(CNN) – Los negociadores de Gran Bretaña y la Unión Europea alcanzaron un acuerdo preliminar sobre el Brexit, según informó la oficina de la primera ministra Theresa May este martes, más de dos años después de que el país votara un referéndum divisivo para retirarse del bloque europeo.

Para el miércoles, May convocó a una reunión urgente de su gabinete con el objetivo de discutir el proyecto del acuerdo, señaló su despacho, tras meses de negociaciones tortuosas. Las intensas conversaciones de esta semana se extendieron hasta altas horas de la noche.

Un portavoz de Downing Street informó que el gabinete se reuniría a las 2 p.m., hora local, del miércoles, para “considerar el borrador del acuerdo al que llegaron los equipos de negociación en Bruselas y decidir los próximos pasos. Se ha invitado a los ministros del gabinete a leer la documentación antes de esa reunión”.

De hecho, altos funcionarios clave fueron vistos entrando a la oficina de la primera ministra para ser informados, uno por uno, sobre el texto que se cree contiene cientos de páginas.

Se trata de un momento significativo para May, cuyo accidentado cargo depende justamente de alcanzar un acuerdo sobre el Brexit. La primera ministra esperaba conseguir un borrador del pacto esta semana si quería tener alguna posibilidad de que el acuerdo pasara por todos los procesos de ratificación requeridos para el momento en que Gran Bretaña abandone la Unión Europea a finales de marzo.

La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, sale Downing Street el pasado 15 de octubre de 2018.

Ahora se enfrenta a la tarea de convencer a su dividido gabinete sobre el acuerdo, en medio de rumores de que algunos de sus altos ministros se encuentran tan insatisfechos con el acuerdo que consideran renunciar.

Pero, incluso si el gabinete aprueba a regañadientes el acuerdo preliminar, May también debe lograr su aprobación en el parlamento de Gran Bretaña, donde no tiene la mayoría de los legisladores.

Así va el pulso por el acuerdo

Boris Johnson, quien renunció como secretario de Relaciones Exteriores a principios de este año, dejó claro que no votaría por el acuerdo. “No es el camino correcto a seguir, hay un mejor trato por hacer”, le dijo a Sky News. “No tiene sentido abandonar la Unión Europea si terminas siendo dirigido por ella”.

Nigel Dodds, líder del Partido Unionista Democrático –un bloque de derecha de Irlanda del Norte que apoya al gobierno de May en el parlamento– dijo que el partido evaluaría su posición. “El truco para Theresa May es: ¿podrá satisfacerlos a todos? Va a ser una tarea muy, muy difícil, habría pensado, pero esperemos y veamos el detalle real”, dijo Dodds, según Reuters.

Los funcionarios de la Unión Europea pidieron cautela y señalaron que aún había detalles por acordar. Un diplomático dijo que el bloque estaba en “un estado de espera”.

“Los estados miembros de la Unión Europea no han visto el borrador. Está a un nivel técnico. Tenemos una idea de los parámetros principales, un extenso respaldo que incluye una unión personalizada para Gran Bretaña y una alineación normativa para Irlanda del Norte. Pero los estados miembros no han visto texto en esta etapa”, le explicó el funcionario a CNN bajo la condición de anonimato.

Otro diplomático de la Unión Europea dijo: “No se puede considerar un acuerdo hasta que haya sido acordado por el Gabinete británico”.

Los embajadores de los otros 27 estados miembros del bloque se reunirán en Bruselas el miércoles ,al mismo tiempo que el Gabinete de May.

Detalles del divorcio

El acuerdo establece los términos del divorcio de Gran Bretaña de la Unión Europea después de 45 años. Se alcanzó tras extensas conversaciones durante la noche y las dos partes acordaron todos los detalles técnicos de la retirada.

Las conversaciones se habían estancado por el espinoso asunto de la frontera con Irlanda, que sigue siendo miembro de la UE, e Irlanda del Norte, que forma parte del Reino Unido.

Ambas partes querían evitar una “frontera dura” entre los territorios, pero llegaron a un punto muerto en los términos.

Los partidarios del Brexit de mano dura en el Partido Conservador de May, como Johnson, argumentan que el enfoque de negociación de la primera ministra dejaría al país demasiado cerca de las normas y regulaciones existentes de la Unión Europea.

La principal preocupación entre los miembros de la línea dura es que un acuerdo en la frontera terrestre entre la Unión Europea y el Reino Unido vinculará al país con la unión aduanera de la UE y partes del mercado de comercio único.

“Son cosas del estado vasallo”, dijo Johnson, según Reuters. “Tírenlo”, completó.

Erin McLaughlin, James Frater and Lindsay Isaac, todos de CNN, contribuyeron a este informe.