CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medicina

Un médico usó un robot con pantalla para decirle a un paciente que iba a morir. La familia del hombre está molesta

Por Dakin Andone, Artemis Moshtaghian

(CNN) — Prepararse para la muerte de un ser querido es difícil sin importar las circunstancias.

Pero Annalisia Wilharm dijo que nunca esperó que un médico le diera las malas noticias sobre su abuelo a través de una pantalla de video en un robot.

Wilharm estaba sentada junto a la cama de su abuelo en la Unidad de Cuidados Intensivos del Centro Médico Permanente Kaiser, en Fremont, California, la noche del lunes pasado cuando la máquina entró en su habitación y un médico, que apareció a través del enlace de video en vivo, ofreció su sombrío pronóstico. Su abuelo Ernest Quintana, de 78 años, murió al día siguiente.

MIRA: Ai-da, una robot que imita a grandes dibujantes

“Creo que deberían haber tenido más dignidad y tratarlo mejor de lo que lo hicieron”, dijo Wilharm a CNN. “Ninguna nieta, ningún miembro de la familia debería pasar por lo que acabo de pasar con él”, agregó.

Wilharm le dijo a CNN que su familia sabía que su abuelo moriría pronto. Pero están enojados por la forma en que se manejó la situación y cómo se entregaron las noticias. Indicó que ella y su familia esperan que nadie más reciba el mismo tratamiento.

Un médico de un hospital de California ofreció un pronóstico sombrío a través de un enlace de video, lo que molestó a la familia de un paciente.

“Tenía tanto miedo por él y me decepcionó la manera”, dijo Wilharm, sofocándose. “Y pude ver por la expresión en su rostro, lo que eso le hizo a él”.

Una portavoz del hospital ofreció “sinceras condolencias a la familia” en un comunicado enviado a CNN.

“Tomamos esto muy en serio y hemos contactado a la familia para hablar sobre sus inquietudes”, dijo Michelle Gaskill-Hames, vicepresidenta sénior y gerente de área.

“Nuestros médicos y enfermeras mantenían una comunicación regular y en persona con el paciente y su familia sobre su estado desde el momento en que ingresó a nuestro hospital”, agregó. “La teleconferencia a través del video de la tarde fue un seguimiento de las consultas médicas anteriores; no reemplazó las conversaciones anteriores con el paciente ni con los miembros de la familia ni se empleó en la entrega del diagnóstico inicial”.

Ernest Quintana murió luego de que un médico le dijo, a través de la pantalla de un robot, que ya no quedaban más opciones de tratamiento.

Doctor: ‘No sé si volverá a casa’

Durante años, Quintana había vivido con una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, una enfermedad pulmonar progresiva que dificulta la respiración. Incluye enfisema y bronquitis crónica.

El lunes pasado, los médicos del hospital realizaron pruebas para evaluar el estado de los pulmones de Quintana. Esa noche, Wilharm le dijo a su madre y abuela, la esposa de Quintana de 58 años, que la pareja debería irse a casa y descansar un poco.

Poco después, un robot con una pantalla de video entró en la habitación, acompañado por una enfermera que permaneció en silencio. Un médico en la pantalla comenzó a hablarles.

Wilharm dijo que no tenía idea de quién era el médico ni dónde se encontraba.

Ella grabó la interacción en su teléfono mientras el doctor comunicaba los resultados de las pruebas de su abuelo.

En el video visto por CNN, el doctor en la pantalla le dice a Quintana, “Desafortunadamente, no hay nada que podamos hacer de manera muy efectiva”.

El médico explica que pueden darle morfina a Quintana para que se sienta más cómodo, pero eso dificultaría la respiración.

Wilharm le dice a su abuelo que el médico está recomendando cuidados de hospicio en el hogar.

Ernest Quintana, como se veía en el hospital, en una fotografía sin fecha.

“Saben, no sé si va a llegar a casa”, dice el doctor, y agregó que el mejor plan de tratamiento en ese momento era comenzar a enfocarse en la comodidad de Quintana.

Wilharm le dijo a CNN que en ese momento tenía que llamar a su madre y a su abuela para que pudieran regresar al hospital.

“No importaba (para el hospital) que su esposa de 58 años no estuviera allí para eso”, dijo.

Hospital: ‘No cumplimos’ las expectativas

Wilharm le dijo a CNN que su familia no se hacía ilusiones sobre la condición de su abuelo.

“Sabíamos que lo íbamos a perder”, dijo Wilharm a CNN en una entrevista telefónica el sábado. “Nuestro punto es la comunicación (de las noticias). No hubo compasión”.

Cuando su abuela regresó al hospital, les preguntó a las enfermeras sobre el robot. Según Wilharm, explicaron que el hospital era pequeño y que se usaba el robot para hacer rondas por la noche.

Gaskill-Hames, portavoz del hospital, dijo que el proveedor de atención médica está “aprendiendo continuamente la mejor manera de integrar la tecnología en las interacciones con los pacientes”.

“En todos los aspectos de nuestro cuidado, y especialmente cuando comunicamos información difícil, lo hacemos con compasión de manera personal”, dijo, y agregó que el término “robot” es “inexacto e inapropiado”.

“Esta tecnología de video seguro es una conversación en vivo con un médico que usa tecnología de televideo, y siempre con una enfermera u otro médico en la sala para explicar el propósito y la función de la tecnología”, agregó Gaskill-Hames. “Permite que un pequeño hospital tenga especialistas adicionales, como un médico de cuidados críticos certificado por la junta, disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, mejorando la atención brindada y aportando experiencia consultiva adicional a la cabecera”.

Wilharm le dijo a CNN que un médico había visitado a Quintana en persona más temprano ese día.

Wilharm dijo que el médico en persona era “muy dulce” y sostuvo la mano de su abuelo mientras hablaba con él sobre el cuidado de hospicio y sus opciones.

Gaskill-Hames dijo que el hospital no fomenta el uso de tecnología para reemplazar las interacciones personales entre pacientes y trabajadores de la salud.

“Entendemos lo importante que es esto para todos los involucrados, y lamentamos no haber cumplido con las expectativas de la familia”, dijo.

Wilharm está de acuerdo.

“Ese fue uno de los peores días de mi vida”, dijo.