Nota del editor: Pedro Brieger es un periodista y sociólogo argentino, autor de más de siete libros y colaborador en publicaciones sobre temas internacionales. Actualmente se desempeña como director de NODAL, un portal dedicado exclusivamente a las noticias de América Latina y el Caribe. Colaboró con diferentes medios nacionales como Clarín, El Cronista, La Nación, Página/12, Perfil y para revistas como Noticias, Somos, Le Monde Diplomatique y Panorama. A lo largo de su trayectoria Brieger ganó importantes premios por su labor informativa en la radio y televisión argentina.

(CNN Español) - La Corte Internacional de Justicia de La Haya le asestó un duro golpe al gobierno de Evo Morales al rechazar la demanda que interpuso para que se obligara a Chile a negociar una salida al mar para Bolivia. La Corte determinó que Chile no está legalmente obligada a negociar un “acceso soberano al Océano Pacífico para el Estado Plurinacional de Bolivia”.

En 2013 se presentó la demanda ante la Corte que la aceptó formalmente en 2015, lo que fue considerado en su momento un primer éxito para Evo Morales. Este lo convirtió en política de estado y logró el apoyo de varios expresidentes y ex cancilleres de su país. Es más, cuatro días antes del fallo les concedió una amnistía a los expresidentes Carlos Mesa y Jorge “Tuto” Quiroga en varios procesos que enfrentan ante la justicia para reforzar dicho apoyo.

Tal como consta en "El Libro del Mar" publicado por la cancillería de Bolivia, el petitorio ante la Corte buscaba que Chile se viera obligado a negociar “con el fin de alcanzar un acuerdo que otorgue a Bolivia una salida plenamente soberana al Océano Pacífico”. El punto central era que la Corte obligara a Chile a sentarse a negociar, comenzar una negociación.

Sin embargo, desde Chile siempre se sostuvo que existían tratados de paz firmados, que no había nada para negociar y que reconocían el más amplio y libre derecho de tránsito comercial para Bolivia por su territorio y puertos del Pacífico. Nada más.

El fallo, definido por doce votos contra tres fue aclamado en Chile y recibido como un baño de agua helada en Bolivia. Algunos gestos inducían a pensar que el reclamo sería aceptado por la Corte ya que no obligaba a Chile a ceder parte de su territorio sino a sentarse a negociar.

Evo Morales apostó fuerte en una jugada que tiene el apoyo de casi todos los bolivianos porque es un histórico reclamo. Por eso incluso se trasladó a La Haya mientras el presidente de Chile Sebastián Piñera y su canciller se quedaron en la capital Santiago. Pero nunca hay que adelantarse a los fallos...

Evo Morales, presidente de Bolivia, durante su más reciente visita a Colombia, en agosto de 2018. (Crédito: DIANA SANCHEZ/AFP/Getty Images)

La Corte Internacional de Justicia desechó la demanda, pero invocó a continuar con el diálogo, una frase vaga y no vinculante para dos países que hoy no tienen relaciones diplomáticas y que la demanda ha separado aún más.

Bolivia y Paraguay son los dos únicos países de América del Sur que no tienen salida al mar. En tiempos de integración regional suena ilógico que Bolivia no pueda tener acceso a una porción de costa siendo que Chile tiene más de 5.000 kilómetros de costa desde el norte en Arica hasta Punta Arenas en el sur. Pero la integración en América del Sur no pasa por su mejor momento y a las palabras que aluden a la integración se las lleva el viento...

La Corte Internacional de Justicia desechó la demanda, pero invocó a continuar con el diálogo, una frase vaga y no vinculante para dos países que hoy no tienen relaciones diplomáticas"

Pedro Brieger