(CNN) - La bomba utilizada por la coalición liderada por Arabia Saudita en un devastador ataque contra un autobús escolar en Yemen fue vendida como parte de un acuerdo del Departamento de Estado de Estados Unidos y Arabia Saudita, le dijeron a CNN expertos en municiones. 

Trabajando con periodistas yemeníes locales y expertos en municiones, CNN ha podido establecer que el arma que dejó decenas de niños muertos el pasado 9 de agosto era una bomba MK 82 guiada por láser de 500 libras (227 kilos) fabricada por Lockheed Martin, uno de los principales contratistas de armas de Estados Unidos.

Expertos en municiones dijeron que los números en esta pieza de metralla confirmaban que la empresa Lockheed Martin había fabricado la bomba.

La bomba es muy parecida a la que dejó devastación en un ataque contra una sala funeraria en Yemen en octubre de 2016, que dejó 155 muertos y cientos de heridos. La coalición culpó de aquel ataque a una "información incorrecta", reconoció que fue un error y se responsabilizó del ataque.

En marzo de ese año, un ataque contra un mercado yemení –en esa ocasión con una bomba MK 84 guiada a precisión, según se reportó entonces– dejó 97 muertos.

Tras el ataque al funeral, el expresidente de Estados Unidos Barack Obama prohibió la venta de ese tipo de tecnología militar a Arabia Saudita por "preocupaciones sobre derechos humanos".

La prohibición fue anulada en marzo de 2017 por Rex Tillerson, entonces secretario de Estado del gobierno de Donald Trump.

Mientras la coalición liderada por Arabia Saudita y respaldada por Estados Unidos batalla para investigar el ataque contra el autobús escolar, crecen las dudas de observadores y grupos activistas sobre si Estados Unidos tiene alguna responsabilidad moral.

Estados Unidos dice que no toma decisiones sobre los objetivos militares de la coalición, que lucha contra rebeldes hutíes en Yemen. Pero sí apoya sus operaciones por medio de millonarias ventas de armas, al repostar sus aviones de combate y compartiendo información de inteligencia.

Un hombre llora sobre el ataúd de uno de los menores muertos en el ataque.

'Cuerpos por todos lados'

El impacto de la bomba sobre el autobús lleno de niños en medio de un paseo escolar fue devastador.

De las 51 personas que murieron en el ataque aéreo, 40 eran niños, dijo la semana pasada el ministro de Salud hutí, Taha al-Mutawakil. Añadió que de los 79 heridos, 56 eran menores.

Imágenes de la metralla resultante de la explosión que se tomaron inmediatamente después del ataque fueron enviadas a CNN por un contacto en Saada. Posteriormente, un camarógrafo que trabaja para CNN tomó imágenes de la metralla después de que la operación de limpieza hubiera comenzado.

Expertos en municiones confirmaron que los números encontrados en las piezas identificaban a Lockheed Martin como el fabricante y que esta MK 82 era de la variante conocida como Paveway, una bomba guiada por láser.

Cuestionado sobre la evidencia hallada por CNN, el portavoz de la coalición, coronel Turki al-Maliki, dijo: "El gobierno de Yemen elegido democráticamente ha sido desplazado por una insurgencia de milicias de minoría hutí respaldada por Irán".

Niños yemeníes reciben atención en un hospital tras el ataque del 9 de agosto.

"La coalición se encuentra en Yemen con el respaldo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para restaurar al gobierno legítimo. La coalición opera de acuerdo con las leyes humanitarias internacionales y toma todas las medidas prácticas para minimizar las bajas civiles. Toda baja civil es una tragedia".

Añadió que "no sería apropiado para la coalición hacer más comentarios mientras la investigación está en marcha".

Arabia Saudita niega los ataques dirigidos a civiles y dijo que el incidente era una "operación militar legítima" y una respuesta en represalia al lanzamiento de un misil balístico por parte de los hutíes el día anterior.

Una portavoz del Pentágono, la teniente comandante Rebecca Rebarich, declinó confirmar la procedencia de la bomba.

"Estados Unidos ha colaborado con la coalición liderada por Arabia Saudita para ayudarlos a mejorar los procedimientos y mecanismos de vigilancia para la reducción de bajas civiles", dijo.

"Aunque no verificamos de forma independiente los señalamientos de bajas civiles en las que no estamos involucrados, llamamos a todas las partes a reducir dichas bajas, incluyendo aquellas causadas mediante ataques con misiles balísticos sobre centros con población civil en Arabia Saudita".

La ONU ha pedido una investigación independiente sobre el ataque, uno de los más mortíferos  desde el comienzo de la guerra en Yemen a principios de 2015.

Gente reunida en el sitio de un mortal ataque aéreo en Saada, el 12 de agosto.

Estados Unidos, junto con Reino Unido y Francia, es uno de los principales proveedores de armas de Arabia Saudita.

El presidente Trump firmó en mayo del año pasado un acuerdo de defensa de casi 110.000 millones de dólares con el rey de Arabia Saudita Salman bin Abdulaziz Al Saud.

Ese mismo mes, el gobierno de Estados Unidos volvió a autorizar la exportación de municiones de la variante Paveway a Arabia Saudita, con lo que puso fin a la prohibición impuesta por Obama en diciembre de 2016.

El conflicto en Yemen ha resultado en la peor crisis humanitaria del mundo, con más de 22 millones de personas - tres cuartos de su población - en desesperada necesidad de ayuda y protección, de acuerdo con la ONU.