(CNN Español) – Este lunes, el fiscal de Venezuela Tarek William Saab informó que el concejal Fernando Albán murió tras lanzarse del décimo piso del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) cuando pidió permiso para ir al baño. Albán, de 56 años, se encontraba detenido desde el pasado 5 de octubre señalado de haber participado en el supuesto atentado con drones que sufrió el presidente Nicolás Maduro y de estar involucrado en otros "actos desestabilizadores".

El ministro del Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol publicó en su cuenta de Twitter que cuando Alban iba a ser trasladado al tribunal, "encontrándose en la sala de espera del Sebin, se lanzó por una ventana de las instalaciones cayendo al vacío, ocasionándole la muerte".

Tanto Reverol como William Saab señalaron que las autoridades trabajan para esclarecer los hechos.

El abogado de Fernando Albán, Joel García, negó los hechos en conversación con los medios de comunicación y sostuvo que el supuesto permiso que pidió su cliente para ir al baño es "totalmente falso", dado el nivel de vigilancia y seguridad que hay en las instalaciones del Sebin. Añadió que su cliente estaba convencido de que era inocente y rechazó la versión del suicidio.

El opositor venezolano y secretario Nacional de Doctrina del Partido Primero Justicia denunció que el cuerpo de Albán fue entregado "sin procedimientos mínimos forenses y obstaculizando el camino hacia la verdad".

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en el exilio también se manifestó sobre los hechos, rechazando la muerte de Albán. "Otra vida que se pierde bajo la responsabilidad de un régimen de terror en Venezuela. Que su partida sea un ejemplo de vida", indicó en su publicación en Twitter.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, condenó la muerte de Albán y señaló que es "responsabilidad directa de un régimen torturador y homicida".

El senador de Estados Unidos Bob Corker, quien se encuentra en Venezuela, sostuvo que el líder de oposición murió bajo custodia del gobierno y que este tiene "una responsabilidad de garantizar que todos entendamos cómo eso pudo ocurrir".

El partido de oposición Primero Justicia de Venezuela emitió un comunicado calificando el hecho de asesinato: "El concejal Fernando Albán murió asesinado en manos del régimen de Nicolás Maduro en el SEBIN de Plaza Venezuela". Y añadió que el concejal era "era un hombre fuerte y de profundos valores cristianos". Por tal motivo, responsabilizan al gobierno de Nicolás Maduro de lo "sucedido" y exigen "la verdad de las cosas".

El opositor y secretario General Nacional de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, aseguró que el único responsable de la muerte de Albán es el gobierno. "Estaba vivo, incomunicado y detenido en el SEBIN Plaza Venezuela. Inverosímil la versión oficial del suicidio", escribió.

Una posición que también compartió el líder opositor Henrique Capriles, para quien lo que ocurrió es "total responsabilidad del régimen".

El diputado de la Asamblea Nacional Luis Florido publicó en su cuenta de Twitter señalando que se trató de un asesinato.

Grupos de oposición y de derechos humanos han señalado que el gobierno de Maduro retiene a cientos de presos políticos con cargos falsos para reprimir la disidencia. Las ONU ha sostenido que los detenidos suelen ser sometidos a malos tratos, incluidos algunos casos documentados que equivalen a tortura.

El gobierno venezolano niega sistemáticamente que esté deteniendo a personas como presos políticos y afirma que los detenidos han sido encarcelados justamente.