CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turismo

Estos son los mitos sobre escalar el Everest: de la mística a la verdad

Por Doug Criss

(CNN) — Desde que Edmund Hillary y Tenzing Norgay se convirtieron en los primeros escaladores en la cima del Monte Everest en 1953, los aventureros de todo el mundo han tratado de seguir sus pasos.

Parece que un número récord de escaladores están intentando hacerlo este año. Eso llevó a los atascos de tráfico en la cumbre, con cientos de personas esperando en fila para llegar a la cima del Everest.

Hasta ahora, al menos 11 personas han muerto durante la temporada de escalada de esta primavera. El año pasado, cinco escaladores murieron, mientras que seis murieron tanto en 2017 como en 2016.

La gente todavía se siente atraída por intentar escalar la montaña. Sin embargo, la mística de Everest, si bien es un gran atractivo para los escaladores, se basa en una serie de mitos.

MITO: Es la montaña más alta del mundo

Sí, a todos nos han enseñado que el Monte Everest, con una altura de 8.850 metros, es el más alto sobre el nivel del mar. Pero en realidad, la montaña más alta del mundo está a medio mundo de distancia, en medio del Océano Pacífico. Ahí es donde encontrarás a Mauna Kea, en la isla de Hawai. Mauna Kea, un volcán inactivo, se eleva a 4.205 metros sobre el nivel del mar, pero si lo mides desde el fondo del océano hasta su cima, su altura total es de casi 10.210 metros.

Y el Everest ni siquiera es el punto más alto sobre el centro de la Tierra. Ese honor pertenece al monte Chimborazo en Ecuador. La cima del Chimborazo está a 3.220 metros sobre el nivel del mar, pero debido a que el planeta es un poco más grueso en el ecuador (gracias a la fuerza centrífuga causada por la rotación constante de la Tierra), el pico del Chimborazo está a más de 2.072 metros más lejos del centro de la Tierra que la cumbre del Everest.

MIRA: Everest: El crecimiento de la comercialización de expediciones a la montaña

MITO: Solo unos pocos elegidos pueden escalar

Subir al Everest no es caminar en el parque. Las temperaturas heladas, los vientos feroces y el oxígeno limitado lo convierten en una escalada peligrosa. Más de 200 personas han muerto en la montaña desde 1922, cuando se registraron las muertes de los primeros escaladores en el Everest. La tasa de éxito de los escaladores del Monte Everest es solo del 29%.

A pesar de todo eso, cientos de personas obtienen permiso para escalar el Everest cada año. Los aspirantes a escaladores deben obtener un permiso, que cuesta alrededor de 11.000 dólares. Para la temporada de escalada de primavera de este año, la junta de turismo de Nepal ha emitido 381 permisos hasta el momento.

Hubo aproximadamente 11.000 intentos de llegar a la cumbre entre 1922 y 2006, informa el sitio web Adventurestats.com. Y el rango de edad de los escaladores es más amplio de lo que cabría esperar. La persona de mayor edad que alcanzó exitosamente el pico de Everest fue Yuichiro Miura de Japón, de 80 años, en 2013. ¿La más joven? Un adolescente estadounidense de 13 años llamado Jordan Romero, quien conquistó el Everest acompañado por su padre y su madrastra, en 2010.

LEE: Montañista advirtió de hacinamiento del Everest antes de morir tras alcanzar la cumbre

MITO: Debes soportar años de preparación

No es verdad. El gobierno nepalí no pide un cierto número de horas de entrenamiento que los escaladores deben completar antes de intentar alcanzar la cima del Everest.

Varias de las agencias de trekking en Nepal que ayudan a facilitar el ascenso de los aventureros cobran miles de dólares por entrenamiento para preparar a los escaladores. El tipo de entrenamiento ofrecido por las diferentes agencias de trekking varía.

E incluso antes de ir a Nepal, se anima a las personas que quieren escalar el Everest a comprometerse a un programa de ejercicios intensificado varios meses antes de su escalada para tratar de lograr una condición física óptima.

Uno de los primeros pasos para cualquiera que esté considerando una caminata al Everest debe ser consultar con un médico para evaluar su salud física. También es una forma de descubrir las condiciones preexistentes que podrían ser amplificadas por la gran altitud, dijo Jon Kedrowski, un geógrafo y escalador que subió el Monte Everest en 2012, a CNN en 2016.

Si Kedrowski está liderando una expedición máxima, evalúa a sus clientes y diseña programas de capacitación para ayudarles a prepararse para el viaje. Cuando la altitud es una consideración, el cardio es el énfasis, en lugar de la fuerza, dijo.

MIRA: Monte Everest: “Se está perdiendo el sentido de la montaña”

MITO: Es una manera de ser uno con la naturaleza

Eso puede haber sido el caso antes. Pero el enorme aumento de visitantes en las últimas décadas ha tenido un impacto severo en el entorno sensible de la montaña, dice la Asociación de Escaladores del Everest. Un esfuerzo de limpieza el mes pasado recolectó más de 3.000 kilos de basura en las primeras dos semanas: latas vacías, botellas, plástico y equipo de escalada desechado.

Ashley Strickland y Rob Picheta de CNN contribuyeron a este informe.