CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Mientras los dos presidentes de Venezuela se enfrentan, los niños buscan comida y los soldados se quedan sin paciencia

Por Nick Paton Walsh

Caracas, Venezuela (CNN) — El camino hacia las colinas alrededor de Caracas pasa frente a una estación de policía incendiada, un automóvil volcado, colas para el pan y un bote de basura encendido. Juntos, señalan un nuevo mensaje inquietante para el gobierno de Venezuela: es hora de irse.

MIRA: Juan Guaidó convoca a dos manifestaciones y exige a las Fuerzas Armadas “que se pongan del lado del pueblo de Venezuela”

Esta comunidad de laderas es donde el presidente Nicolás Maduro ha nutrido su base de venezolanos pobres, intercambiando dádivas estatales vitales por su lealtad. Sin embargo, la semana pasada, noche tras noche, los lugareños se enfrentaron con las fuerzas especiales de la policía. En la tarde que visitamos, las fuerzas armadas estaban saqueando casas y llevándose a los residentes.

Aquí, el prístino porche del residente local de Carolina desmiente la miseria que ella y su familia extendida soportan. Su nevera contiene dos botellas de refrescos, algunas pastas y condimentos, y poco más. Sus primos pequeños juegan Grand Theft Auto, una reliquia de una vida mejor, mientras ella nos muestra videos de movilizaciones policiales y manifestaciones. “Me temblaba la mano”, dijo sobre el el video granulado de los disparos de armas de fuego y los lugareños que golpeaban las ollas en señal de protesta.

Cientos de miles de personas han salido a las calles para protestar contra el régimen de Maduro en la última semana. En medio del furor, el líder opositor Juan Guaidó se ha autoproclamado presidente, lo que ha provocado declaraciones de apoyo de Estados Unidos, el Reino Unido y la mayoría de América Latina, y llamadas a nuevas elecciones.

La violencia más reciente no es otro episodio de los disturbios que periódicamente arruinan a los más pobres de Caracas; se siente nuevo y diferente, dice la familia de Carolina, como si el cambio estuviera más cerca. Un primo, llamado Ronny, dijo: “No podemos resistir más. Estamos siendo aplastados. Ahora somos mendigos, siempre mendigando. Esto no es político, es supervivencia. Las personas se matan por un kilo de arroz, harina o agua”.

Una emergencia de hambre

A medida de que la disputa sobre quién debería llevar a Venezuela se convirtió en una lucha geopolítica más grande entre Estados Unidos, Rusia y China, pasamos casi una semana dentro del país asistiendo a protestas, hablando con soldados, reuniéndonos con ricos y pobres. Su crisis no se trata del destino del socialismo en América del Sur, o la geopolítica de la era de la Guerra Fría, nos dijeron. Es una emergencia de hambre muy simple.

MIRA: Nicolás Maduro pide unidad al ejército de Venezuela

El venezolano promedio perdió un promedio de 11 kilos en 2017, resultado de años de inflación, mala administración económica y corrupción. Venezuela fue alguna vez el petroestado más rico de la región, pero en un supermercado de Caracas la semana pasada, no se encontraron huevos ni pan. Una modesta cesta de agua, nueces, queso, jamón y fruta cuestan 200 dólares..

Venezuelan President Nicolas Maduro offers a press conference in Caracas, on January 25, 2019. - Venezuela's opposition leader Juan Guaido called Friday for a "major demonstration" next week to demand the resignation of President Nicolas Maduro, in his first public appearance since declaring himself "acting president" two days ago. (Photo by Yuri CORTEZ / AFP) (Photo credit should read YURI CORTEZ/AFP/Getty Images)

(YURI CORTEZ/AFP/Getty Images)

En un mes, la escasez de alimentos probablemente hará que el costo en dólares de esos comestibles sea aún mayor. En moneda local, el costo podría duplicarse fácilmente a medida que el bolívar venezolano pierde valor. El Fondo Monetario Internacional pronosticó que la hiperinflación alcanzará un asombroso 10.000.000% de dólares en 2019, poniendo los suministros más básicos fuera del alcance.

Anticipando los crecientes costos y el poder adquisitivo en picada, los vendedores terminan cobrando hoy los precios de mañana. Hasta los supermercados de lujo buscan a los compradores y revisan sus maletas cuando salen, ya que la comida se ha convertido en el bien más preciado.

‘¡Maduro! ¡Tengo hambre!’

Hace más de una década, los colombianos ingresaban a Venezuela por un trabajo bien remunerado en la nación rica en petróleo. Ahora los venezolanos son los limpiadores, los mendigos, incluso las trabajadoras sexuales que cruzan la frontera hacia Colombia, donde de repente hay comida disponible en todas partes.

