CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Chapo Guzmán

'El Chapo' Guzmán

Testigo en el juicio del Chapo describe cómo cuando conoció al capo había un hombre desnudo encadenado

Por Mark Morales

(CNN) — Un informante clave en el caso contra Joaquín “El Chapo” Guzmán testificó ante un tribunal federal el martes, destacando sus reuniones con el reputado jefe del cártel y la sangrienta guerra contra las drogas que lo llevó a cooperar con los investigadores.

MIRA: Un jurado escucha por primera vez el relato de operaciones delictivas del Chapo Guzmán

Pedro Flores, quien operaba un negocio de distribución de cocaína y heroína con su hermano gemelo Margarito en Chicago, dijo que hizo grabaciones, que incluyeron una conversación con el hijo de Guzmán.

Durante la grabación que reprodujo en la corte, se escuchó a Margarito dar un número de teléfono a alguien que dijo que era el hijo de Guzmán, Jesús Alfredo Guzmán Salazar o Alfredillo. Y en el fondo, se escucha otro tono de llamada de teléfono celular.

“Ese era mi manejador de la DEA llamándome”, dijo Flores. “Mi hermano le estaba dando un número de teléfono al que se suponía que el Chapo debía llamarnos”.

Flores, quien vestía un traje azul oscuro, testificó en la parte de la audiencia de la tarde y pareció nervioso al principio. El socio del cártel de 37 años se dirigió a Guzmán al principio como “el hombre”. Cuando el fiscal federal adjunto Adam Fels lo presionó sobre a quién se refería, dijo con nerviosismo “el señor Guzmán”. Fels continuó, preguntando por el nombre de pila de Guzmán, y Flores respondió: “Joaquín”.

Durante el resto de su testimonio, Flores se refirió a Guzmán como “Chapo” o “el hombre”.

Flores dijo que él y su hermano se convirtieron en informantes después de que su cómoda posición en el cartel pasara de ganar dinero en cocaína y heroína a elegir bandos en una guerra contra las drogas, y cada lado exigía lealtad absoluta.

MIRA: Jorge Milton Cifuentes, alias el “Jota”, testifica contra el Chapo

“Mi esposa se quedó embarazada en 2008 y pensé en nuestro futuro, en nuestra falta de futuro”, dijo Flores. “No podría prometerles un futuro. No podría prometer a mi familia mañana”.

Flores comenzó su testimonio diciendo que primero entró en el tráfico de drogas cuando tenía 7 u 8 años, ayudando a traducir para su padre y cargando o descargando camiones.

Era una vida, dijo Flores, que no quería para su familia.

“Mi hermano y yo nacimos mientras mi padre estaba en prisión”, dijo Flores. “Quería algo mejor para mis hijos”.

Fue entonces cuando Flores y su hermano comenzaron a grabar conversaciones en una pequeña grabadora que compró en una tienda en México. Hablaban con los asociados del cartel mientras usaban la configuración de altavoz de sus teléfonos y grababan las conversaciones, dijo. Incluían conversaciones sobre envíos y planes con otros miembros del cartel.
Flores se reunió con la DEA en México a principios de 2008, pero mantuvo sus ventas de drogas. Flores dijo que habría sido sospechoso si se hubiera detenido.

MIRA: El juicio al Chapo está revelando las redes de corrupción del narcotráfico en México y Colombia

Flores dijo que gastó 40 millones de dólares de su propio dinero en drogas que la DEA estaba rastreando y luego incautando.

“Mi hermano y yo estábamos solos. No teníamos un equipo SWAT de la DEA en la siguiente habitación. Solo éramos nosotros”.

Se entregó a las autoridades en noviembre de 2008 y cumple una condena de 14 años después de haber cooperado en el procesamiento de otras 50 personas, dijo Fels.

Flores describió la primera vez que conoció a Guzmán, en México, en mayo de 2005.

Él y su hermano se subieron a un avión que podía llevar solo a cuatro o cinco pasajeros. El avión aterrizó en las montañas en una pista que estaba en una pendiente hacia arriba, lo que lo puso nervioso.

Pronto se puso más nervioso cuando en el camino para encontrarse con Guzmán, vio a un hombre, desnudo y encadenado a un lado de la carretera, alguien que aparentemente había tenido problemas con el cartel.

Cuando finalmente conoció a Guzmán, el capo se burló de los pantalones cortos de jean de Flores.

“Me dijo que si con todo ese dinero no podía pagar el resto de mis pantalones”, dijo Flores en la corte.

Durante su última reunión con Guzmán, Flores testificó que le contó lo nervioso que se encontraba por primera vez.

Le dijo a Guzmán: “Tuve esta idea como en las películas. Había una fila de personas que les disparaban en la cabeza y decían: ‘Siguiente’. ”

Guzmán y los hombres armados que lo rodeaban se echaron a reír.

“Dijo en tono serio ‘no'”, dijo Flores. “‘Sólo para los que tenemos que’. ”

Se espera que Flores continúe su testimonio el miércoles.