CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

Los veranos calurosos causan socavones en el Ártico a medida que el permafrost se derrite rápidamente, dice estudio

Por Julia Hollingsworth

(CNN) — Socavones árticos están apareciendo a través de en el Archipiélago Ártico Canadiense mientras el permafrost —que es hielo que debe estar congelado todo el año— se derrite y colapsa debido al cambio climático, según un nuevo estudio publicado este lunes.

Los investigadores encontraron que las profundidades máximas de descongelación ya habían excedido lo que esperaban que ocurriera para 2090, según el informe publicado en la revista Geophysical Research Letters.

En un sitio, Mold Bay, el nivel de deshielo fue 240% más alto que las normas históricas.

En esta imagen aérea se ven lagos termokarst en Alaska, Estados Unidos, en junio de 2017.

Entre 2003 y 2016, los científicos descubrieron que había un promedio de entre 150% y 240% más de deshielo del permafrost en el Archipiélago Ártico Canadiense, en comparación con el período comprendido entre 1979 y 2000.

Los científicos culparon a una serie de veranos que dañaron el “permafrost muy frío”, señalando que había poca tierra o vegetación para amortiguar el permafrost de los cambios de temperatura.

Entre 2004 y 2015, los científicos observaron la presencia de termokarst en tres sitios a lo largo de un tramo de 700 kilómetros en el Archipiélago Ártico Canadiense. El termokarst es un término para un tipo de superficie terrestre que se produce cuando el hielo del permafrost se derrite, creando pequeños socavones y valles similares a socavones a medida que el suelo se asienta de manera desigual.

Un estudio en mayo descubrió que el permafrost se está derritiendo tan rápido en el Ártico que no solo está destruyendo el paisaje, sino que también está destruyendo equipos científicos y empeorando el cambio climático.

Cuando el permafrost se derrite, libera carbono y gases de efecto invernadero a la atmósfera. Debido a que el permafrost del Ártico ahora se está derritiendo más rápido que antes, podrían liberarse mayores cantidades de gases de efecto invernadero y carbono. Eso calentaría más rápidamente el planeta.