CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Religión

El cardenal George Pell, tesorero del Vaticano, culpable de abuso sexual de menores

Por Hilary Whiteman, Ben Westcott

Melbourne, Australia (CNN) — Uno de los hombres más poderosos de la Iglesia católica fue declarado culpable de múltiples delitos sexuales contra menores, en un juicio secreto realizado en Melbourne, en diciembre, cuya existencia solo ahora puede ser revelada.

El cardenal australiano George Pell, de 77 años, casi seguro enfrentará la prisión luego de que un jurado lo declaró culpable de un cargo de penetración sexual de un niño y cuatro cargos de un acto indecente con o en presencia de un niño, cometidos a finales de los años noventa.

La condena de Pell, tesorero del Vaticano y asesor cercano del papa Francisco, provocará una sacudida en la Iglesia, ya afectada por las acusaciones de abuso sexual cometidas por sacerdotes en todo el mundo.

Pell es el funcionario católico de mayor rango que ha sido declarado culpable de delitos sexuales contra menores hasta la fecha. Su condena lleva la creciente polémica internacional sobre el abuso de menores en instituciones católicas directamente a las puertas de la Santa Sede.

El juez principal Peter Kidd levantó el martes una orden judicial que prohibía a los medios informar sobre el juicio de Pell, que comenzó en noviembre de 2018 y duró cinco semanas.

El caso de la fiscalía dependía del testimonio de un hombre, quien dijo que Pell abusó sexualmente de él y de otro niño en la histórica catedral de San Patricio en Melbourne, un domingo después de misa.

Pell llega a la corte de Melbourne el martes.

La segunda víctima murió luego de una sobredosis de drogas sin haber revelado nunca el abuso a nadie. El acusador sobreviviente no puede ser identificado bajo la ley australiana que rige para las víctimas de abuso sexual.

En la corte, el acusador le dijo al jurado cómo Pell, entonces arzobispo de Melbourne, descubrió a los dos niños bebiendo vino en la sacristía del sacerdote, una pequeña habitación en la parte posterior de la catedral.

Afirmó que Pell forzó a uno de los niños a practicarle sexo oral y realizó un acto indecente a su amigo. Un mes después, la víctima dijo que Pell lo empujó contra una pared y palpó sus genitales.

El martes, en un comunicado, el acusador de Pell dijo que había luchado contra la “vergüenza, la soledad (y) la depresión” después del abuso.

“Como muchos sobrevivientes, me ha llevado años entender el impacto en mi vida. En algún momento nos damos cuenta de que confiamos en alguien a quien deberíamos haber temido y tememos esas relaciones genuinas en las que debemos confiar”, dijo en una declaración pública de su abogado.

La catedral de San Patricio en Melbourne, donde Pell abusó sexualmente de dos menores a finales de los años noventa.

Según la ley australiana, todos los detalles del primer juicio, incluida su existencia, fueron suprimidos debido a la preocupación de que podrían perjudicar a futuros jurados.

La orden de la corte fue levantada después de que el fiscal de la corona eligió no proceder con un planeado segundo juicio sobre nuevas acusaciones de abuso sexual de menores contra Pell.

Pell ha mantenido repetidamente su inocencia. Su equipo legal confirmó el martes que había presentado una apelación contra el veredicto de culpabilidad.

El Vaticano aún no ha hecho comentarios sobre el veredicto. El papa Francisco retiró a Pell de su pequeño consejo de asesores por “motivos de edad avanzada” en diciembre, antes de que se hiciera pública la noticia de la condena del cardenal.

El martes, el arzobispo Mark Coleridge, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Australia, dijo a reporteros en Roma que la condena había “sorprendido” a muchos en todo el mundo. “Nuestra esperanza en todo momento es que a través de este proceso se haga justicia”, dijo.

La condena se produce cuando el Vaticano intenta tomar medidas para enmendar décadas de abuso por parte del clero en todo el mundo.

En una reunión histórica sobre abuso infantil en Ciudad del Vaticano, el domingo, el papa Francisco describió a los sacerdotes pedófilos como “herramientas de Satanás”.

Impactante testimonio

Durante más de 20 años, el niño en el centro de las acusaciones mantuvo el secreto porque dijo que estaba demasiado sorprendido y asustado como para revelarlo.

El ataque ocurrió en un período que duró solo seis minutos, mientras cientos de feligreses se reunían afuera después de la misa del domingo.

El abogado de Pell, Richter, dijo que solo un “loco intentaría violar a niños” en ese momento. Pero la víctima le dijo a la corte que fue eso exactamente lo que pasó.

Al declarar en un enlace de video a la corte durante una sesión a puerta cerrada, el hombre describió cómo, después de la misa, los muchachos salieron de la procesión y entraron a la parte trasera de la catedral, donde bebieron un poco de vino de comunión.

De repente apareció Pell y exigió saber lo que estaban haciendo.

El cardenal Pell hace una declaración en la sala de prensa del Vaticano, el 29 de junio de 2017, después de ser acusado de delitos sexuales contra menores.

