CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Trump critica a sus opositores y a los medios el día en que bombas fueron enviadas a los demócratas y CNN

Por Eric Bradner

(CNN) — El presidente Donald Trump señaló el miércoles por la noche a sus oponentes y a los medios de comunicación responsabilizándolos el turbulento ambiente político nacional, el mismo día en que se reveló que se enviaron artefactos explosivos a los Obama, los Clinton, la CNN y otros funcionarios públicos.

MIRA: Autoridades investigan otro paquete sospechoso localizado en la productora de Robert DeNiro

Trump no se responsabilizó del tono del discurso político. Sus comentarios culminaron un día caótico de un intento de ataque a gran escala contra prominentes figuras demócratas, incluido el exdirector de la CIA John Brennan y el fiscal general Eric Holder, así como la representante de California Maxine Waters, a quien Trump ha intentado elevar como la cara del partido demócrata. Un día antes, se encontró un artefacto explosivo en la casa de George Soros, el donante liberal que es sujeto de teorías de conspiración de derecha.

Durante un mitin en Wisconsin, el presidente prometió llevar a los responsables de enviar los artefactos explosivos a la justicia y condenó ampliamente la violencia, sin nombrar específicamente a los objetivos de las bombas del miércoles.

“Cualquier acto o amenaza de violencia política es un ataque a nuestra propia democracia. Ninguna nación que tolere la violencia o la amenaza de violencia como un método de intimidación política, corrosión o control, puede tener éxito, todos lo sabemos. Dicha conducta debe ser ferozmente rechazada”, dijo.

MIRA: Estas son las claves para detectar un paquete sospechoso

“Queremos que todas las partes se unan en paz y armonía. Podemos hacerlo. Podemos hacerlo. Podemos hacerlo. Sucederá”, añadió.

Luego giró, diciendo que aquellos en la arena política “deben dejar de tratar a los opositores políticos como moralmente defectuosos”.

“El lenguaje de condena moral destructivo, rutinario, son argumentos y desacuerdos que deben detenerse”, dijo Trump, quien habitualmente ha calificado a Waters de “loca”, a los medios de comunicación como el “enemigo del pueblo”, a aquellos que confrontaron a su candidato en la Corte Suprema como “gente malvada” y que culpó a “ambos bandos” cuando un neonazi atropelló y mató a un contra-manifestante en Charlottesville, Virginia.

Trump no asumió ninguna responsabilidad por su propia retórica, que ha incluido ataques contra agencias de noticias y opositores demócratas, así como momentos como un reciente mitin en Montana, donde elogió a un congresista republicano que se declaró culpable de haber golpeado a un reportero.

President Donald Trump speaks during an event on the opioid crisis, in the East Room of the White House, Wednesday, Oct. 24, 2018, in Washington. (AP Photo/Evan Vucci)

Se ha quejado de las “turbas”, una referencia a los manifestantes que se opusieron a la nominación de la Corte Suprema de Brett Kavanaugh y se enfrentaron a los senadores republicanos en el Capitolio, y que han desafiado a los legisladores del Partido Republicano y a los funcionarios del gabinete Trump en restaurantes y en público.

“Nadie debe comparar descuidadamente a los opositores políticos con los villanos históricos, lo que se hace a menudo y todo el tiempo. Tiene que detenerse. No debemos acosar a las personas en espacios públicos ni destruir propiedades públicas. Hay una manera de resolver nuestros desacuerdos: pacíficamente en las urnas. Eso es lo que queremos”, dijo Trump.

MIRA: El peligroso nacionalismo de Donald Trump

Luego dijo que es responsabilidad de los medios de comunicación establecer el tono político nacional.

“Los medios de comunicación también tienen la responsabilidad de establecer un tono civilizado y de detener la hostilidad infinita y los ataques e historias constantemente negativos y, a menudo, falsos. Hay que hacerlo”, dijo.

Reanudó sus ataques habituales a los demócratas, afirmando falsamente que “el Partido Demócrata está abiertamente alentando a las caravanas y otras caravanas de extranjeros ilegales a violar nuestras leyes y entrar en nuestro país”. Se quejó del trato de Kavanaugh, diciendo que “lo hicieron sufrir”. Afirmó que un recorte de impuestos del 10% para la clase media vendrá “pronto”, una promesa que viene a menos de dos semanas de las elecciones de mitad de período, pero nunca se ha propuesto como un proyecto de ley en el Congreso.

Después de criticar a los demócratas sobre impuestos y regulaciones, Trump destacó lo “bueno” que estaba siendo.

“Y por cierto, ¿ves lo bien que me estoy comportando esta noche?”, Trump preguntó a la multitud. “¿Alguna vez has visto esto? Todos nos estamos comportando muy bien”.

“Y espero que podamos mantenerlo de esa manera, ¿verdad? Vamos a mantenerlo de esa manera”, agregó.