CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Los impactos de los asteroides en la Tierra y la Luna han aumentado desde vivían que los dinosaurios

Por Ashley Strickland

(CNN) — En los últimos 290 millones de años, las colisiones de asteroides con la Tierra y la Luna aumentaron hasta tres veces, según un nuevo estudio publicado el jueves en la revista Science. Y aunque eso suena como una escala de tiempo larga, este es un aumento significativo en comparación con los 700 millones de años anteriores.

Entonces, ¿por qué es esto un gran problema, aparte de que hay asteroides que se precipitan por el espacio y chocan contra nuestro planeta? Los nuevos hallazgos están cambiando la forma en que miramos la historia de la Tierra.

MIRA: La misión OSIRIS-REx de la NASA encuentra agua en asteroide Bennu

Durante décadas, los científicos han estado tratando de determinar la velocidad con la que los asteroides impactan a la Tierra. Estudiaron los cráteres por impacto en la Tierra y la edad de las rocas que los rodeaban. Pero ese método vino con sus propios obstáculos. El problema más importante: faltaban los cráteres de impacto más antiguos.

Antes de este estudio, los científicos creían que no podían encontrar los cráteres de impacto más antiguos en la Tierra porque la erosión u otros procesos geológicos los borraron de la superficie. Y en comparación con otros planetas del Sistema Solar, la Tierra tiene menos cráteres de impacto más antiguos de lo esperado.

Así que decidieron estudiar la Luna en su lugar, una analogía perfecta con la Tierra, en cuanto a cráteres se refiere, porque ambos fueron golpeados de manera similar en el tiempo. Los cráteres también están mejor conservados en la Luna porque no sufren los mismos procesos disruptivos que la Tierra.

LEE: Así es la superficie de un asteroide a 280 millones de km de la Tierra

“El único obstáculo para hacer esto ha sido encontrar una forma precisa de fechar grandes cráteres en la Luna”, dijo William Bottke, coautor del estudio y experto en asteroides del Instituto de Investigación del Suroeste, en un comunicado.

El Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA, que comenzó su misión alrededor de la Luna hace una década, reunió datos térmicos e imágenes que los investigadores pudieron usar. Los datos térmicos mostraron cuánto calor irradiaba la superficie lunar. Las rocas más grandes emiten más calor que el regolito, o el suelo fino en la superficie.

Rebecca Ghent, coautora del estudio y científica planetaria de la Universidad de Toronto, determinó la velocidad a la que las rocas se descomponen en el suelo. También descubrió que los cráteres más viejos están cubiertos por menos cantos rodados y rocas que los cráteres más jóvenes. Esto es porque los pequeños meteoritos que golpean la Luna ayudan a moler las rocas con el tiempo.

Lo que descubrieron es que los primeros cráteres de la Tierra no faltan, no existen. Y tampoco existen en la luna.

MIRA: La primera lluvia de meteoros del año alcanza su punto máximo esta noche

“Esto significa que la Tierra tiene menos cráteres viejos en sus regiones más estables no por la erosión, sino porque la tasa de impacto fue menor antes de hace 290 millones de años”, dijo Bottke. “La Luna es como una cápsula del tiempo que nos ayuda a entender la Tierra. Descubrimos que la Luna compartía una historia de bombardeo similar, lo que significaba que la respuesta a la tasa de impacto de la Tierra era mirar a todos directamente a la cara”.

El hallazgo fue tan sorprendente que quisieron más pruebas para confirmarlo.

La respuesta estaba en las tuberías de kimberlita. Estas tuberías son en realidad volcanes extintos desde hace mucho tiempo y se extienden más de un kilómetro y medio por debajo de la superficie de la Tierra en forma de zanahoria. Las tuberías se extraen principalmente en busca de diamantes y se encuentran en las partes menos erosionadas de la Tierra. Aquí también se encuentran los cráteres de impacto preservados.

Tom Gernon, coautor del estudio y científico de la Tierra de la Universidad de Southampton, descubrió que las tuberías de kimberlita se formaron en los últimos 650 millones de años en terrenos estables. Esto significa que los cráteres de impacto que se encuentran en la misma área también están intactos. “Nuestra investigación proporciona evidencia de un cambio dramático en la tasa de impactos de asteroides en la Tierra y la Luna que ocurrió alrededor del final de la era Paleozoica”, dijo Sara Mazrouei en un comunicado, autor principal del estudio y científico planetario. “La implicación es que desde ese momento hemos estado en un período de una tasa relativamente alta de impactos de asteroides que es 2,6 veces más alta que hace 290 millones de años”.

LEE: Japón logró aterrizar 2 rovers en un asteroide

Su método de estudiar las tuberías de kimberlita y los cráteres de impacto puede ser aplicable fuera de los estudios de la Tierra en el futuro.

“Ahora podemos aplicar esta técnica para estudiar las superficies de otros planetas y descubrir si también pueden mostrar más impactos”, dijo Bottke. “Nuestros hallazgos también tienen implicaciones para la historia de la vida, que está marcada por eventos de extinción y rápida evolución de nuevas especies. Aunque las fuerzas que impulsan estos eventos son complicadas, los impactos de los asteroides han jugado un papel en esta saga.

El cambio en la tasa de asteroides que colisionan con la Tierra y la Luna puede deberse a las grandes colisiones que ocurrieron en el cinturón principal de asteroides. El cinturón se encuentra entre Marte y Júpiter, y esta área era muy activa hace 300 millones de años. Eso habría creado una corriente de escombros que entraría en el Sistema Solar interior.

Y el repunte de los asteroides ocurrió junto con la era de los dinosaurios.

“[Los dinosaurios] como especie eran particularmente vulnerables a los grandes impactos del comienzo, más que los grupos de animales anteriores”, dijo Gernon. “Tal vez sea justo decir que fue una cita con el destino de los dinosaurios: su caída fue algo inevitable dada la oleada de grandes rocas espaciales que colisionaron con la Tierra”.