CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Revelación planetaria: los anillos de Saturno serían más nuevos de lo que pensábamos

Por Ashley Strickland

(CNN) — Aunque los anillos de Saturno podrían desaparecer en menos de 100 millones de años debido a que la gravedad los está arrastrando hacia el planeta, estos aparentemente no siempre lo han rodeado. El hallazgo fue publicado en la revista Science el jueves.

Cuando la nave espacial Cassini de la NASA penetró en la atmósfera del planeta para finalizar su misión de 20 años en 2017, navegó entre el planeta y sus anillos. Este último acto antes de que la nave espacial se desintegrara permitió que los instrumentos midieran con precisión la cantidad de material en los anillos de Saturno.

Conocer ese dato también permitió a los científicos determinar la edad de los anillos. El material en los anillos pesa alrededor del 40% de la luna de Saturno, Mimas. El satélite, liso y redondo, tiene un cráter de impacto que hizo que la gente lo comparara con la Estrella de la Muerte de la saga de “La guerra de las galaxias”.

Los científicos ahora creen que los anillos se formaron hace menos de 100 millones de años, o incluso hace tan solo 10 millones de años.

La edad de los anillos ha sido un debate entre los científicos durante años. Algunos creían que se formaron cuando el planeta lo hizo hace 4,500 millones de años, a partir de residuos de hielo que quedaron de la formación del sistema solar. Y otros pensaban que los anillos eran material capturado del cinturón de Kuiper o de un cometa, reducido a lo largo del tiempo a escombros en órbita alrededor de Saturno.

“Estas mediciones solo fueron posibles porque la Cassini voló tan cerca de la superficie en sus últimas horas”, dijo Burkhard Militzer, autor del estudio y profesor de ciencias terrestres y planetarias en la Universidad de California, en Berkeley. “Fue una manera clásica y espectacular de poner fin a la misión”.

Pero para obtener las medidas correctas, los científicos tuvieron que dar cuenta de los profundos vientos que fluyen en la atmósfera de Saturno. Estos flujos parecen nubes masivas de aproximadamente 9.600 kilómetros de profundidad. Las nubes superficiales en el ecuador de Saturno giran un 4% más rápido que esta capa profunda.

“El descubrimiento de capas profundamente rotatorias es una revelación sorprendente sobre la estructura interna del planeta”, dijo la científica del proyecto Cassini Linda Spilker, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. “La pregunta es qué hace que la parte de la atmósfera que gira más rápidamente llegue tan profundo y qué nos dice eso sobre el interior de Saturno”.

También determinaron que el núcleo rocoso del planeta representa entre 15 y 18 veces la masa de la Tierra.

Esto se suma a los resultados científicos previos de Cassini que están revelando los misterios de Saturno.