Cruzando el Puente Internacional Simón Bolívar de Colombia a Venezuela, vimos pasar un flujo constante de venezolanos caminando en la dirección opuesta. Las Naciones Unidas estiman que 2 millones de personas saldrán de Venezuela este año, uniéndose a los más de 3 millones ya diseminados por Sudamérica.

MIRA: Rubio: EE.UU. no está solo en reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela

Vehículos detenidos se alinean en el camino hacia la capital. La gasolina sigue siendo barata y abundante en Venezuela, pero en esta zona fronteriza, según los informes, se contrabandea a compradores colombianos. Esto ha causado una escasez para los locales; algunos venezolanos nos dijeron que durmieron en sus automóviles durante días, esperando para llenarlos de combustible.

Demonstrators hold banner that reads "Justice" during a rally of the opposition with the self-proclaimed interim president Guaido in Caracas, January 25, 2018. Marco BelloDemonstrators hold banner that reads "Justice" during a rally of the opposition with the self-proclaimed interim president Guaido in Caracas, January 25, 2018. Marco Bello

En Caracas, los niños hurgan en las calles de la ciudad. En uno de los barrios más elegantes de la capital, conocimos a Uzmaria, de 14 años, con otros cinco o seis niños, que hurgan en la basura para suplementar la dieta de sus familias. “Recolectamos cosas, suplicamos, un trozo de piel de pollo para llevar a casa”, dijo.

El resto del grupo de Uzmaria tiene el pelo torpemente decolorado. Dos de los niños mayores juegan con cuchillos de plástico, practicando para defensa propia. “Mi hermano fue asesinado en julio por otra pandilla”, dijo Uzmaria. “Simplemente desapareció y luego encontraron el cadáver en el río”.

MIRA: Agregado militar venezolano en Washington es llamado “traidor” tras retirar apoyo a Maduro

Uno de los niños sostenía un palo como un rifle, gritando “¡Maduro!” mientras fingía apuntar. “¡Tengo hambre!”, gritó, antes de que le empezara un ataque de tos.

Soldados bajo presión

El 23 de enero, cientos de miles de personas se apiñaron en el centro de la ciudad para observar a Juan Guaidó, el joven presidente de la Asamblea Nacional, autoproclamarse como presidente interino. La multitud, una educada mezcla de ancianos, burgueses y jóvenes, alzaron sus manos derechas mientras prestaba juramento. Luego, poco a poco fueron a casa.

Se le dejó a un variopinto grupo de jóvenes para que tiraran piedras afuera de la base aérea militar de La Carlota en Caracas esa noche. La Guardia Nacional respondió con gases lacrimógenos, y enfrentó a la multitud en motocicletas. Un equipo de CNN presenció cómo la policía golpeaba severamente a dos hombres jóvenes. Pero el malestar del día disminuyó lentamente, y se mudó a los barrios marginales esa noche.

Venezuela's National Assembly head and self-proclaimed "acting president" Juan Guaido (C) leaves after attending a mass in honour to the fallen in the fight for freedom, political prisoners and the exiled, at the San Jose church in Caracas on January 27, 2019. - Guaido, who has galvanized a previously divided opposition, is offering an amnesty approved by the opposition-controlled National Assembly to anyone in the military who disavows President Nicolas Maduro, even suggesting amnesty for Maduro himself. (Photo by Luis ROBAYO / AFP) (Photo credit should read LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images)

(LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images)

Tanto Guaidó como los desertores fuera de Venezuela han pedido a los militares que se levanten contra el gobierno. El parlamento dirigido por la oposición ha redactado una ley de amnistía para proteger a los desertores. Pero los altos mandos aún parecen firmemente leales a Maduro; la semana pasada, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, emitió un largo mensaje de lealtad en la televisión estatal.

MIRA: Rusia niega envío de contratistas militares para proteger a Maduro

El descontento en las filas del ejército es cada vez mayor, dijo un soldado, que pidió el anonimato por temor a represalias. Dijo que se le paga un dólar y medio el primero de cada mes. “Si compro un pollo, no tengo nada más para el resto del mes”, dijo. Mientras tanto, “los peces gordos, los oficiales superiores, son los que comen, se hacen ricos, mientras que los del fondo tenemos dificultades”, agregó.

“Yo diría que alrededor del 80% del ejército está en contra del gobierno, especialmente las tropas, que están pasando por mucho más que los oficiales”, añadió. “Se puede ver que en algunos estados, los soldados han comenzado a asistir a las manifestaciones. Por lo tanto, si hay ayuda internacional, se hará más grande”. Sin embargo, dijo que duda de que los militares se levanten contra Maduro sin una señal de sus líderes.

Pregunto si seguiría una orden para abrir fuego contra los manifestantes.

“Preferiría renunciar”, respondió. “Esa persona podría ser mi hermano, mi madre, cualquiera. Todos los venezolanos están pasando por esto”.

Los nombres de algunos de los entrevistados han sido cambiados para proteger su identidad.