(CNN Business) - Eso fue rápido. El entusiasmo de Wall Street por la tregua comercial entre Estados Unidos y China se ha desvanecido por completo.

El Dow cayó 799 puntos, o 3,1%, el martes. En un momento, llegó a caer 818 puntos.

El S&P 500 cayó 3,2%, mientras que el Nasdaq cayó 3,8%.

Las grandes acciones tecnológicas cayeron bruscamente. Apple y Alphabet perdieron más del 4% cada uno. Amazon y Netflix cayeron más de 5%.

La venta masiva de acciones anula el salto de 288 puntos del lunes en el Dow. Esa alza había sido alimentada por el alivio de la tregua entre Estados Unidos y China en el frente comercial.

MIRA: Piñera: La guerra comercial entre China y EE.UU. afecta a ambos países y al mundo entero

Pero los inversionistas se están dando cuenta rápidamente de que la guerra comercial entre Estados Unidos y China no ha terminado. Los aranceles ya establecidos siguen vigentes. Y se podrían implementar nuevos si las dos partes no logran avanzar.

"La gente todavía está muy preocupada por la guerra comercial", dijo Dan Suzuki, estratega de cartera de Richard Bernstein Advisors. "Los mercados financieros muestran cada vez más signos de temor a una recesión".

El presidente Donald Trump no ayudó a las preocupaciones de la guerra comercial de Wall Street el martes. Trump dijo que firmaría "felizmente" un acuerdo justo con China, pero también dejaría abierta la posibilidad de que las conversaciones fracasen.

"El presidente Xi y yo queremos que este acuerdo tenga éxito, y probablemente lo hará", escribió Trump en Twitter. "Pero si no lo recuerdan... soy un hombre arancelario".

Es probable que esas palabras no aumenten la confianza entre los inversores que ya están preocupados por las consecuencias negativas de la guerra comercial. Los aranceles sobre el acero y aluminio elevaron los costos de las materias primas y afectaron las cadenas de suministro. Y la incertidumbre sobre la política comercial hace que sea muy difícil para las empresas tomar decisiones de inversión.