CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Colombia

En estos países latinoamericanos matar periodistas sale ‘más barato’: informe

Por CNN Español

(CNN Español) — Los periodistas son en ocasiones objetivo claro de asesinatos. Las clasificaciones anuales de Reporteros sin Fronteras así lo atestiguan: ponen a América Latina entre las regiones más peligrosas para ejercer el periodismo. Sin embargo, un nuevo informe del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) aporta otro punto de vista: ¿dónde sale ‘más barato’ matar a comunicadores? Es decir, ¿en qué lugar los agresores reciben penas menores?

Según el informe de Reporteros sin Fronteras, Cuba y México son los países más peligrosos para ejercer el periodismo en América Latina. En el caso de la segunda nación, es considerada como “el país más mortífero de América Latina para los periodistas”. Según Reporteros sin Fronteras, cuando los periodistas mexicanos cubren temas relacionados con la corrupción de las autoridades o con el crimen organizado, “padecen intimidaciones, amenazas, pueden ser asesinados a sangre fría”. Además, el informe asegura que estos crímenes “suelen permanecer impunes. Esta impunidad se explica por la corrupción que reina en el país”.

Cuba, por su parte, “sigue siendo, año tras año, el país peor calificado en libertad de prensa de Latinoamérica. La muerte de Fidel Castro, en 2016, no produjo ningún cambio en esta república socialista de partido único: el régimen castrista, en el poder desde 1959, sigue monopolizando la información y no tolera voces independientes”, escribe el informe de RSF.

MIRA: La palabra bajo amenaza permanente: cuando ser periodista es una sentencia de muerte

Cuando se trata de observar la impunidad de estos crímenes, lo cierto es que se observa cierta correlación: el reporte de CPJ también pone a México como uno de los países donde menos se persigue a los autores de estos crímenes. Hay dos países latinoamericanos más: Colombia y Brasil.

Imagen de archivo de una protesta de periodistas contra los asesinatos a los trabajadores de la comunicación en 2017. (Crédito: ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images)

Imagen de archivo de una protesta de periodistas contra los asesinatos a los trabajadores de la comunicación en 2017. (Crédito: ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images)

En el caso de Colombia, reapareció en esta clasificación después de que una facción de las FARC matara a un equipo de periodistas de Ecuador, según explica el reporte.

“En la última década, al menos 324 periodistas han sido silenciados a través de asesinatos en todo el mundo y en el 85 por ciento de estos casos no se ha condenado a los autores”, alerta el reporte de la CPJ. Según dice, esto “es un mensaje alentador para aquellos que buscan censurar y controlar los medios de comunicación a través de la violencia”.

MIRA: Violan y asesinan a la periodista búlgara Viktoria Marinova

El 82% de los casos ocurrieron solo en 14 países, los que el organismo incluye en su índice de este año como aquellos lugares donde más impunidad hay ante asesinatos a periodistas. Son, por este orden (de mayor a menor impunidad): Somalia, Siria, Iraq, Sudán del Sur, Filipinas, Afganistán, México, Colombia, Pakistán, Brasil, Rusia, Bangladesh, Nigeria y la India.

El Comité utiliza registros de asesinatos sin resolver de periodistas en un periodo de 10 años: desde el 1 de septiembre de 2008 al 31 de agosto de 2018. En el caso de México, en ese periodo de tiempo se contabilizaron 31 asesinatos, de los que 26 aún están sin resolver, por lo que el CPJ califica la situación del país como de “empeoramiento” en comparación con el año anterior.

Colombia, el siguiente de la lista, sumó en dicho lapso temporal nueve asesinatos a periodistas, de los que 5 se mantienen sin pena para los autores. Finalmente Brasil, 10 en la lista a nivel mundial, sumó 24 asesinatos de los que 17 permanecen sin justicia. Con todo, la situación en estos dos últimos países se considera que está mejorando.