CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Lo que nos dice que John McCain bebiera vodka con Hillary Clinton

Por Timothy Stanley

Nota del editor: Timothy Stanley es historiador y columnista para el diario británico Daily Telegraph. Él es el autor del nuevo libro “Citizen Hollywood: How the Collaboration Between L.A. and D.C. Revolutionized American Politics”. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — John McCain una vez se enfrentó a Hillary Clinton en un concurso de bebidas. Fue en un restaurante en Estonia en 2004, durante una gira del Congreso. Ambos políticos se tomaron cuatro vodkas; las reglas no estaban claras, pero Hillary, que había sido rival política de McCain, fue declarada ganadora, según el propietario del restaurante (aunque en su propia cuenta, Clinton dijo que “acordaron retirarse de manera honorable”, en lugar de nombrar un ganador).

Esa imagen resume la humanidad y el carácter del fallecido senador McCain, quien llorará profundamente en ambos lados del pasillo político. Él encarnaba una forma de conservatismo más moderada, una que podía separar la política y la amistad, que ahora se siente distante y es muy extrañada.

MIRA: El último mensaje de John McCain a Donald Trump

Debería haber sido elegido presidente en 2000, cuando se postuló para la nominación republicana y perdió, y si hubiera llegado a la Casa Blanca, Estados Unidos podría haber forjado un nuevo consenso en torno a un estado más pequeño y una política más limpia.

Hoy el país está dividido y McCain perdió la esperanza. Pero esto debe unirse con el dolor por un verdadero héroe estadounidense.

Cuando McCain intentó nuevamente postularse por la presidencia en 2008, esta vez ganando la nominación republicana, el país se vio bendecido con una elección real. Barack Obama, el candidato demócrata, era inteligente y elocuente, la voz de la joven Estados Unidos. McCain representaba lo mejor que la generación anterior tenía para ofrecer.

Senador John McCain

Vástago de una familia militar, McCain fue capturado y torturado por los norvietnamitas en 1967. Permaneció preso durante más de cinco años, rechazando la liberación anticipada hasta que todos los hombres que habían sido llevados antes de él fueran liberados. Cuando fue acusado de ser un oportunista durante una carrera del Congreso en 1982, McCain respondió que, si bien deseaba haber pasado toda su vida en el confortable primer distrito de Arizona, “yo estaba haciendo otras cosas. De hecho, cuando lo pienso ahora, el lugar en el que viví más tiempo en mi vida fue en Hanoi”.

Para cuando McCain ingresó al Senado en 1987, el Partido Republicano se estaba solidificando en torno al núcleo ideológico del conservadurismo económico y social. McCain también era conservador, pero su filosofía personal se remontaba a la tradición del libre albedrío limitado del Gobierno y el individuo, que podían disfrutar tanto los legisladores como los votantes.

Cuando George W. Bush intentó obtener la nominación republicana en el año 2000 con una rica alianza de recaudadores de impuestos y predicadores de azufre, McCain se postuló en una campaña rebelde de reforma financiera. Fue una pelea feroz y desagradable que a veces pareció empujar a McCain fuera de su partido por completo. Llamó a Pat Robertson y Jerry Falwell “agentes de intolerancia”. Votó en contra de los recortes de impuestos de Bush en el Senado, con el anticuado argumento de que eran demasiado generosos con los ricos. La imagen de McCain el Libertador lo elevó ante los ojos de muchos demócratas e independientes estadounidenses.

Pero su apoyo a la Guerra de Irak de 2003 le causó muchos daños. Sus críticos lo acusaron de realizar innumerables giros en los años de Bush, de tratar de cortejar los extremos de la coalición republicana a la que se opuso para suavizar su segundo intento por la presidencia. Esto fue injusto. El apoyo de McCain a los militares y su creencia en el papel único e indispensable de Estados Unidos en los asuntos mundiales fue consistente.

MIRA: Lo que hacía a mi amigo John McCain tan excepcional

Ya fuera patriotismo o cálculo lo que provocó el acercamiento con Bush, la consecuencia fue trágica. En 2008 McCain, jefe del Partido Republicano, se encontró defendiendo el legado de exactamente el tipo de conservadurismo al que se opuso, incluido respaldar un plan de rescate para Wall Street en respuesta a la crisis crediticia, quizás el mejor ejemplo en la historia de “clientelismo político”.

Y mientras luchaba por alcanzar a Barack Obama en las urnas, McCain tomó la fatídica decisión de elegir a Sarah Palin como su compañera de fórmula para la vicepresidencia, desencadenando una nueva era de populismo teatral. Hay una línea recta desde Palin hasta el Tea Party pasando por Donald Trump, un curso que McCain sin querer estableció, pero del cual se desvió rápidamente.

Los últimos años de McCain estuvieron marcados por una oposición de principios, primero con Obama y luego con Donald Trump. Tampoco, en su opinión, comprendió la amenaza de Rusia ni la importancia del compromiso de Estados Unidos con Medio Oriente, y cuando McCain se opuso a las reformas de salud del presidente Trump y menospreció cualquier “nacionalismo espurio a medias”, volvió a aparecer en la imaginación estadounidense como un senador de mente verdaderamente independiente.

MIRA:¿Cómo era trabajar con John McCain?

Hubo, lamentablemente, un lado personal en la disputa McCain-Trump: McCain retiró su respaldo de la campaña de Trump en 2016 después de la publicación de los videos que lo mostraban presumiendo sobre acoso sexual, y se informó que el Senador ni siquiera quería que el presidente asistiera a su funeral.

Pero McCain no era un alma sensible que no pudiera soportar la suciedad de la política. Él fue duro; tenía buen humor. Su amigo cercano, el senador Lindsey Graham, fue a verlo al hospital después de la cirugía y los dos vieron el western favorito del paciente: “El hombre que disparó a Liberty Valance”. McCain proporcionó un comentario continuo que fue “calificado R”, dijo Graham, “pero fue divertido”.

Este conservador llano no tenía razón sobre todo. Sus ambiciones personales terminaron, en última instancia, en el fracaso. Pero el nombre de McCain exige una gran cantidad de respeto que muchos de los hombres que lo golpearon nunca podrían disfrutar. Aquí había un hombre que le dio todo a su país: su carrera, su cuerpo, su vida.