CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Gran Bretaña

Locutor de radio de la BBC fue despedido por un tuit racista sobre el bebé real

Por Kara Fox

(CNN) — El locutor de radio de la BBC, Danny Baker, fue despedido luego de publicar un tuit racista sobre el bebé de los duques de Sussex.

El miércoles, el presentador de BBC Radio 5 Live tuiteó una foto en blanco y negro de un hombre y una mujer tomados de la mano con un chimpancé vestido de traje y sombrero, con el texto “El bebé real sale del hospital”.

En medio de acusaciones generalizadas de racismo, Baker eliminó el tuit y dijo que lamentaba que la “broma” hubiera “molestado un poco”. Afirmó que no se le habían ocurrido las connotaciones porque su “mente (no) está enferma”.

En un segundo mensaje, Baker dijo que se suponía que el tuit “era una broma sobre la realeza versus los animales de circo con ropa elegante, pero que fue interpretado como (un mensaje) sobre monos y raza, por lo que fue eliminado. La realeza no es mi fuerte”. El jueves el locutor dijo que cometió un “enorme error”.

Un portavoz de la BBC dijo que: “Esto fue un grave error de juicio y va en contra de los valores que nosotros, como estación, queremos encarnar. Danny es un locutor brillante, pero ya no presentará un programa semanal con nosotros”.

Baker respondió desafiante a la decisión, diciendo en Twitter que las llamadas para su despido eran una “clase magistral de falsa gravedad pomposa” y que la BBC “literalmente me arrojó debajo del autobús”.

El hijo del príncipe Enrique y Meghan, Archie Harrison Mountbatten-Windsor, nació en la madrugada del 6 de mayo. El miércoles, el duque y la duquesa de Sussex presentaron al bebé públicamente frente a medios de comunicación.

En un hito importante para la sociedad británica, el recién nacido ha hecho historia al convertirse en el primer niño biracial de la familia real.

Desde el anuncio de su embarazo, Meghan ha sido objeto de abusos racistas en las redes sociales.

En marzo, el personal del Palacio de Kensington anunció que dedicaría más recursos a eliminar los comentarios dirigidos a la duquesa de Sussex y a bloquear las cuentas abusivas de Twitter e Instagram. La familia real también emitió un conjunto de pautas para las personas que participan en sus canales de redes sociales.