trump será un factor relevante para su decisión en los comicios, mientras que solo un tercio (34%) siente lo mismo con respecto a Pelosi.

El factor de Rusia

La investigación sobre la intromisión rusa en la elección de 2016 también sigue escalando como un tema importante para los electores. El porcentaje de encuestados que lo consideró muy importante aumentó cinco puntos porcentuales desde mayo.

Esa creciente preocupación surge a medida de que la mayoría de los estadounidenses cree que la interferencia extranjera es una alta posibilidad durante las elecciones de noviembre.

Seis de cada diez dicen que resulta muy probable que un gobierno extranjero se entrometa en los comicios estadounidenses de este otoño, mientras que solo el 37% considera que no es muy probable o poco probable. También existen amplias diferencias entre los partidos frente a esta pregunta, pues solo el 35% de los republicanos ve la interferencia extranjera como posible, muy por debajo del 83% de los demócratas que aseguran es probable y el 56% de los independientes.

Si un gobierno extranjero se entrometiera en las elecciones estadounidenses, casi tres cuartas partes de los encuestados señalan que sería una crisis o un problema importante. Casi tres de cada 10 (el 28%) consideran que sería una crisis, 46% un problema importante, 16% un problema menor, y 8% creen que no sería un problema en absoluto.

Una parte importante de cada grupo demográfico aseguró que la interferencia de un gobierno extranjero en las elecciones de EE.UU. es un problema grave, incluyendo el 43% de aquellos que aprueban el desempeño de Trump en el cargo.

Los grupos que más se inclinaron por considerar como una crisis la hipotética interferencia extranjera en las elecciones son quienes desaprueban a Trump (42%), los demócratas (41%) y las mujeres (36%).

La mayoría no sabe nada de QAnon

El grupo QAnon, que ha tenido una presencia regular en los mítines de Trump durante las últimas semanas, no ha quedado en la memoria de la mayoría de estadounidenses. Alrededor de dos tercios (65%) dicen que no han escuchado nada al respecto, y otro 19% respondió que ha oído sobre el tema, pero no conoce lo suficiente como para tener una opinión al respecto. Las impresiones que ha hecho son en gran medida perjudiciales: el 12% dice que tiene una impresión negativa del grupo frente a solo 2% que lo consideran positivo.

La encuesta CNN fue realizada por SSRS del 9 al 12 de agosto entre una muestra nacional aleatoria de 1.002 adultos y 921 votantes registrados contactados por un entrevistador a través de teléfono fijo o celular. Los resultados de la muestra completa tienen un margen de error de muestreo de más o menos 3,9 puntos porcentuales y es mayor para los subgrupos.