CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

El Helicoide: la maravilla futurista de Venezuela que ahora resume su espiral de desesperación

Por Celeste Olalquiaga

Nota del editor: Celeste Olalquiaga es una historiadora cultural con un doctorado de la Universidad de Columbia y autora de “Megalopolis” (1992) y “The Artificial Kingdom” (1998). En 2013, fundó Proyecto Helicoide para llamar la atención sobre la ruina moderna del Helicoide, en Caracas, Venezuela, un proyecto que ha producido exposiciones y ha alimentado “El espiral descendente: el descenso de centro comercial a prisión del Helicoide” (2018). Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora.

(CNN) — El enorme espiral futurista conocida como el Helicoide tiene la reputación de ser el peor centro de tortura del país.

Se ha convertido en un “sitio oscuro” donde las diferentes fuerzas policiales venezolanas tienen su sede, en particular la agencia de inteligencia Sebin y la PNB (Policía Nacional). Varios presos han denunciado abusos en la prisión, que CNN ha informado.

La inmediatez y el horror de esta situación tienden a ocultar una condición estructural conmovedora que es la causa subyacente de la revolución socialista liderada por el difunto Hugo Chávez y del estancamiento político que aflige a Venezuela en la actualidad.

El Helicoide es un microcosmos de las contradicciones escritas en la historia moderna de Venezuela. Una promesa de desarrollo instantáneo del “primer mundo” en medio de barrios marginales en constante expansión.

LEE: Los pobres y hambrientos decidirán el futuro de Venezuela

El libro “Downward Spiral: El Helicoide’s Descent from Mall to Prison” (2018), que edité junto con la historiadora cultural Lisa Blackmore, presenta la historia del edificio y sus muchos fracasos y contradicciones, junto con la fotografía de archivo y testimonios personales que atestiguan la grandeza original del edificio y eventual colapso.

Originalmente concebido como una sala de exposición monumental para las industrias petroleras y minerales emergentes del país, el Helicoide fue construido entre 1956 y 1961 y habría sido el centro comercial más grande y más moderno de América.

Fue construido en el centro-sur de Caracas, en una colina rocosa que primero fue arrasada en siete niveles en forma helicoidal o espiral. La colina esculpida luego se vertió sobre concreto, creando dos espirales entrelazados con 4,02 kilómetros de rampas para vehículos donde los conductores podrían estacionar frente a las tiendas de su elección. La estructura de 60.000 metros cuadrados habría albergado 300 tiendas de lujo, ocho cines, un hotel y un helipuerto, entre muchas otras comodidades para el consumidor.

Con un costo de 10 millones de dólares (equivalente a 90 millones de dólares en la actualidad), el Helicoide contaría con la tecnología de la época, incluidos circuitos cerrados de televisión y ascensores austriacos personalizados de alta velocidad que nunca lograron salir de sus estuches y finalmente fueron saqueados . Su cúpula geodésica, la primera de las inspiradas en el famoso proyecto de Buckminster Fuller que se instaló fuera de Estados Unidos, se almacenó durante 20 años antes de ser montada en uno de los muchos proyectos de recuperación fallidos del edificio.

El antiguo centro comercial es ahora la sede del Servicio Nacional de Inteligencia Bolivariano (SEBIN). (Crédito: JUAN BARRETO / AFP / AFP / Getty Images)

Con el propósito de convertirse en el símbolo de una Caracas ultramoderna y una Venezuela en rápido desarrollo, el atrevido tamaño y la forma del Helicoide fueron ampliamente admirados: la estructura se destacó en la exhibición de 1961 del MoMa como una nueva forma de arquitectura, con el Helicoide originalmente combinando el transporte con una exposición y un centro comercial, y apareció en las portadas de las principales revistas internacionales.

Sin embargo, a medida que las fotos de sus impactantes modelos aparecían en todo el mundo, el sitio de construcción en Caracas se estaba deteniendo. Después de la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez (1952-1958), los arquitectos del edificio, Jorge Romero Gutiérrez, Pedro Neuberger y Dirk Bornhorst, fueron sospechosos de haber recibido ayuda financiera del régimen militar. Aunque nunca fue documentado ni probado, esta afirmación fue utilizada por el gobierno democrático entrante, que se negó a garantizar los créditos internacionales necesarios para finalizar la estructura.

