CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Esta es la economía de Trump, dos años después de asumir su mandato

Por Lydia DePillis

(CNN) — El tercer año de mandato del presidente Donald Trump comienza con el cierre del Gobierno federal, la desaceleración del crecimiento mundial y un mercado bursátil en crisis.

Las decisiones en política económica de la primera mitad de su mandato aceleraron el crecimiento en 2018, pero la mayoría de las previsiones muestran que el impulso se evapora en el futuro.

Una enorme reducción de impuestos y el continuo crecimiento del gasto agregaron energizarte a una lenta recuperación, que comenzó en 2010, luego de la crisis financiera. Al mismo tiempo, una serie de aranceles han cambiado las cadenas de suministro y elevado los precios, arrojando a las empresas a una niebla de incertidumbre.

Hace un año, Trump aún podría haber culpado por la condición de la economía de su predecesor. Hoy es su culpa, para bien o para mal.

«Lo estamos haciendo un poco mejor, especialmente a corto plazo, porque el estímulo fiscal probablemente tenga un mayor peso al alza que los negativos, que tienden a ser más duraderos y más prolongados», dice Greg Daco, economista jefe en Oxford Economics. «La economía realmente se ha comido su torta y no le queda mucho sobre la mesa», afirma.

Estas son las principales formas en que el gobierno Trump ha impactado a la economía hasta ahora.

Reducciones de impuestos y déficits crecientes

La Ley de Empleos y Recorte de Impuestos  de 2017 arrojó miles de millones de dólares a la economía estadounidense e incluso agregó más del primer presupuesto de Trump, lo que fortaleció el Departamento de Defensa y recortó poco más.

Gran parte del efectivo se devolvió a los accionistas en forma de recompra de acciones, pero sí impulsó un repunte en la inversión empresarial y aumentó el crecimiento en el tercer trimestre al nivel más alto desde 2014. El Centro de Política Fiscal estima que el recorte de impuestos agregó un 0,8% al producto interno bruto en 2018, en un momento en que el crecimiento mundial se estaba agotando.

«En el transcurso de 2018, la mayoría de las principales economías de todo el mundo comenzaron a desacelerarse y Estados Unidos no», señaló Courtney Rickert McCaffrey, de la consultora de gestión AT Kearney.

Ese estímulo adicional ayudó al mercado laboral a ajustarse al punto donde los trabajadores que previamente habían sido ignorados, incluyendo personas de negras, veteranos, discapacitados y desempleados de larga duración, ingresaron a la fuerza laboral y registraron una tasa de desempleo más bajas en décadas.

Sin embargo, se proyecta que el impulso se desvanecerá en los próximos años, hasta 0,5%, en 2020, y una cantidad insignificante, en 2027. El crecimiento adicional también vino con déficits federales más grandes, con ingresos esperados de aproximadamente 1,9 billones de dólares en diez años, de acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso.

«Por lo que he visto, no creo que esto sea una inversión productiva a largo plazo en la capacidad de la economía de Estados Unidos, para crecer de manera sostenible», dice McCaffrey.

  • Mira: El cierre parcial del Gobierno de EE.UU. cuesta US$ 1.200 millones por semana

Una crisis en el comercio internacional

La política comercial de Trump ha sido una montaña rusa emocional para las empresas que dependen de los componentes importados o de los mercados en el extranjero.

El alivio de que el gobierno de Trump llegara a un acuerdo con Canadá y México sobre revisiones menores del Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha desaparecido ante las amenazas de Trump de retirarse del TLC si el Congreso no ratifica el nuevo acuerdo.

Y el temor sobre el costo de los aranceles que ahora se aplican a casi 300.000 millones de dólares en importaciones estadounidenses se ve agravado por el temor de nuevos aranceles sobre incluso más productos chinos si no se llega a un acuerdo.

Oxford Economics estima que los aranceles redujeron entre 0,1% y 0,2% del crecimiento en 2018, y la Tax Foundation proyecta que se eliminarán 94.303 puestos de trabajo en el largo plazo.

Los aranceles tienen un beneficiario: los productores de acero, que han estado contratando personal constantemente y agregando capacidad desde que Trump asumió el cargo. Pero cualquier otra persona que use acero y aluminio —o produzca cualquiera de los miles de productos que han sido objeto de aranceles de represalia por parte de China, Canadá y la Unión Europea— ha sufrido.

El último Libro Beige de la Reserva Federal, una encuesta anecdótica sobre las condiciones comerciales en todo el país, mencionó la palabra aranceles 20 veces, principalmente en relación con la forma en que los fabricantes intentan aumentar los precios para compensar los mayores costos de los insumos. En una encuesta separada a 1.257 directores generales de pequeñas empresas, realizada por la empresa de coaching ejecutivo Vistage, solo el 4% dijo que se beneficiaban de los aranceles, mientras que el 43% dijo que tenían un impacto negativo.

«Cualquiera que sea el beneficio que experimentaron por el recorte de impuestos, los aranceles han alterado eso», dice el director de Investigación de Vistage, Joe Galvin. «El reto al que se enfrentan es, ¿cómo paso ese costo? Esto es un beneficio directo de ganancias. Sale directamente de los márgenes».

Rodando la alfombra de bienvenida de Estados Unidos

A veces no es necesario tener una política económica oficial para tener un efecto económico; todo lo que se necesita son tuits.

La retórica de Trump y la represión contra inmigrantes y visitantes —comenzando con el lanzamiento temprano y caótico de una restricción de ingreso a visitantes de algunos países de mayoría musulmana— ha disuadido a los visitantes extranjeros y estudiantes internacionales que han venido a las atracciones turísticas y universidades de Estados Unidos en números más bajos durante el año pasado.

«A muchos extranjeros no les gusta Trump o, erróneamente, en mi opinión, piensan que no les gusta», escribió el asesor de campaña, Trump Steve Moore, en un informe encargado por una Coalición de Asociaciones de la Industria de Viajes sobre la necesidad de promover a Estados Unidos como destino. «Sabemos que esto puede persuadir a los extranjeros para que eviten venir a Estados Unidos y gastar su dinero aquí».

Es aparente en otras dimensiones también. La inversión extranjera directa en Estados Unidos cayó drásticamente en 2017 con respecto a los dos años anteriores y se volvió negativa en el segundo trimestre de 2018. Eso significa que las empresas extranjeras están menos interesadas en construir fábricas y comprar empresas en Estados Unidos.

Y puede estar haciendo mella en el atractivo de Estados Unidos para los científicos e ingenieros extranjeros, que eligen a los empleadores de Canadá sobre los de Estados Unidos.

«Las restricciones y demoras en las solicitudes de visado y pasaporte han reducido la inmigración», dice Daco, de Oxford Economics. «Desde una perspectiva económica, la inmigración es positiva, por lo que la reducción de la inmigración ha pesado sobre la economía».