CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fútbol Americano

El contrincante en el Super Bowl de los Patriots son los Rams, en una revancha del Super Bowl de 2002

Por Jill Martin

Atlanta (CNN) — La dinastía Patriots comenzó en 2002, cuando un valiente equipo liderado por un entrenador de 49 años llamado Bill Belichick y un mariscal de campo de 24 años llamado Tom Brady derrotaron sorpresivamente a los Rams en el Super Bowl XXXVI.

Diecisiete años después, esta revancha entre los dos equipos se ve como algunas cosas: Juventud vs. experiencia. Pasado vs. futuro. Brady y Belichick vs. la historia.

El Super Bowl LIII, programado para arrancar a las 6:30 p.m. ET el domingo 3 de febrero en el Mercedes Benz Stadium de Atlanta, es el noveno Super Bowl para Brady, ahora con 41 años, y para Belichick, de 66.

Es el primero para el dúo juvenil del entrenador en jefe de los Rams, Sean McVay, el entrenador más joven en la historia del Super Bowl, a los 33 años, y el mariscal de campo de 24 años Jared Goff.

Cuando los Patriots ganaron el Super Bowl XXXVI, McVay era un mariscal de campo de la escuela secundaria, mientras que Goff tenía solo 7 años. Hay una brecha de edad de 17 años entre Goff y Brady, marcando la diferencia de edad más grande entre los mariscales de campo rivales opuestos en la historia del Super Bowl.

“Estoy listo”, dijo Goff. “Será divertido. Estoy emocionado. Es algo con lo que sueñas, para lo que trabajas. Has hecho todo el trabajo desde antes de este año. Estás constantemente pensando en este juego y pensando constantemente en llegar a este juego y tener la oportunidad de jugar en este juego, y ahora lo tenemos. Ahora tenemos la oportunidad de ser campeones del mundo y tenemos que prepararnos lo mejor posible y prepararnos para salir”.

Los Rams, en su cuarta aparición en el Super Bowl en la historia de la franquicia, buscan su segundo título de Super Bowl y primero en Los Ángeles. Desde que volvieron a la costa oeste en 2016, los Rams han llegado a los playoffs dos veces, ambas temporadas bajo McVay. En sus 21 temporadas en St. Louis, los Rams llegaron a dos Super Bowls, ganando el Super Bowl XXXIV contra los Titans de Tennessee en Atlanta en el ahora demolido Georgia Dome.

“Ha sido excepcional (esta semana)”, dijo McVay. “No podíamos pedir mucho más. Apreciamos la magnitud de este juego y es una bendición estar aquí. Nuestros jugadores y entrenadores se han ganado el derecho de estar aquí”.

  • Mira: El Super Bowl en números

Los Patriots se unen a los Buffalo Bills (1990-1993) y Miami Dolphins (1971-1973) como el tercer equipo en aparecer en tres Super Bowls consecutivos. También ampliaron su récord de la NFL para apariciones en el Super Bowl a 11.

En sus ilustres carreras, Brady y Belichick aspiran cada uno a un nuevo hito. Belichick ha ganado cinco Super Bowls como entrenador en jefe, la mayor cantidad de triunfos en el Super Bowl por un entrenador en jefe en la historia de la NFL. Si hubiera ganado un sexto, se uniría a George Halas y Curly Lambeau como los únicos entrenadores de la NFL con seis campeonatos desde que comenzó la postemporada en 1933.

“Los jugadores juegan el juego más grande del año, el mayor juego de su vida”, dijo el entrenador. “Es una gran oportunidad para poner todo lo que tiene y hacer lo mejor que pueda”.

En cuanto a Brady, una victoria lo convertiría en el único jugador de la NFL con seis títulos de Super Bowl, que superaría al miembro del Salón de la Fama Charles Haley (cinco), que tiene el récord de más victorias que cualquier otro jugador.

“Jugando en este partido, tienes los dos mejores equipos, peleas y gana un solo equipo”, dijo Brady. “No hay repeticiones, no hay más tomas ni guiones de Hollywood. Son balas en vivo, y tenemos que salir y hacer el trabajo bajo presión, y estoy deseando que llegue”.

Nueva Inglaterra entra al juego un poco como el favorito. Los Patriots ganaron un viaje al Super Bowl con una victoria 37-31 en tiempo extra contra los Kansas City Chiefs en el juego de campeonato de la AFC, mientras que los Rams derrotaron a los New Orleans Saints en un juego de la NFC marcado por un polémico arbitraje de no sancionar la interferencia que llevó a los Rams a ganar 26-23 en tiempo extra.