CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
África

Nadó durante 54 días en el lago Malawi infestado de cocodrilos para batir dos récords mundiales

Por Lauren Kent

(CNN) — Hasta hace seis años, Martin Hobbs nunca había nadado un kilómetro. Esta semana, consolidó un récord mundial nadando 580 kilómetros, la longitud total del lago Malawi en África.

Hobbs, de 45 años, estableció el récord el miércoles para el nado en solitario más largo en un lago y es la primera persona en nadar todo el lago Malawi después de hacerlo por 54 días seguidos.

El nadador sudafricano comenzó su carrera deportiva como un ciclista de montaña y maratonista de competición, pero después de fracturarse un disco en la columna, le dijeron que ya no podía andar en bicicleta o correr. La natación era el único deporte de resistencia que le quedaba. El agua abierta le dio una manera de regresar de su devastadora lesión y también le dio la motivación para embarcarse en una nueva aventura.

“Siempre quise hacer una aventura africana y nunca lo logré”, dijo Hobbs a CNN. “No quería ser enterrado un día y ser conocido como el tipo que trabajó muy duro y nada más. Es bueno dejar un legado atrás”.

Hobbs técnicamente rompió el récord mundial de Guinness la semana pasada, pero siguió nadando para llegar al final del lago.

El lago Malawi abarca toda la costa de la nación del este de África y es conocido por albergar a cocodrilos, hipopótamos y mosquitos mortales.

“Fue la línea de agua más larga que pude encontrar”, dijo Hobbs, cuyo equipo lo llama  Solo Swimmer (Nadador solitario). “Pero no voy a mentir, me aterran los cocodrilos”.

Hobbs nadó un promedio de 11 kilómetros diarios y dijo que tuvo que enfocarse en su próxima comida o barra de chocolate para superar el dolor.

Nadar por 54 días seguidos también significaba pasar por mal clima, incluido un tornado que trajo olas tan altas como el techo.

“Incluso el bote estaba resistiendo sobrecarga y el equipo se estaba preocupando”, dijo Hobbs. “También me golpeó mentalmente. Pero solo tuve que recuperarme”.

Hobbs, que nadó un promedio de 11 kilómetros por día, dijo que pudo alcanzar su meta al concentrarse en una hora a la vez. Pensar en su próxima comida o barra de chocolate también lo ayudó a superar el dolor.

“También hay algunas citas célebres que repito en mi mente para motivarme”, dijo Hobbs. “‘Si alguna vez sientes que no puedes seguir, sólo piensa en lo lejos que has llegado'”.

¿Y cuál es la mejor parte? Hobbs usó su nado hercúleo para recaudar fondos para Smile Foundation (Fundación Sonrisa, en español), una organización benéfica sudafricana que ayuda a los niños con paladar hendido y otras deformidades faciales.

Con dos récords mundiales en su haber, Hobbs planea dar una serie de discursos motivacionales y posiblemente escribir un libro como una forma de recaudar más dinero para Smile. Hasta ahora, el equipo Solo Swimmer (Nadador solitario) ha recaudado 10.000 dólares. Hobbs espera alcanzar medio millón de rands sudafricanos, alrededor de 35.000 dólares.

Y para cualquiera que esté considerando su propia aventura, el consejo de Hobbs es contarle a todos y cada uno sobre su objetivo.

“Necesitas gritar a todo pulmón que lo vas a hacer”, aconseja Hobbes. “No digas ‘tal vez'”.