(CNN) - Los equipos de reparación de vías de Alaska son la envidia de los estados continentales de Estados Unidos por lo rápido en que trabajaron para arreglar una carretera que fue destrozada por el sismo de magnitud 7,0 registrado el viernes en la entidad.

Una rampa de acceso que conecta la carretera al aeropuerto internacional con la avenida Minnesota Drive, en Anchorage, colapsó con el terremoto y provocó un agujero tan grande que una camioneta que cayó en él parecía de juguete.

Fotos de antes y después de la carretera dañada, compartidas en Facebook el martes, muestran lo rápido que se llevaron a cabo las reparaciones. Los trozos que habían quedado de la carretera ya no están, el agujero fue rellenado, la carretera fue pavimentada y las líneas de tránsito fueron pintadas.

Toda esa labor tomó menos de cuatro días.

La publicación se hizo viral mientras gente de todo Estados Unidos se preguntaba por qué sus ciudades y estados no podían reparar los baches de sus calles.

El Departamento de Transporte e Instalaciones Públicas de Alaska dijo que es complicado pavimentar las calles en esta época del año debido a las frías temperaturas, pero que pueden hacerlo.

Las autoridades inspeccionan los 243 puentes que fueron afectados por el terremoto, pero hasta ahora no ha encontrado daños estructurales.

El gobierno federal liberó el sábado 5 millones de dólares de fondos de emergencia para que las reparaciones de corto plazo pudieran comenzar lo más pronto posible.

Aún queda mucho por hacer en Alaska. Las autoridades han identificado 50 ubicaciones de infraestructura estatal que necesitan reparaciones.

Mientras tanto, han pedido a los ciudadanos de Alaska que no se tomen selfis entre los escombros.