CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

Las puertas se cierran de golpe para Huawei alrededor del mundo

Por Charles Riley

Londres (CNN) — Huawei está siendo presionada en otros dos mercados clave de Europa: el último de una serie de problemas que la compañía china enfrenta en todo el mundo.

La empresa de telecomunicaciones Orange ha descartado usar productos Huawei en su red 5G central en Francia, y la alemana Deutsche Telekom dice que está revisando las compras de equipos Huawei.

La empresa china, que vende teléfonos inteligentes y equipos de telecomunicaciones, se enfrenta a un mayor escrutinio en Estados Unidos y otros países, donde las autoridades han advertido de posibles riesgos de seguridad nacional por el uso de productos Huawei.

LEE: Trump establece un “terrible precedente” al cruzar la línea roja en el caso Huawei

El arresto reciente de su directora financiera Meng Wanzhou ha planteado más preguntas sobre Huawei. Meng fue liberada bajo fianza en Canadá, pero ahora enfrenta una prolongada batalla legal por si debe ser extraditada o no a Estados Unidos, donde los fiscales la acusan de ayudar a Huawei a evitar sanciones contra Irán.

Orange, el operador de telecomunicaciones más grande de Francia, descartó este viernes el uso de equipos Huawei en su red central 5G en el país.

“No prevemos llamar a Huawei para el 5G”, dijo este viernes Stephane Richard, presidente ejecutivo de Orange. “Estamos trabajando con nuestros socios tradicionales: son Ericsson y Nokia”.

Distintos mercados han reaccionado tras la detención y posterior liberación de la directora financiera de Huawei.

Mientras tanto, Deutsche Telekom dijo que “se toma muy en serio la discusión sobre la seguridad de los elementos de red de los fabricantes chinos”.

“Buscamos una estrategia de múltiples proveedores para los elementos de red utilizados (principalmente fabricantes Ericsson, Nokia, Cisco, Huawei)”, se indicó en un comunicado. “Sin embargo, actualmente reevaluamos nuestra estrategia de contratación”, se agregó.

Huawei no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios enviada fuera del horario comercial en China.

El anuncio de Deutsche Telekom, junto con las noticias de SoftBank esta semana de que también podría dejar los equipos Huawei, también podría ser un factor en la fusión pendiente entre T-Mobile y Sprint. Deutsche Telekom es la propietaria mayoritaria de T-Mobile, mientras que Softbank es propietaria de Sprint.

Reuters informó este viernes que el acuerdo entre las dos compañías telefónicas de Estados Unidos podría obtener la aprobación de los reguladores federales que investigan los riesgos de seguridad nacional. Según Reuters, el uso de equipos Huawei ha sido parte de la revisión.

Huawei está prácticamente excluido del mercado estadounidense, donde los legisladores y los funcionarios del gobierno de Estados Unidos lo han criticado repetidas veces por haber actuado bajo la influencia del gobierno chino.

LEE: Casas de millones de dólares y una batalla contra el cáncer, lo que revelan los documentos judiciales sobre la ejecutiva de Huawei

La empresa ha negado repetidamente las acusaciones, alegando que se trata de una compañía privada propiedad de sus empleados. El mes pasado, Huawei dijo a CNN Business que su equipo cuenta con la confianza de 46 de las 50 mayores empresas de telecomunicaciones del mundo.

Pero las agencias de seguridad están particularmente preocupadas por la participación de Huawei en futuras redes 5G, debido al aumento de dispositivos conectados, hogares inteligentes e Internet.

Nueva Zelanda y Australia han impedido que las empresas de telecomunicaciones utilicen equipos Huawei para sus redes móviles 5G.

También han surgido problemas con los equipos de Huawei en Reino Unido. El grupo británico de telecomunicaciones BT dijo la semana pasada que no compraría equipos Huawei para el núcleo de su red inalámbrica 5G.

Julia Horowitz, de CNN, contribuyó con este informe.