CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Andrés Manuel López Obrador suma y gana

Por David Bittan

Nota del editor: David Bittan Obadía, es abogado escritor, analista de temas políticos e internacionales, columnista del diario El Universal de Venezuela y colaborador de otros medios de comunicación. Ha participado en el Congreso Judío Mundial y es expresidente de la comunidad Judía de Venezuela.

(CNN Español) — La preocupación de muchos sobre López Obrador toma un descanso ante la posición asumida por él, en relación con la disputa con Trump. México opta por el diálogo y no por la confrontación. Hoy hay que decirle al presidente de México que tomó la mejor opción: mano abierta, lo cual significa “primero México”.

Esta crisis se veía venir; el problema en la frontera y el paso de miles de emigrantes centroamericanos por México, generan la tensión más importante de tiempos recientes entre ambos países, pues no se trata del muro: es el flujo de seres humanos que inunda la zona y genera un colapso. Según las autoridades estadounidenses, 460.000 migrantes han sido detenidos en lo que va de año. Los grandes ganadores: las mafias organizadas.

López Obrador, conociendo las dimensiones de su economía, escoge la mejor alternativa. Recordemos que México tiene una economía muy interesante, compleja y diversificada, que lo posiciona entre las primeras 13 economías del mundo, con una capacidad de exportación que superó en 2018 los US$ 451.000 millones; hasta 2017 tuvo un superávit entre importaciones y exportaciones. La capacidad de compra de México lo hace también un país con más atractivos.

El tema migratorio genera posiciones encontradas en ambos países y consecuencias que afectan a Centroamérica. No estamos en presencia de un capricho de Mr. Trump: esto era algo predecible. El 10 de junio Trump hubiera comenzado a aplicar aranceles a los productos que llegaran de México y ello no ocurrió gracias a las gestiones del gobierno mexicano.

Mientras el presidente de México siga de la mano de los empresarios y actuando como lo hizo en este caso, México no será una preocupación.

publicidad

Atacar internamente el tema migratorio en México tendrá un gran costo político, pero López Obrador pareciera estar dispuesto a este sacrificio.

Finalmente, el problema fronterizo no se resolverá jamás con muros y deportaciones. En lugar de declararle la guerra en la frontera a gente que solo tiene hambre, sale más barato generar condiciones de vida dignas en los países de origen, pues el emigrante prefiere su terruño.