CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Canadá

Muchos expertos intentaron abrir una caja fuerte cerrada durante 40 años. Un turista descubrió la clave al primer intento

Por Gianluca Mezzofiore

(CNN) — A lo largo de los años, el pequeño Museo Vermilion Heritage de Alberta, Canadá, intentó todo lo que estaba a su alcance para desbloquear una vieja caja de seguridad escondida en su sótano.

El museo contrató a herreros, llamó al fabricante, contactó a exempleados y desafió a los asistentes a jugar con la caja fuerte, pero nadie tuvo éxito.

Hasta el mes pasado, cuando un visitante de Vermilion descifró el código en su primer intento, para asombro de todos los presentes.

Stephen Mills, de Fort McMurray, Alberta, estaba en un viaje de campamento familiar con su esposa, sus dos hijos y su suegro.

“Queríamos ver lo que la comunidad tiene para ofrecer”, dijo Mills. “El museo fue cerrado el día que estuvimos allí, pero logramos localizar a uno de los voluntarios, Tom Kibblewhite, quien lo abrió y nos mostró los alrededores”.

Después de hacer un recorrido por todo el edificio a la familia Mills, el voluntario procedió a mostrarles los objetos en el sótano, incluida la misteriosa caja fuerte.

Originalmente había pertenecido al hotel Brunswick de la ciudad, que abrió sus puertas a principios de 1900, dijo Kibblewhite. Cuando el hotel cerró, a fines de la década de 1970, la caja fuerte estaba cerrada con llave, y así permaneció.

“Era como una cápsula del tiempo, nadie tenía idea de lo que había allí”, dijo Mills.

Al igual que otros visitantes, a Mills se le ofreció la oportunidad de intentar abrirla.

Algunos contenidos de la caja fuerte datan de 1977.

Entonces puso su oído en la caja fuerte, “como se ve en las películas”, dijo, mientras sus dos hijos, de 4 y 6 años, estaban de pie junto a él.

“Miré el dial y vi que los números iban de 0 a 60. Así que pensé en mi cabeza 20-40-60. Hice una combinación particular que es tres a la derecha, dos a la izquierda y 1 a la derecha, probé el asa … ¡y se abrió!

“Fue una suposición al 100%”, dijo. “Me quedé completamente sorprendido. Retrocedí un poco y pensé: ‘¡Voy a comprar un boleto de lotería esta noche!'”.

El contenido de la caja fuerte resultó un poco decepcionante.

“Desafortunadamente no había lo que pensábamos que estaba allí”, dijo Mills. “Algunos papeles, cheques viejos, una libreta de camarera y un recibo del hotel, eso es todo”.

Todos los documentos se remontan a 1977 y 1978, dijo Mills.

No obstante, Mills dijo que todos estaban muy entusiasmados con el afortunado acierto. “Mis hijos siguieron gritando ‘¡hemos descubierto el código! ¡Hemos descubierto el código!'”, dijo.