Nota del editor: Roberto Izurieta es director de Proyectos Latinoamericanos en la Universidad George Washington. Ha trabajado en campañas políticas en varios países de América Latina y España y ha sido asesor de los presidentes Alejandro Toledo, de Perú; Vicente Fox, de México y Alvaro Colom, Guatemala. Izurieta también es analista de temas políticos en CNN en Español. Michael Cornfield es profesor asociado en Gerencia Política de la Universidad George Washington

(CNN Español) - Las elecciones brasileñas han concluido y llegó el momento de las elecciones de mitad de mandato en EE.UU. Las campañas oscuras de desinformación han circulado a través de las redes sociales, generando dudas sobre la fiabilidad y calidad del proceso electoral y político.

Hoy, todos somos más conscientes de la amenaza, gracias a Cambridge Analytica, la Agencia de Investigación de Internet de Rusia, las estafas a gran escala y otros casos sonados de vulnerabilidad en el manejo de la información. Pero el problema es más profundo que el mal empleo de las herramientas tecnológicas.

Las grandes empresas de tecnología como Amazon, Apple, Facebook / Instagram / WhatsApp, Google / YouTube (Alphabet), Microsoft / LinkedIn, Netflix y Twitter han adoptado políticas de manejo de la información del usuario, pero ¿es suficiente? Las operaciones de las grandes empresas de tecnología desafían el concepto mismo de jurisdicción, en torno al cual se organizan, como la política, la ciudadanía y la gobernabilidad. Las notorias intervenciones en campañas y elecciones tuvieron éxito porque adoptaron formas, contenidos y segmentaciones de datos provistos por ellas mismas al cliente; en algunos casos con la ayuda de los servicios de consultoría y herramientas analíticas. Eso hizo que la desinformación fuera adictiva para algunos e inevitable para muchos.

MIRA: Empleados de Google protestan por el mal manejo de acoso sexual en la compañía

Muchos de nosotros estamos condicionados a la inmediatez de los chats, los titulares de portales de noticias, los tuits, etc. Entonces comienza el problema. Cuando consumimos el contenido no discriminamos la fuente, nos fijamos si es un tema actual o si viene de algún conocido. Cuando miramos la información sobre el gobierno en Facebook, los anuncios patrocinados lo envuelven, cada anuncio precede a nuestros amigos en nuestra red social como si nos estuvieran instando a hacer una compra o al menos un emoji "similar". En Twitter, una publicación política será estática, pero los números acompañantes avanzarán a medida que los espectadores adicionales hagan clic para dirigirse al remitente, aprobar el mensaje y retuitearlo a otros, y así.

A través de estas técnicas, las plataformas, las grandes empresas de tecnología llaman nuestra atención. Procesan las comunicaciones de difusión, impresión y de igual a igual. Se están tragando mercados y comunidades. Están afectando y bajando el nivel de la política, la educación cívica y el gobierno. Entrenan nuestras mentes para prestar atención a los niveles interpersonales y globales de nuestra existencia social a expensas de los niveles local, estatal y nacional. En los negocios esto se conoce como desintermediación. El análogo de los asuntos públicos es la desintegración jurisdiccional. “Brasil” y “Estados Unidos” retienen la autoridad legal y la memoria histórica, pero en la conciencia cotidiana están perdiendo ante las organizaciones del mundo.

MIRA: Recta final de las elecciones intermedias: las posibilidades

Las campañas y elecciones se realizan en las plataformas de las empresas de tecnología de acuerdo con sus especificaciones. Las ventas de anuncios y el tiempo dedicado a ellos se adelantan a todos los demás propósitos. El contenido que provoca y los adictos (¿Cuántas visitas recibió mi publicación desde la última vez que revisé? ¿Quién me respondió?) aparece antes que cualquier otra información. Los usuarios están segmentados por intereses y afinidades, segregando e intensificando las partes en controversias públicas. La información se ve igual, se desplaza por igual, hacen clic por igual, inhibiendo la discusión y la reflexión. Como ha escrito el historiador cultural y colaborador habitual en medios, Siva Vaidhyanathan, es como estar en un casino, hasta en la vigilancia.

Las grandes empresas de tecnología han respondido a los notorios casos de interferencia en la campaña de varias maneras: divulgación de la fuente de anuncios, eliminación de contenido atroz, intercambio de datos con académicos, promesa de soluciones de inteligencia artificial y más. Pero estos movimientos no pueden reconstruir la confianza en el discurso cívico. Tampoco abordan el problema subyacente de la desviación de la atención hacia lo no jurisdiccional y lo demasiado emocional que las grandes empresas tecnológicas fomentan.

MIRA: Los atentados a los medios de comunicación son atentados contra la democracia

Proponemos que cada jurisdicción establezca una jurisdicción de sitio de política común por jurisdicción, y reciba cooperación de las empresas de tecnología para financiar su administración, diseñar sus interfaces y dirigir el tráfico sobre las campañas y las elecciones para ellos. Nuestra inspiración es C-SPAN (una cadena de noticias por cable independiente y profesional) financiado por el sector cablero, administrado de manera independiente, con el objetivo de tratar los asuntos públicos.

Los asuntos públicos en estos sitios .civ (¡el sufijo de dominio está disponible!) no tendrían publicidad, pero sí reglas transparentes sobre la recopilación y el almacenamiento de datos, incluidas las apelaciones de correcciones, actualizaciones y eliminaciones, autorizadas por personas designadas para verificar reclamos sobre infestaciones de bot y otras amenazas. En lugar de "me gusta", los usuarios podrían elegir "estar de acuerdo", "no estar de acuerdo" y "no estar seguro". Podría haber requisitos para la identificación verificada "en la puerta". Podría haber límites en el número de publicaciones por tema por día desde los permitidos en el interior. No hay reglas y regulaciones perfectas, pero en sitios como estos, estas evasiones y subversiones se pueden detectar, divulgar, sancionar y registrar más fácilmente.

Este es un buen momento para iniciar una operación .civ. Las grandes empresas tecnológicas necesitan lavarse la cara. El nacionalismo debe dar paso a la nacionalización de la campaña electoral evitando interferencias del exterior y mejorando el nivel de la conversación política (ahora en redes sociales).

Los asuntos públicos en estos sitios .civ no tendrían publicidad, pero sí reglas transparentes sobre la recopilación y el almacenamiento de datos, incluidas las apelaciones de correcciones, actualizaciones y eliminaciones, autorizadas por personas designadas para verificar reclamos sobre infestaciones de bot y otras amenazas