“Se sentó en la puerta y dijo algo como: ‘¿Qué están haciendo aquí’ ‘o’ Están en problemas ‘… Luego se desabrochó el pantalón o el cinturón”, dijo el acusador sobreviviente al jurado en una sesión cerrada.

El fiscal de la corona, Mark Gibson, luego leyó el testimonio ante un tribunal completo, detallando cómo Pell arrinconó a la pareja, retiró sus ropas y sacó su pene. El entonces arzobispo obligó físicamente a uno de los niños a practicarle sexo oral.

Según el testimonio del acusador, Pell le ordenó que se quitara los pantalones y tocó los genitales del niño mientras se masturbaba.

La víctima dijo que un mes después, Pell lo empujó contra una pared y palpó sus genitales.

“No le dije a nadie en ese momento porque no quería arriesgar nada. No quería mover las aguas con mi familia, mi educación, mi vida … No tenía ninguna intención en ese entonces de contarle a nadie”, dijo Gibson, citando el testimonio de la víctima.

El abogado de Pell, Richter, alegó con intensidad que el ataque era imposible. Dijo que los niños no podrían haberse fugado sin ser vistos y que Pell habría estado hablando con los feligreses después del servicio.

Richter incluso dijo que las ropas del arzobispo no podían aflojarse de la manera descrita por el acusador. “(Esto es un) adorno en una fantasía”, dijo al jurado.

El cardenal nunca subió al estrado en su propia defensa, pero un video de su reunión con detectives australianos en Roma, en 2016, se presentó en la corte.

En el video, Pell dice que los cargos eran “productos de la fantasía”. Cuando se le preguntó si había obligado a un niño a practicarle sexo oral, dijo que era una “absurda mentira”.

“Qué basura absoluta y vergonzosa. Completamente falso. Una locura”, dijo a los detectives.

Pell pareció sorprendido cuando se leyó el veredicto de “culpable” el 11 de diciembre después de que el jurado deliberara durante tres días y medio.

Era la segunda vez que Pell se enfrentaba a la corte por este conjunto de cargos. Un juicio anterior, no reportado en agosto, resultó en un jurado dividido luego de casi seis días de deliberaciones.

Pell será sentenciado en otra audiencia en marzo.

El cardenal George Pell oficia la misa inicial por el Día Mundial de la Juventud en Sydney, el 15 de julio de 2008.

El ascenso y la caída de Pell

La condena de Pell es una sorprendente caída para un hombre que una vez dirigió la Iglesia católica en Australia con puño de hierro.

Siendo una figura poderosa e influyente en su país de origen, su antiguo amigo, el ex primer ministro australiano Tony Abbott, lo elogió como un “buen hombre”, en 2017, antes de su juicio.

Nacido en la localidad australiana de Ballarat, Pell ascendió rápidamente en la Iglesia católica después de ser ordenado en 1966.

Fue nombrado arzobispo de Melbourne por el papa Juan Pablo II, en 1996. Mientras estaba en el cargo, Pell creó un programa para responder a la creciente ola de acusaciones de abuso sexual contra sacerdotes.

Pero el programa “Melbourne Response” de Pell fue criticado por limitar las compensaciones a las víctimas a solo decenas de miles de dólares australianos. Hubo denuncias de que se aconsejó a las personas que no acudieran a la Policía.

En 2014, Pell se mudó a Roma después de ser elegido por el papa Francisco para servir como tesorero del Vaticano y convertirse en uno de los nueve asesores del Consejo de Cardenales del papa.

Pero la fortuna de Pell comenzó a amargarse después de que el Gobierno australiano anunciara, en 2012, una comisión real para el abuso sexual infantil institucional.

En 2017, un informe de la comisión encontró que el 7% de los sacerdotes católicos australianos habían abusado de niños en las últimas seis décadas.

El nombre del cardenal Pell en el cuadro de honor de su antigua escuela en Ballarat, St Patrick’s College, será tachado con una línea negra después de su condena.

Pell se presentó como testigo en la comisión en un video desde Roma en una acalorada sesión de interrogatorio que llevó al cardenal a declarar que el abuso infantil de un delincuente habitual “no era de mucho interés para (él)”.

En junio de 2017, se anunció que el propio Pell sería acusado por la Policía australiana por “múltiples delitos sexuales”.

El martes, en un comunicado, la antigua escuela de Pell, St Patrick’s College en Ballarat, anunció que tacharían el nombre del cardenal de sus cuadros de honor con una línea negra.

“La línea negra es tanto un símbolo de respeto por la valentía de las víctimas y sobrevivientes de abuso sexual infantil y sus familias, como del profundo remordimiento por el dolor y el sufrimiento causados por las acciones de este individuo”, dijo el director John Crowley antes de que la condena fuera pública.

Hilary Whiteman de CNN informó desde Melbourne y Ben Westcott de CNN escribió desde Hong Kong. Informes adicionales para el artículo por Lucie Morris-Marr.