CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turismo

¿Cómo la “fantasía de Instagram” está detrás del atasco en el Everest?

Por Jill Filipovic

Nota del editor: Jill Filipovic es periodista residente en Washington y autora del libro “The H-Spot: The Feminist Pursuit of Happiness”. Síguela en Twitter. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente suyas. Ver más artículos de opinión en CNN.

(CNN) — La foto lo dice todo: una cola de lo que parecen más de 100 escaladores amontonados que bordean la cresta superior del Monte Everest, como un corte de pelo tipo “mohawk”, cada uno esperando su turno para llegar a la cima. Es un área conocida como la “zona de la muerte”, porque no hay suficiente oxígeno en la atmósfera para respirar por más de unos pocos minutos. Los escaladores traen suministros adicionales, pero las largas filas, según muchos, han contribuido a un récord de 11 muertes este año en el Everest.

Los escaladores veteranos señalan una variedad de culpables por el atasco y el aumento en el número de muertos: escaladores novatos impulsados por operadores comerciales inexpertos, y un gobierno nepalí con escasez de efectivo que permite que demasiadas personas entren a la montaña.

MIRA: Estos son los mitos sobre escalar el Everest: de la mística a la verdad

Los escaladores esperan alcanzar la cima del Everest en una larga fila, en esta imagen tomada el 22 de mayo de 2019.

No es difícil ver cómo los incentivos para emprender este desafío mortal funcionan desde todos los extremos. En nuestra cultura saturada de redes sociales, lo que antes eran hazañas humanas exóticas realizadas en lugares lejanos, están más cerca de casa que nunca. Ves un antiguo compañero de clase en el Everest en Instagram y reaparece una fantasía de la infancia para escalar el monte gigante. Solo vives una vez, ¿no? Incluso si ahora eres un empleado de oficina con cincuenta y tantos años, es fácil concluir que estás lo suficientemente en forma, y además, hay compañías que te ayudarán y seguramente te dirían si no pudieras hacerlo.

Las compañías reputadas te lo darán directamente. Pero también hay una demanda para aquellos que dirán que sí a casi cualquier escalador que esté dispuesto a pagar, y por supuesto, como informaron BBC, Outside y otros, operadores menos calificados y menos experimentados han intervenido para llenar ese vacío.

LEE: Everest: el crecimiento de la comercialización de expediciones a la montaña

El viaje también es más barato de lo que solía ser y, a medida que más personas en el mundo obtienen ingresos en exceso para gastar, más personas pueden ir a lugares que antes estaban reservados para unos pocos privilegiados. Esto es algo bueno. Pero también significa que, para los destinos que son delicados o peligrosos, los guardias son más necesarios que nunca para mantener a las personas seguras y mantener los tesoros naturales de la Tierra.

Nepal, donde se encuentra el Everest, es uno de los países más pobres de Asia (y del mundo), y sus maravillas al aire libre son uno de sus mayores recursos. El turismo es la industria más grande de la nación y sigue creciendo. Por primera vez, según la Junta de Turismo de Nepal, la cantidad de visitantes a Nepal superó el millón de personas el año pasado, lo que representa casi 8% del PIB del país. Más de 500 de esos turistas hicieron cima en el Everest; muchos otros subieron a las otras montañas impresionantes de la nación, en lo que es, para muchos turistas, un viaje único en la vida. Para un país en desarrollo que todavía se está recuperando de un devastador terremoto de 2015, estos dólares turísticos son un salvavidas.

MIRA: Montañista advirtió de hacinamiento del Everest antes de morir tras alcanzar la cumbre

El Gobierno de Nepal quiere, comprensiblemente, permitir que la mayor cantidad de personas estén en la montaña de manera razonablemente seguras, cada escalador significa decenas de miles de dólares de turistas e ingresos gubernamentales muy necesarios. Y es difícil ser demasiado duro con los operadores menos experimentados cuando se reconoce el simple hecho de que los turistas están aportando millones de dólares a una nación empobrecida, y la gente simplemente responde a esa demanda.

Pero esto le está costando la vida a muchas personas, tanto de visitantes como de guías. Y eventualmente, también podría costarle a Nepal, si los escaladores experimentados deciden que el Everest no vale la pena por las multitudes y los riesgos que ellas acarrean, y los escaladores menos experimentados se ponen (con razón) nerviosos acerca de la calidad de los operadores en los que depositan sus vidas. Normas de seguridad más estrictas —menos personas con permisos para subir a la montaña, credenciales más estrictas para los operadores, un claro “no” a los escaladores que simplemente carecen de la experiencia o la aptitud para el ascenso— no solo salvarán vidas a corto plazo; podrían mantener al Everest como un destino sostenible y rentable a largo plazo.

La responsabilidad también recae en los propios escaladores. Para mucha gente, escalar el Everest es un sueño. Pero no todos los sueños pueden y deben realizarse, especialmente si no solo arriesgas tu propia vida sino la de tus guías y compatriotas en la montaña. Después de todo, cada escalador cuenta con el apoyo de los sherpas, quienes, cuando algo sale mal, tienen que prestar ayuda de emergencia y arriesgar sus propias vidas arrastrando a una persona enferma, moribunda o muerta por una montaña traicionera. Si ni siquiera sabes cómo ponerte los crampones, ni tú ni yo deberíamos estar escalando el Everest.

LEE: Atasco de tráfico en el Everest crea condiciones letales para los alpinistas

Incluso los escaladores experimentados han perdido sus vidas en el Monte Everest. No hay una única entidad malvada a la que culpar aquí, incluso si hay una serie de actores menos que ideales, desde un gobierno en problemas hasta empresas con fines de lucro y turistas autoindulgentes que creen que su lista de deseos prevalece sobre la vida y la seguridad física de los que están a su alrededor.

Pero también hay una responsabilidad compartida con la humanidad que trabaja aquí. Ve a Nepal, es uno de los lugares más mágicos de la Tierra. Pero los viajes, y la vida, no deberían consistir en tachar los elementos de una lista.

El Everest es un sueño para muchas personas. Pero en lugar de organizar tu viaje de acuerdo con los posibles logros y gustos de Instagram, considera ir a un lugar desconocido y simplemente estar presente y ser receptivo allí.

No tienes que escalar una montaña para vivir un sueño si lo que aspiras es una vida llena de experiencia.