CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Jeff Bezos quiere que Blue Origin vaya a la Luna: aquí te decimos por qué esto es importante

Por Jackie Wattles

Nueva York (CNN Business) — El hombre más rico del mundo acaba de hacer una presentación animada sobre su visión de enviar a la humanidad a vivir en el espacio.

Jeff Bezos presentó el jueves un nuevo motor de cohete y una maqueta del módulo de aterrizaje lunar que quiere usar para transportar carga o personas a la Luna. También habló sobre un día en que se crearon estructuras orbitales gigantes que podrían albergar colonias autosuficientes y su sueño de que las personas vivan y trabajen entre las estrellas.

Si gran parte del discurso de Bezos, el presidente ejecutivo de Amazon y el fundador de Blue Origin, sonaba como ciencia ficción, eso es porque lo es. Al menos por el momento.

Pero sí ofreció información sobre los planes de aterrizaje lunar de Blue Origin, que podrían transportar suministros a la Luna en unos pocos años y, finalmente, devolver a las personas a su superficie por primera vez en casi medio siglo. Su primera misión está programada para 2024.

“Las cosas grandes comienzan pequeñas”, dijo Bezos a un grupo de reporteros y gente de la industria espacial en un evento en Washington D.C. este jueves. “Es hora de volver a la Luna, esta vez para quedarse”.

En su mente, el desarrollo de un nuevo módulo de aterrizaje lunar, o Blue Moon, como se llama la nave, es la siguiente pieza de infraestructura necesaria para expandir la presencia humana en el cosmos. Podría ayudar a abrir la puerta a “miles de empresarios” para crear nuevos negocios espaciales.

El proyecto Blue Moon de Bezos lleva ya muchos años en desarrollo. El evento del jueves fue una señal de que él y su compañía de cohetes, Blue Origin, van muy en serio con respecto a la Luna. Y tienen la intención de llegar pronto.

El evento también le dio a la gente un vistazo de un modelo a escala de Blue Moon, y fue el primer ¡hurra! público en años para una compañía espacial que normalmente evita el foco de atención.

Blue Origin, la NASA y la política espacial

Bezos ha estado financiando a Blue Origin de su propio bolsillo vendiendo acciones de Amazon por un valor aproximado de 1.000 millones de dólares cada año. Y podría conseguir un nuevo respaldo de la NASA.

El anuncio de Blue Origin se produce pocas semanas después de que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dijera que el país volvería a poner las botas en la luna dentro de cinco años “por cualquier medio que sea necesario”. El discurso de Pence se encontró con una sospecha sobre cómo una misión de este tipo podría financiarse o ejecutarse de manera segura en un plazo tan breve. Todavía no está claro cómo se financiarán esos objetivos.

Jeff Bezos al frente de un prototipo de Blue Origin para aterrizaje lunar llamado Blue Moon.

Pero la declaración de Pence fue música para los oídos de compañías privadas que están interesadas en viajar por el espacio profundo y crear una economía espacial vibrante. Podría haber lucrativos contratos gubernamentales involucrados.

El mundo del vuelo espacial se ha desplazado cada vez más del dominio de los gobiernos al sector privado. El Ejército de Estados Unidos ha estado gastando grandes sumas de dinero en el cortejo de tecnologías espaciales comerciales. Y la NASA ha recurrido a empresas como SpaceX y Boeing para que se encarguen de las tareas en la Estación Espacial Internacional.

La NASA dijo el mes pasado que está buscando apoyar el desarrollo “rápido” de la tecnología que puede poner a los humanos de nuevo en la superficie lunar. Y tenía sentido que Blue Origin apareciera cerca del Capitolio para reafirmar sus ambiciones lunares.

¿Por qué a Bezos le importa el espacio?

Bezos ha estado ocupado reinventando el comercio minorista con Amazon y acumulando la mayor fortuna del mundo. Pero dice que el espacio es su pasión, y fundó Blue Origin hace dos décadas para comenzar a desarrollar las tecnologías que podrían apoyar el sueño a largo plazo de colonizar el cosmos.

Blue Origin construyó un nuevo motor de cohete para aterrizar en la Luna. El Dubbed BE-7 está diseñado para realizar todas las maniobras complicadas que requiere aterrizar de forma segura en la superficie de la Luna.

Blue Origin comenzó con un vehículo de turismo espacial suborbital, el New Shepard, que podría comenzar a volar clientes este año. Y podría lanzar un vehículo mucho más grande e innovador llamado New Glenn por primera vez en 2021.

El competidor de Bezos es la celebridad tecnológica Elon Musk, quien fundó SpaceX en 2002. La firma de Musk está mucho más desarrollada, ya ha estado lanzando satélites para orbitar durante años, y ha discutido durante mucho tiempo los planes para poner humanos en Marte por primera vez en la historia.

Musk y Bezos han estado en discusiones públicas sobre el espacio en el pasado. Y Musk respondió al anuncio de Blue Moon de Bezos con un tuit lascivo burlándose del nombre del módulo de aterrizaje lunar.

“Si nos movemos hacia el universo, por todos los propósitos prácticos, tendremos recursos ilimitados”. – Jeff Bezos 

Dejando a un lado las travesuras billonarias: cuando se trata del riesgo y el gasto de enviar personas a tierras extraterrestres, una pregunta clave es siempre: “¿Por qué?”.

Los investigadores planetarios han sabido por mucho tiempo que nuestra Luna y los planetas cercanos ofrecerían vidas difíciles para los humanos. El aire no es respirable, y llevaría mucho tiempo desarrollar tecnologías que pudieran replicar la vida fácil que tenemos aquí. Musk y Bezos tienen sus propias razones para querer ir de todos modos.

Bezos lo reiteró el jueves.

“La Tierra es el mejor planeta”, dijo mientras reconocía brevemente temas más inmediatos como el calentamiento global, la pobreza y la contaminación.

Pero, dijo Bezos, si la población de la Tierra y el consumo de energía siguen creciendo como lo ha hecho, llegaremos a un punto en el que todos los rincones del planeta tendrían que estar cubiertos por paneles solares para brindar a las personas la calidad de vida que tiene el mundo desarrollado.

“Nos quedaremos sin energía en la Tierra”, dijo. “Esto es solo aritmético, va a suceder… si nos movemos hacia el universo, por todos los propósitos prácticos, tendremos recursos ilimitados”.