CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

El derretimiento del hielo en la Antártida se ha acelerado 280% en las últimas cuatro décadas

Por Brandon Miller

(CNN) — Un par de nuevos estudios publicados el lunes comparten el mismo mensaje abominable: que el hielo de nuestro planeta se está derritiendo a un ritmo alarmante, lo cual es una mala noticia para los niveles del mar.

Según un estudio dirigido por Eric Rignot de la Universidad de California en Irvine, que analizó los detalles del hielo y la nieve de todo el continente antártico desde 1979, la capa de hielo de la Antártida se ha derretido durante todo el período de 39 años, pero es solo la punta del iceberg, por así decirlo.

MIRA: Los océanos se están calentando más rápido de lo que los científicos pensaban

“La Antártida se está derritiendo”, dijo Rignot a CNN, “no solo en un par de sitios”.

La investigación, publicada en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, descubrió que la tasa de pérdida de hielo no ha sido constante, y que el hielo ha desaparecido más rápido en cada década. La pérdida de hielo en la Antártida ha aumentado de 40 gigatoneladas (una gigatonelada es mil millones de toneladas) por año desde 1979-90 hasta 252 gigatoneladas por año desde 2009-17, un aumento de seis veces.

Y esa tasa de derretimiento se ha acelerado en las últimas décadas, un 280% más en la segunda mitad de los casi 40 años en comparación con la primera mitad, calcularon Rignot y sus colegas.

Fuera de balance

Comprender la Antártida y el delicado equilibrio del deshielo que desemboca en el Océano Austral y la reposición de nieve en el interior del continente es de importancia crítica al calcular la cantidad que se alzarán los mares del mundo como resultado del calentamiento global. El continente tiene la mayoría del hielo del planeta y, si se derritiera, provocaría que el nivel medio del mar aumentara 57,2 metros.

LEE: Reducir el brillo del sol en la atmósfera: ¿la solución al calentamiento global?

El estudio analizó 176 cuencas diferentes alrededor de la Antártida donde el hielo se filtra en el océano y encontró que la tasa de derretimiento va en aumento, especialmente en áreas donde el agua cálida y salada (conocida como agua profunda circumpolar o CDW) se filtra entre las capas de hielo, que “derriten vigorosamente las plataformas de hielo” al reducir los glaciares que actúan como intersticios entre la capa de hielo y el océano, según el estudio.

El estudio no encontró un aumento correspondiente en la tendencia a largo plazo de la acumulación de nieve en el interior de la Antártida, que anteriormente se creía que contrarrestaba la pérdida de hielo y minimizaba el aumento del nivel del mar.

El desequilibrio entre el derretimiento del hielo y la reposición de nieve significa que el continente está desequilibrado y, por lo tanto, aumenta el nivel del mar a medida que el exceso de agua de deshielo fluye hacia el océano.

Preocupaciones sobre la Antártida Oriental

Otro hallazgo problemático en el estudio fue el hecho de que la Antártida oriental también ha estado perdiendo hielo significativamente durante el mismo período de tiempo.

Desafía la opinión científica tradicional de que la capa de hielo de la Antártida oriental es relativamente estable y resistente a los cambios. Si bien el estudio coincide con las investigaciones anteriores de que la capa de hielo de la Antártida occidental ha contribuido a la mayor parte de la reciente pérdida de hielo, descubrió que la Antártida oriental no se queda atrás cuando se analiza todo el período de 40 años.

MIRA: Las cifras que muestran la gravedad del cambio climático en América Latina

Rignot dijo a CNN: “No esperaba que la contribución acumulativa de la Antártida oriental se derritiera”, y dijo que el hallazgo es significativo porque “el derretimiento se está produciendo en las partes más vulnerables de la Antártida… partes que tienen potencial por varios metros de aumento del nivel del mar en el próximo siglo o dos”.

El estudio concluyó que se necesitan más observaciones en la zona este del continente antártico, en comparación con la zona oeste, donde se ha prestado más atención en los últimos años debido a la alarmante pérdida de hielo en esa región.

Entender el pasado para ver su futuro

Otro estudio antártico publicado el lunes en la revista científica Nature Geoscience comparó el registro geológico del hielo antártico con los conocidos movimientos astronómicos del planeta y el tambaleo de la inclinación de la Tierra.

Los investigadores –dirigidos por Richard Levy de New Zeland’s GNS Science y Victoria University of Wellington, y Stephen Meyers, de la Universidad de Wisconsin-Madison– pudieron recrear una amplia historia de la capa de hielo antártica desde hace 34 millones de años, cuando la capa de hielo se formó. Esto documentó varios ciclos de crecimiento y deterioro del hielo como resultado de las variaciones naturales en la inclinación del planeta.

A la izquierda, la Antártida del periodo Mioceno medio sin hielo marino. A la derecha, la Antártida hoy, con hielo marino,

“Lo que hace este estudio es caracterizar el crecimiento y la descomposición de la capa de hielo de la Antártida y arrojar luz sobre qué la está forzando a cambiar”, explica Meyers.

Los autores del estudio, como Rignot y su equipo, descubrieron que los puntos donde el hielo continental se encuentra con las aguas cálidas son especialmente sensibles a la rápida pérdida de hielo.

LEE: FOTOS | 13 patrimonios de la humanidad de la Unesco en riesgo por el cambio climático

Pero Levy y Meyers descubrieron que el hielo marino, la fina capa de agua congelada oceánica que rodea la Antártida, desempeña un papel fundamental en la protección del hielo profundo que cubre el continente con las aguas cálidas que lo rodean.

“El hielo marino crea una barrera entre el océano y el hielo”, dijo Levy.

Al vincular el registro geológico, Levy y Meyers demostraron que los niveles de dióxido de carbono elevados en la atmósfera y la consiguiente pérdida de hielo marino alrededor de la Antártida inestabilidad eventual de toda la capa de hielo.

Esto sugiere que las altas tasas actuales de dióxido de carbono, que alcanzaron niveles nunca vistos por los humanos debido a la contaminación por carbono, podrían reducir el hielo marino antártico y esa barrera podría perderse.

“Si no alcanzamos los objetivos de emisiones de dióxido de carbono y la temperatura media de la Tierra aumenta más de 2 grados, el hielo marino disminuirá y entraremos en un mundo similar al experimentado durante principios y mediados del Mioceno”, dijo Levy, que fue hace al menos 14 millones de años y mostró temperaturas de 3-4 grados Celsius por encima del promedio mundial preindustrial, donde los niveles de dióxido de carbono y los niveles del mar eran mucho más altos.

MIRA: Los siete desafíos del cambio climático en América Latina

Actualmente, el hielo marino de la Antártida está en los niveles más bajos de enero desde que comenzaron las observaciones detalladas en 1979, según datos del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de Estados Unidos. En los últimos años, la tendencia del hielo marino es baja en la Antártida, revirtiendo los máximos históricos registrados con anterioridad por los escépticos del cambio climático como un argumento en contra del calentamiento global.

“Todos estos datos sugieren que debemos reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero”, advirtió Levy, “no queremos perder ese hielo marino”.