(CNN Español) — Las manos de Alba García se mueven con delicadeza mientras colocan las pestañas en los ojos de una de sus marionetas. “Ella es la nieta que va a ver a su abuelita después del huracán María que destruyó Puerto Rico y le lleva un platito de comida”, dice García, mientras sube el volumen de su celular donde está viendo una noticia que cuenta cómo el número de víctimas tras el ciclón podría ascender a más de 4.000 en la isla, según estudios realizados por Harvard y otras instituciones. De hecho, días después las autoridades elevaron la cifra oficial de 64 a 2.975 muertos.

Alba no puede evitar que se le escape una lágrima. Se siente engañada, dice. “No puede ser, casi un año después y dicen esto”. Su disgusto contrasta con la candidez de las fotos que la observan desde la pared. En ellas posan los coloridos muppets o marionetas más famosos de Plaza Sésamo. Algunos de ellos fueron creados en ese mismo lugar, la Carriage House de Nueva York, por el legendario Jim Henson, y hoy serán testigos del rodaje de la película DaK ToKa Taíno (Yo soy Taíno), bajo la dirección de García.

Nacida en Santurce, Puerto Rico, hace 43 años, García es una experimentada directora, guionista y productora de animación. Hace algunos años creó su propia compañía: Fantasiation Studios. En su trayectoria ha sido galardonada con diversos premios por sus películas de animación. La última se titula “Reflexiones de Espacio y Tiempo”.

García crea sus propios personajes con exquisito detalle y delicadeza, ayudada por su esposo Julio Garay, especializado en robótica y animación. “Vine a Nueva York en 1996 porque vi un anuncio de la escuela de Artes Visuales donde ofrecían estudios de animación y allí me gradué”, recuerda García.

Desde sus comienzos, quiso ser una embajadora de su tierra, pero fue el huracán María el que despertó una necesidad especial de representar y luchar por los derechos de su comunidad. “Ver a toda esa gente morir, niños sufrir y a este presidente (Donald Trump) tirar rollos de papel toalla de esa manera tan despectiva… no… eso es demasiado”, dice. “Yo soy boricua y me van a escuchar con mi arte”.

Como muchos puertorriqueños, García sintió impotencia y abandono por parte del gobierno tras el huracán. Dejó todos los proyectos que tenía entre manos para escribir un guión ambientado en el sufrimiento de una familia tras el huracán María. La película habla también de la identidad, de la historia de Puerto Rico y las consecuencias de las políticas de Estados Unidos en la isla.

Con la ayuda de Heather Henson, productora ejecutiva y fundadora de IBEX Puppetry, García comenzó este proyecto para la serie de marionetas con el nombre de Handmade Puppet Dreams (Sueños con Marionetas hechas a mano, en español), para intentar concienciar a la población de la situación que vive Puerto Rico un año después del huracán. Entre su equipo destacan el director de fotografía y productor Danny Hastings.

Al grito de “rolling action”, las marionetas comienzan a cobrar vida manejadas por los expertos titiriteros. El decorado simula el interior de una casita humilde cuyo tejado está cubierto por un plástico azul, pues en la historia, fue destruido por el huracán María, y en ella una nieta y una abuela hablan sobre el futuro que les espera.

“Tenemos que pensar cómo podemos resurgir como comunidad. Puerto Rico necesita recuperar uno de sus medios de vida más importante, la agricultura, para poder seguir adelante”, dice García, cuyo máximo objetivo sería llevar la película a las Naciones Unidas para conseguir ayuda para su gente.