Surgió un complicado litigio entre la empresa de construcción, los dueños de las tiendas (una novedosa forma de recaudación de fondos) y el Estado. Aparentemente, incluso Nelson Rockefeller, que tenía varios negocios en Venezuela (entre ellos la Creole Petroleum Corporation, que durante varios años fue el productor de petróleo más importante del mundo), se interesó en comprar el Helicoide, pero la burocracia lo hizo imposible. La empresa de construcción quebró y todos los trabajos en el edificio cesaron en 1961, un año antes de su finalización. A la izquierda, en el hormigón crudo, siguieron años de abandono. En 1975, la estructura pasó a manos del estado.

El Helicoide está rodeado de zonas populares, conocidas localmente como barrios, a saber, los de San Agustín del Sur. Como tantos otros barrios que ahora representan más de la mitad del ambiente construido en Caracas, esta comunidad comenzó como chozas construidas por migrantes rurales a mediados del siglo XIX, creciendo exponencialmente después del descubrimiento de petróleo en 1918 y la modernización industrial de Caracas que comenzó a finales de los años treinta.

LEE: Ayuda humanitaria a Venezuela: ¿qué envió EE.UU.?

La construcción del edificio coincidió con los amplios proyectos liderados por el Estado y creados para demoler tales desarrollos de viviendas informales en ese momento, y desempeñó un papel crucial en la planificación urbana de la Caracas de mediados de siglo. Como tal, la forma futurista de la década de 1950 del Helicoide encarnaba el dramático contraste entre una modernización impulsada por el petróleo, diseñada para impulsar al país de una economía semifeudal a una potencia industrial del siglo XX, y las enormes desigualdades sociales en las que se basaba este proceso. Estas disparidades, que mantuvieron al 80% de los venezolanos en la miseria, allanaron el camino hacia la Revolución Bolivariana de Hugo Chávez.

Si este socialismo autodenominado cumpliera sus promesas, los habitantes de los barrios habrían recibido viviendas y condiciones de vida adecuadas. En cambio, San Agustín del Sur ahora se considera uno de los barrios marginales más peligrosos de Caracas. Sus residentes han sufrido a través de las diferentes fases del Helicoide, comenzando cuando secciones de la comunidad fueron arrasadas para dar paso al edificio; continuando con la “Gran Ocupación” de 1979-1982, cuando 10.000 personas permanecieron en el edificio durante tres años en condiciones extremas; y soportando desde 1985 un tipo diferente de amenaza una vez que la policía de inteligencia (entonces DISIP, ahora SEBIN) recibió oficialmente un contrato de arrendamiento por 15 años para los dos niveles inferiores del edificio, donde se encuentran las celdas de prisioneros.

Aunque mantuvo presos políticos desde el comienzo de esta última ocupación, el papel del Helicoide como centro de tortura y cárcel en espiral se hizo público después de las protestas masivas de 2014 y 2017, cuando cientos de estudiantes fueron llevados y retenidos ilegalmente, algunos durante meses y años.

Las autoridades venezolanas han negado durante mucho tiempo los casos de tortura allí. Por ejemplo, en mayo de 2018, el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, hablando con CNN en Español, rechazó las denuncias de tortura, extorsión y presencia de menores de edad presos que se encontraban en el centro.

El Helicoide fue construido en la década de 1950. (Crédito: Julio César Mesa, 2015. Cortesía de proyectohelicoide.com)

Este año, como el gobierno de Maduro ha sido acorralado cada vez más por la Asamblea Nacional y las potencias internacionales que declaran ilegítimo su segundo mandato, la represión gubernamental se ha centrado brutalmente en los barrios de Caracas. Sus habitantes, antes los orgullosos seguidores de una Revolución Bolivariana que les dio esperanza y dignidad, han sido los más afectados por su fracaso.

Ahora luchan contra las fuerzas armadas oficiales de un gobierno que dice protegerlos mientras golpea a sus comunidades con violentos ataques nocturnos lejos de las cámaras de televisión y las redes sociales.

Una vez aclamado como el posible ícono de la modernidad acelerada de Venezuela, la espiral descendente del Helicoide representa tristemente el colapso de un sueño nacional construido sobre divisiones sociales insostenibles.

Solo se puede esperar que tanto Venezuela como la construcción se levanten de su situación actual y enfrenten los desafíos de un país cuyas vastas reservas de petróleo aún tienen un potencial insatisfecho. Para que esto suceda, se debe hacer justicia a los presos políticos del país, pero también a sus masas siempre presentes de pobres urbanos.