CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

George Bush patrocinó en secreto a un niño filipino durante 10 años; lee algunas de las cartas que le envió

Por Andrea Díaz

(CNN) — Incluso después de su muerte, George Bush continúa alegrando nuestros corazones.

El 41 presidente de Estados Unidos patrocinó durante 10 años a un niño de 7 años de Filipinas mediante un seudónimo, reveló la organización sin fines de lucro que los relacionó.

A través de Compassion International, una organización sin fines de lucro que utiliza iglesias locales para ayudar a los niños de comunidades pobres de todo el mundo, Bush apadrinó a un niño llamado Timothy. Durante una década, el expresidente envió fondos destinados a la educación de Timothy, actividades extracurriculares y algunas de sus comidas. La organización ha compartido con CNN algunas de las cartas de Bush.

La familia Bush no estuvo disponible para hacer comentarios sobre las cartas, pero Jim McGrath, vocero de la oficina de George Bush, confirmó la autenticidad de las cartas.

Una vez que comenzó el patrocinio, Bush empezó a escribirle al chico. En su primera carta, enviada el 24 de enero de 2002, le dijo a Timothy que lo quería desde el primer momento.

“Querido Timothy:

Quiero ser tu nuevo amigo por correspondencia.

Soy un hombre viejo, de 77 años, pero amo a los niños, y aunque no nos hayamos conocido, ya te quiero.

Vivo en Texas. Te escribiré de vez en cuando. Buena Suerte. G. Walker”.

Cómo comenzó todo

Bush tuvo la idea de patrocinar a un niño en 2001, cuando asistió a un concierto de Navidad en Washington.

“Como los músicos eran en su mayoría cristianos, creían en nuestra misión”, dijo a CNN Wess Stafford, expresidente de Compassion International. Durante el intermedio, “contaban a la audiencia sobre nosotros y les preguntaban si querían patrocinar a un niño”, dijo. “De repente, el señor Bush, quien estaba sentado unas pocas filas atrás y rodeado de seguridad, levantó la mano y pidió un panfleto”.

Según Stafford, su equipo de seguridad estaba alarmado porque no tenían idea de qué iba a aparecer exactamente en el folleto o si la información que contenía se había revisado para verificar su autenticidad. Pero eso no detuvo a Bush.

“Sus altos mandos me llamaron y me dijeron: ‘No me sorprende, viniendo de él, pero si va a patrocinar a este niño, tenemos que asegurarnos de que el niño no sepa quién es su patrocinador’. Entonces, firmó todas sus cartas a Timothy como ‘George Walker'”, dijo Stafford.

El equipo de seguridad de Bush estaba preocupado principalmente por la seguridad de Timothy, explicó Stafford. No querían que se convirtiera en un objetivo si la gente descubría que el chico estaba en comunicación con un expresidente de EE. UU.

Mantener el secreto no fue fácil

Por preocupaciones de seguridad, Stafford se hizo cargo de examinar cada carta, y Bush no hizo fácil su trabajo, dijo, mientras comenzaba a proporcionar más información de la que se suponía que debía.

“Sus cartas eran las más dulces y animadas que he leído de cualquier patrocinador, pero seguía dando pistas sobre quién podía ser”, dijo Stafford. “Realmente estaba rebasando el límite”.

Su primera violación de seguridad: compartir una foto de su perro.

“Aquí tienes una foto de nuestro perro”, escribió. “Se llama Sadie. Conoce a mucha gente famosa”.

“Ella es una muy buena perra, nació en Inglaterra. Atrapa ratones y ardillas, y corre como el viento. G. Walker”.

También mencionó que era lo suficientemente famoso como para ser invitado a la Casa Blanca en Navidad.

“Querido Timothy,

Me encanta esa foto tuya sosteniendo ese artilugio de la Hora Mundial. También me enteré de que tocas la guitarra.

Timothy, ¿has oído hablar alguna vez de la Casa Blanca? Es donde vive el presidente de EE. UU.

Tengo que ir a la Casa Blanca en Navidad. He aquí un pequeño librito que recibí en la Casa Blanca en Washington”.

Aunque no se permitía enviar regalos, Bush los enviaba de todos modos, especialmente cuando descubrió que a Timothy le encantaba dibujar y pintar.

“Timothy le enviaba dibujos a mano y le decía al presidente cuánto le gustaba el arte, así que este le envió lápices de colores, bocetos y pintura”, dijo Stafford. “Esperé a que mi personal fuera a Filipinas y se lo mandé con ellos. Luego lo llevaban a la iglesia a la que iba Timothy, para que él pudiera recoger sus regalos”.

En una de las cartas, Timothy agradeció a Bush por no haberse olvidado de él.

“Estimados Sr. y Sra. Walker:

¿Cómo están? Espero que estén bien.

Quiero darles las gracias por no olvidarse de mí. Son tan agradables y buenos.

Dios es tan bueno con nosotros. Él nos da el cuerpo y la voluntad de llegar a donde queremos ir. Muchas gracias por el libro, me gusta mucho”.

Cuando Timothy se enteró

Por suerte, Timothy nunca entendió las pistas de las cartas de Bush, y no averiguó quién era su patrocinador hasta que se graduó del programa.

“Después de un tiempo, mi asistente ejecutiva, Angie Lathrop, se hizo cargo del patrocinio, y después de que Timothy se graduó a los 17 años, ella voló a Filipinas para reunirse con él”, dijo Stafford. “Fue entonces cuando ella le dijo quién era realmente su patrocinador”.

Timothy estaba aturdido, dijo Stafford. Realmente no podía creer que el hombre al que le había escrito cartas fuera el presidente de una nación.

Stafford contó que Timothy le dijo a Lathrop que no tenía idea, y que la revelación había cambiado su vida.

Esa fue la última vez que la organización tuvo noticias de Timothy, a pesar de los esfuerzos por localizarlo, dijo Stafford.

Compassion International colabora con más de 7.000 iglesias locales en 25 países de todo el mundo y su objetivo principal es financiar la educación inicial, ayudar a las madres embarazadas necesitadas y alentar a las comunidades pobres a lograr grandes logros.

Las personas pueden patrocinar a madres embarazadas, nuevas mamás y niños de hasta 4 años de edad, dijo Stafford.

“Es posible que no sepamos dónde está Timothy, pero sabemos que ahora está viviendo una vida exitosa”, dijo Stafford. “Patrocinar niños, incluso si todavía están en el útero, puede alentarlos y guiarlos para que se conviertan en grandes seres humanos”.