CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Las conversaciones sobre seguridad fronteriza no progresan, por lo que hay una creciente preocupación por un nuevo cierre

Por Phil Mattingly, Manu Raju, Lauren Fox, Eli Watkins

(CNN) — Las negociaciones sobre seguridad fronteriza, que durante días se consideraba estaban en camino de alcanzar un acuerdo, no progresaron, y los delegados de ambas partes han comenzado a debatir si es necesario recurrir a alternativas para evitar otro cierre del gobierno, le dijeron tres fuentes a CNN.

Dos de las fuentes dijeron que las conversaciones estaban en curso y que no se habían desmoronado por completo, pero ambos lados de las conversaciones estaban considerando un camino hacia un acuerdo más amplio.

¿Cual es la solución al cierre parcial del Gobierno?

Los temas pendientes —el nivel de financiación de las barreras fronterizas y los aumentos de fondos para las instalaciones de detención y el personal— no son nuevos y han sido durante mucho tiempo los temas clave de las conversaciones. Pero los negociadores de ambos lados dijeron a periodistas la semana pasada que creían que estaban en camino a resolver los problemas.

El senador republicano por Alabama Richard Shelby, una de las figuras clave en las conversaciones, se mostró pesimista el domingo por la mañana y dijo a Fox News que las conversaciones estaban “estancadas”.

“Esperamos que podamos llegar allí”, dijo Shelby, agregando que no estaba “seguro” de que se pudiera llegar a un acuerdo el lunes.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó un proyecto de ley de gastos a corto plazo para poner fin al cierre del gobierno federal más largo registrado, poniendo en marcha un proyecto de ley de tres semanas que financiaría los aspectos cerrados del gobierno hasta el 15 de febrero sin financiar su muro fronterizo con México.

Trump dijo en ese momento que los negociadores bipartidistas del Congreso debatirían sobre la seguridad fronteriza y que se reservaría la posibilidad de declarar una emergencia nacional para construir el muro fronterizo. Los negociadores del Congreso se han reunido para analizar la seguridad fronteriza desde que Trump firmó la medida provisional, y cuando se aproximaba el vencimiento del plazo, los personajes clave parecían optimistas de que se podía llegar a un acuerdo, como CNN informó anteriormente.

Ese optimismo se desvaneció durante el fin de semana, y se esperaba que los delegados demócratas se reunieran el domingo por la mañana para discutir los próximos pasos mientras las negociaciones fronterizas fracasaban. Dos fuentes involucradas dijeron que si las conversaciones bipartidistas continuaban en un callejón sin salida, los demócratas estaban considerando mover un paquete que incluiría una resolución continua para el Departamento de Seguridad Nacional hasta septiembre junto con otras seis medidas de financiación pendientes en todo el año.

Disputa sobre camas para ICE

Un asesor demócrata informó que las discusiones “rompieron” el sábado después de que el Senado rechazara su posición sobre los límites de las camas en el centro de detención del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en el interior del país. La fuente dijo que había avances en las barreras fronterizas y las camas de detención, pero que los demócratas “no pueden aceptar el gasto de una barrera física por encima del nivel que queremos sin las concesiones del Partido Republicano sobre ICE”.

Otro asesor le dijo a CNN que estarían “muy sorprendidos” si se llegara a un acuerdo el domingo.

Dos asesores republicanos de alto rango le dijeron a CNN el domingo por la mañana que las negociaciones fracasaron debido a que la solicitud de los demócratas sobre los límites de la aplicación interna era una idea imposible.

El límite que los demócratas querían era demasiado bajo para ellos y los republicanos argumentan que obligaría a los funcionarios de ICE a tomar decisiones imposibles sobre qué inmigrantes, incluidos los que podrían tener antecedentes penales previos, detener.

Los asesores dijeron que a la Casa Blanca se le informó cómo y por qué se estancaron las conversaciones.

“Ellos saben lo que pasó y por qué sucedió”, dijo uno de los asesores. “Cualquier tipo de limitación artificial en la aplicación interna en lo que se refiere a los delincuentes es una incógnita”.

Cuando se les preguntó si estaban cerca de llegar a un compromiso sobre la cantidad de dinero para barreras en la frontera sur, un asistente dijo que estaban “negociando ofertas”, pero no se había llegado a un acuerdo final. Trump se refirió al tema en un par de tuits el domingo, diciendo que los demócratas estaban “ofreciendo muy poco dinero” por el muro y afirmó que los demócratas realmente querían un cierre por motivos políticos.

“Fue una semana muy mala para los demócratas, con MUY BUENAS cifras económicas, el desastre de Virginia y el discurso del Estado de la Unión. Ahora, con las terribles ofertas que hacen a la Comisión Fronteriza, realmente creo que quieren un cierre. ¡Quieren un nuevo tema!”, tuiteó.

Más tarde el domingo, un ayudante demócrata de la Cámara proporcionó a CNN una declaración respecto a la posición que el Senado republicano había rechazado. La declaración decía que la administración Trump estaba “siguiendo una política de deportación fuera de control” y dijo que era falso afirmar que la “propuesta permitiría la liberación de delincuentes violentos”.

“Para mejorar la seguridad nacional y alentar una aplicación más eficiente de la ley de inmigración, los demócratas han propuesto un tope en el número de camas de detención de ICE relacionadas con el cumplimiento de las leyes”, dice el comunicado. “Este límite obligará a la administración de Trump a priorizar el arresto y la deportación de delincuentes graves, no inmigrantes respetuosos de la ley”.

Las diferencias perduran a pocos días que se finalice el plazo

Además de Shelby, el presidente de la Comisión de Asignaciones del Senado, otros legisladores y funcionarios clave salieron al aire el fin de semana a resaltar las diferencias que subsistían.

La representante de Wyoming, Liz Cheney, miembro del liderazgo republicano, dijo el domingo en el Estado de la Unión de CNN, que esperaba que no hubiera otro cierre gubernamental e insistió en que un acuerdo incluye fondos para una barrera en la frontera.

“Tengo la esperanza de que este comité pueda presentar una propuesta que todos podamos apoyar, que el presidente pueda firmar”, dijo Cheney. “Pero tendrá que incluir fondos que nos permitan asegurar la frontera, y deberá incluir fondos para una especie de barrera”.

El líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, dijo el sábado a Ana Cabrera de CNN que esperaba un acuerdo equilibrado y estaría dispuesto a apoyar un acuerdo que incluía 2.000 millones de dólares en dinero para una barrera fronteriza.

Hablando el domingo en el programa de NBC “Meet the Press”, el secretario general interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, dijo que “honestamente” no sabía si había cerca un trato y no descartaba el cierre del gobierno para el final de la semana.

“Me hiciste una pregunta: ¿el cierre está completamente descartado? Yo diría que no”, dijo Mulvaney.