CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

Tras muerte de testigo clave en Odebrecht, su hijo fallece envenenado

Por CNN Español

(CNN Español) – El caso Odebrecht en Colombia acaba de tomar un giro escabroso: apenas tres días después de que el testigo Jorge Enrique Pizano Callejas muriera por un aparente infarto, su hijo Alejandro Pizano Ponce de León falleció este domingo debido a envenenamiento con cianuro cuando había llegado al entierro del padre, según informó la Fiscalía del país. De acuerdo a las autoridades, Pizano Ponce de León ingirió un sorbo de una botella de agua saborizada que tenía cianuro y se hallaba en el escritorio de su papá.

“Según personas cercanas a la familia, después de la ingesta del agua, la víctima advirtió un mal sabor e intentó expulsar el líquido; pocos minutos después presentó fuertes molestias estomacales y falleció de camino al hospital”, se lee en el comunicado del ente investigador. Sin embargo, continúa sin respuesta y bajo indagación penal la pregunta clave de por qué en el escritorio del testigo Jorge Enrique Pizano Callejas había una botella de agua con cianuro. La Fiscalía sostuvo que los investigadores recibieron el agua contaminada y en estos momentos se realizan los análisis correspondientes.

Estos hechos llevaron a que las autoridades también consideren objeto de investigación la muerte de Pizano Callejas, cuya necropsia inicial en una entidad prestadora de salud arrojó como causa de muerte un infarto agudo de miocardio, según dijo el director de Medicina Legal Carlos Valdés en rueda de prensa. El cuerpo de Pizano fue incinerado después de este resultado, pero Valdés explicó que “quien realizó la necropsia clínica dejó para estudios muestras de diferentes tejidos”, que eventualmente serían analizadas.

¿Por qué Pizano Callejas era un testigo clave?

Este lunes, el medio colombiano Noticias Uno publicó una entrevista póstuma con Jorge Enrique Pizano Callejas, explicando que el ingeniero entregó en agosto pasado al noticiero su testimonio y pruebas documentales de las supuestas irregularidades en la Ruta del Sol II, uno de los proyectos de Odebrecht en Colombia, para que fueran publicadas si fallecía o si conseguía protección en otro país.

Allí, según Noticias Uno, Pizano Callejas sostiene que desde 2015 informó sobre las irregularidades a Néstor Humberto Martínez, hoy fiscal general de Colombia y en ese momento asesor de Corficolombiana, uno de los socios minoritarios del consorcio que ejecutaría los contratos de la Ruta del Sol II. Corficolombiana es además una empresa del grupo financiero más grande de Colombia, el Grupo Aval.

Si bien la empresa ha negado “con absoluta certeza” haber efectuado “pagos ilícitos a funcionarios o a intermediarios”, su expresidente José Elías Melo se encuentra procesado por presuntamente conocer y ser permisivo  “con el flujo de los 6,5 millones de dólares que entregó Odebrecht para que ilícitamente funcionarios del gobierno (…) favorecieran a la multinacional con la adjudicación de la Ruta del Sol II”, según la Fiscalía. Melo se ha declarado inocente.

Pizano, quien se desempeñó como ‘controller’ de la Ruta del Sol –es decir quien vigilaba y ejercía control de los contratos–, cargo del que dijo ser despedido posteriormente, aseguró a Noticias Uno que sus documentos e informes acerca de las irregularidades han estado disponibles durante años, antes de que se destapara el escándalo, pues desde 2013 empezó a notar y registrar en sus informes cifras que no correspondían. Una conversación que él grabó con Néstor Humberto Martínez apunta a que el hoy fiscal conocía el caso y los supuestos sobornos desde ese momento, cuando él le mostró sus hallazgos.

Tras la publicación de la entrevista, Martínez emitió un comunicado respondiendo a las acusaciones, en el que no desmintió la veracidad de los audios. Explicó que Pizano acudió a él, “por virtud de una vieja amistad”, para que le hiciera llegar a los directivos del Grupo Aval, “el resultado de unas investigaciones sobre contratos del Consorcio Ruta del Sol, dado que –según me dijo- en la administración ‘no le paraban bolas’” al respecto”.

El grupo financiero Aval dijo desconocer el pago de sobornos antes de diciembre de 2016 y en una declaración dijo que reitera “su absoluto respaldo a las investigaciones adelantadas por los diferentes entes y su disposición de continuar colaborando con las autoridades que lo requieran, para esclarecer los hechos asociados al escándalo propiciado por Odebrecht y conocido solamente a finales de 2016.

En la conversación relatada por el fiscal en el comunicado, Martínez le pregunta a Pizano si “podía asumirse” que se trataba de sobornos y la respuesta fue “no tengo certeza”. “De hecho, una de las hipótesis que contemplaba Jorge Enrique Pizano era que se trataba de pagos a ‘paramilitares’. La duda que le asistía explica la razón por la cual no presentó denuncia alguna ante las autoridades”, sostuvo la declaración del fiscal. Y después añadió que la investigación fue entregada a Sarmiento Angulo. Sin embargo, Martínez aclaró que “sólo con la investigación de la Fiscalía en el año 2017 se pudo establecer con certeza que los ‘hallazgos’ de Pizano estaban relacionados con ‘coimas’”, haciendo entender que la magnitud de las irregularidades se comprobaron cuando él ya era fiscal de Colombia.

CNN en Español intentó comunicarse con el fiscal Néstor Humberto Martínez para conseguir un comentario o declaración adicional, pero fue remitido al comunicado.

Tanto el comunicado del grupo Aval como en el del fiscal Martínez afirman que una vez conocidas las denuncias del ingeniero Pizano, en su momento empezaron acciones legales contra Odebrecht que terminaron en la aceptación de las irregularidades por partes de la empresa brasilera y el pago de una millonaria indemnización a Corficolombiana y a Episol.