CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Los códigos de Guaidó para activar a las masas

Por Vanessa Marzán Toro

Nota del editor: Vanessa Marzán Toro es experta en comunicación estratégica, especialista el lenguaje no verbal, consultora y conferencista. Comm4Success.com, Síguela en Twitter: @VaneMarzan 

Los ojos del mundo están puestos en Venezuela. Millones de personas han tenido acceso a un corto video distribuido el 30 de abril a través de las redes donde las palabras escogidas por un emisor y su estrategia de proyección al comunicarlas tienen como intención cambiar la historia de un país y futuras generaciones. Ese hombre se llama Juan Guaidó. Como especialista en comunicación estratégica, comparto de forma breve varios detalles sobre ese video que desde mi perspectiva merecen ser analizados.

– Falta de iluminación para que el público pudiera identificar con facilidad la escena y su veracidad. En un momento que puede definir la historia, cada detalle cuenta para provocar emociones en los espectadores.

– Guaidó no viste con atuendo militar. Lleva ropa civil en traje oscuro y chaqueta comunicando que es la máxima autoridad civil y que sigue existiendo un balance entre ambos poderes.

– Contrario a otros mensajes, veo mayor contracción en los dedos de las manos, lo que comunica comandos directos a los espectadores.

– Me llama mucho la atención ver a un Leopoldo López con atuendo militar y con una postura de soldado de fila lo que se interpretaría como que está alineado con el “jefe”, que en este caso es Juan Guaidó. Esta comunicación no verbal es crucial para que los seguidores de Lopez asuman las directrices de Guaidó.

– Si observamos con detenimiento, vemos los puños cerrados de Leopoldo López. Las contracciones significan coraje, lucha y desde luego, un símbolo de fuerza.

– Otro elemento interesante es el que viéramos en el video a líderes femeninas protagonistas en la lucha de la oposición. Sabemos que las mujeres tienen influencia protagónica en las decisiones que se tomarán en cada casa referente a asumir las instrucciones de Guaidó.

Los códigos en profundidad, hablemos de #estrategias

Juan Guaidó se ha convertido en ese “hilo conductor” en el que convergen y se sienten representados millones de venezolanos.

A lo largo de la historia hemos visto reseñadas figuras políticas puntuales cuya personalidad ha resonado de forma extraordinaria con las masas. La pregunta que nos podemos hacer es ¿qué es lo que hace a un ser humano “encantar” a millones de personas y movilizarlas con un fin común? Comencemos definiendo la palabra encanto. El diccionario de la Real Academia Española la define como “cosa o persona que suspende o embelesa”.

Por nuestra naturaleza animal, aún muy primitiva, contrario a lo que muchos podríamos pensar, las conexiones más genuinas entre las personas son aquellas que emanan de la comunicación no verbal. Esto se da porque la misma es menos manipulable y genuina que la verbal.

Si desde el punto de vista de la comunicación estratégica limitamos un análisis de Juan Guaidó al lenguaje corporal y la paralingüística hay características que, en conjunto, hacen de él un político capaz de movilizar a las masas.

Ritmo al hablar: A diferencia del típico político populista que solíamos ver y escuchar en América Latina, el joven político utiliza una velocidad media al dirigirse al público. Al tener control de la velocidad, comunica al espectador u oyente que es una persona en control, representante de paz y prudencia, cualidades especialmente valoradas por el ciudadano en un momento volátil como el que pasa Venezuela. El jugar con la entonación, sin llegar al grito, lo posiciona como líder, con posturas fuertes, pero sin llegar a comunicar violencia.

Posturas expansivas: Observando múltiples videos del presidente encargado Guaidó, observé que en los discursos al aire libre hace uso con frecuencia de posturas expansivas. Utiliza las piernas entreabiertas y con regularidad expande los brazos hacia los lados y hacia arriba. Las posturas expansivas se utilizan para comunicar poder y autoridad. Me llama la atención la correcta utilización de las posturas “alfa” en combinación con el uso correcto de sus dedos cuando muestra sus manos al público. Notarán que en la mayoría de sus mensajes los dedos de las manos mantienen distancia el uno de los otro lo que desde el punto de vista de la kinésica (ciencia que estudia el lenguaje corporal) denota apertura y honestidad. En el caso de un político esta sería la combinación perfecta.

Utilización de símbolos de conexión emocional: Los humanos somos seres emocionales, por lo que solemos conectar con aquellos que proyectan, al igual que nosotros, emoción. Cuando el político se lleva una mano al corazón o se lleva ambas manos al pecho lo que comunica a la audiencia es: “Yo siento lo mismo que tú estás sintiendo” o “Me identifico con tu dolor, tristeza o coraje”.

Esta estrategia me lleva a otra de las poderosas fortalezas de Guaidó: su apariencia.

El joven tiene la apariencia del ciudadano venezolano de a pie, lo cual lleva a sus seguidores a imaginarlo como “uno de los nuestros”. Su estilo presidencial me recuerda en gran medida al del presidente Obama en sus comienzos.

En conclusión, son muchas las destrezas y cualidades con las que deber contar un líder para “encantar” a millones de personas, en este caso, un país. Sin embargo, pocas veces se da la combinación perfecta para lograr la fórmula mágica.