CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Proyecto Ser Humano

Proyecto Ser Humano

Esta foto se volvió viral cuando una mujer ‘sonrió ante la intolerancia’

Por Gianluca Mezzofiore

(CNN) — Shaymaa Ismaa’eel asistía a una conferencia del Círculo Islámico de América del Norte en Washington el domingo cuando vio a un grupo de manifestantes con carteles contra la fe musulmana y el profeta Mahoma.

Entonces le pidió a su amiga que le tomara una foto mientras mostraba una sonrisa en cuclillas frente a ellos.

“Realmente quería combatir su odio con amabilidad, honestamente”, dijo Ismaa’eel, de 24 años, a CNN a través de Instagram. “Quería que me vieran la cara y simplemente caminar no era suficiente”.

Ismaa’eel, que trabaja como terapeuta con niños en el espectro del autismo en el área de Washington, publicó la foto en Instagram junto con una cita del profeta Mahoma que decía: “La amabilidad es una marca de fe. Los que no son amables no tienen fe.”

La imagen se volvió viral en la plataforma para compartir imágenes, con más de 100.000 “me gusta”, y en Twitter, donde tuvo más de 150.000 me gusta.

“El 21 de abril, sonreí ante la intolerancia y me alejé sintiendo la mayor forma de triunfo”, escribió en un tuit que acompañaba la imagen.

Ismaa’eel le dijo a CNN que notó a los manifestantes por primera vez el sábado, el segundo día de la convención, y agregó que la mayoría de la gente estaba muy molesta por su presencia y no parecía saber cómo reaccionar. Ella dijo que algunos adolescentes intentaron acercarse a los hombres, pero la mayoría de la gente simplemente caminaba sin prestarles atención.

Por su parte, Ismaa’eel dijo que siguió pensando en los manifestantes durante la conferencia, que incluía sesiones sobre diferentes temas, como el Corán, la vida de Mahoma, las lecciones del tiroteo en Christchurch, etc.

Al día siguiente, después de verlos cuando salía del edificio principal, le pidió a su amiga Jamilah que le tomara una foto.

“Mi rostro honestamente se iluminó cuando los vi”, dijo ella. “Caminé mientras continuaban gritando su odioso discurso. Le pregunté al oficial de policía si podía pararme en la acera frente a los hombres. El oficial dijo ‘no’, y en ese momento me sentí como la rebelde más grande”.

“Sonreí mucho en la imagen y el hombre comenzó a dirigir su discurso hacia mí. Cosas tontas como ‘tu rostro debería estar cubierto’ ‘y ‘sabes que es un culto cuando sales caminando con pijamas'”.

Dijo que no era la primera vez que se tomaba una foto como esta. “Publiqué una foto en 2017 cuando estaba en la universidad. Básicamente era el mismo mensaje. Sonríe ante la intolerancia”, agregó.

Pero aún se sorprende de cuánta atención ha recibido esta foto. “Soy una persona de bajo perfil. Todavía me sorprende que haya alcanzado más de 200 “me gusta”. Es refrescante ver a tantas personas apoyando”.

Su madre le envió un mensaje cuando la publicación estaba alrededor de los 3.000 me gusta, instando a: “Por favor, ten en cuenta tu entorno”. “Definitivamente está nerviosa porque está claro que las personas así no suelen ser las más amables. Me recuerda constantemente que ore por mí misma”, dijo Ismaa’eel.

Sus amigos y familiares han experimentado muchos casos de acoso o discriminación, agregó. “Este verano, mi madre y sus estudiantes del campamento fueron discriminados en una piscina pública. Así que definitivamente sucede”.

Afortunadamente, la terapeuta dijo que hasta ahora no había recibido ninguna amenaza después del correo. “Mi cuñada y mi hermano están patrullando mi cuenta en su mayor parte. Tuve que dar un paso atrás porque algunos de los comentarios son interesantes y sigo diciéndome que no entretenga a nadie”.