CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Brasil

Brasil

Un dron capta imágenes de una tribu amazónica nunca antes vista

Por James Griffiths, Natalie Gallón

(CNN) — Una tribu aislada de la Amazonía sin contacto conocido con el mundo exterior ha sido vista por un dron que sobrevoló la selva brasileña, según la Fundación Nacional del Indígena del país.

Las imágenes publicadas esta semana muestran a varias personas caminando a través de un amplio claro hecho en un parche de densa jungla en el valle del río Javary, cerca de la frontera con Perú.

MIRA: Este podría ser el único sobreviviente de una tribu aborigen

Una de las figuras lleva una lanza o un palo de algún tipo, mientras que otras cuatro o cinco están cerca de lo que parecen estructuras de techo de paja.

Ninguna de las personas detectadas por el dron parece notar a su observador, que está volando alto sobre los árboles que los rodean.

MIRA: ¿Puede la sabiduría indígena salvar a los humanos de la crisis medioambiental por el cambio climático?

publicidad

La fundación, conocida como Funai, tiene la tarea de proteger los intereses de las tribus indígenas que viven en la Amazonia brasileña, muchos de los cuales han visto sus hogares devastados por el colonialismo y las enfermedades extranjeras, así como las operaciones de explotación maderera y minería en curso.

«Es el único departamento gubernamental en el mundo que se dedica a la protección de los pueblos indígenas que tienen poco o ningún contacto con la sociedad nacional y otras tribus», según Survival International, una ONG dedicada a los derechos de los pueblos indígenas.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=a63rMds-D50&w=560&h=315%5D

Funai fue fundada en 1910 por el explorador brasileño Candido Rondon, famoso por su filosofía de interactuar con tribus en el Amazonas: «Muere si es necesario, pero nunca mata».

En un comunicado, Funai dijo que para la última encuesta su equipo había viajado más de 180 kilómetros en bote, camión y motocicleta, antes de recorrer 120 kilómetros a través de la jungla.

La región del río Javary alberga ocho tribus contactadas y 11 tribus aisladas confirmadas, dijo Funai. «Esta es la mayor cantidad de registros confirmados por grupos de pueblos indígenas aislados en el país», agregó la agencia.

Un hacha descubierta por investigadores de la Fundación Nacional del Indio de Brasil durante una encuesta reciente de tribus no contactadas en el Amazonas. El bolígrafo se usa para escala.

Peligros del desarrollo

Según Survival International, hay más de 100 tribus en todo el mundo que viven en aislamiento. Si bien los gobiernos coloniales a menudo forzaron el contacto y la integración en las tribus que descubrieron, los expertos ahora aconsejan no hacer contacto y permitir que las tribus decidan su propio destino.

«Imponer ‘desarrollo’ a los pueblos tribales simplemente no funciona. Incluso la nueva atención sanitaria, incluso en las naciones más ricas, nunca es suficiente para contrarrestar los efectos de las enfermedades introducidas y la devastación causada por el robo de tierras. Como muchas personas de la tribu nos dicen repetidas veces, las nuevas clínicas no logran curarlos de enfermedades que nunca antes habían conocido», dijo la ONG en un informe reciente.

En julio, un brote de sarampión que golpeó a la tribu Yanomami semiaislada -que vive en el Amazonas en la frontera de Venezuela y Brasil- hospitalizó a docenas de personas de la tribu y puso a cientos más en riesgo debido a la falta de vacunación generalizada o resistencia a la enfermedad.

Además de los riesgos para la salud que plantea el contacto con las sociedades industrializadas, muchas tribus desean mantener sus formas de vida tradicionales y no tienen interés en cambiarlas.

Tal parece ser el caso del único superviviente de una tribu en el noroeste de Brasil, que ha sido monitoreado por Funai y por grupos protribales durante décadas. Si bien las ONG trabajan para proteger al hombre y, en ocasiones, lo dejan provisiones, él ha elegido no establecer contacto y continúa viviendo su vida como lo ha hecho desde su nacimiento.

Esto es quizás comprensible dado el hecho de que se cree que el resto de la tribu del hombre fue asesinado por madereros, el destino desafortunado para muchas tribus que viven en áreas con valiosos recursos naturales, incluso aquellos con protección legal.