CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

La Ciudad Perdida de Colombia es más antigua que Machu Picchu y casi nadie la visita

Por Emily Gillespie

Santa Marta, Colombia (CNN) – Escondida en lo profundo de la selva de la Sierra Nevada de Santa Marta en Colombia se encuentra Ciudad Perdida. Construida por los Tayrona hace más de 1.000 años, el sitio arqueológico solo se convirtió en una atracción después de que se descubrió en la década de 1970.

Llamada Teyuna por los Tayrona pero apodada Ciudad Perdida al redescubrirla, la antigua maravilla a menudo se compara con Machu Picchu, ya que ambos son sitios arqueológicos ubicados en laderas y metidos en las selvas tropicales de América del Sur.

Sin embargo, Teyuna es más de 600 años mayor y, a diferencia de su contraparte peruana, no hay trenes ni autobuses que permitan los viajes fáciles para llegar a sus ruinas. La única manera de presenciar su belleza de primera mano es a pie: una agotadora caminata de varios días.

Probando por mí misma

A pesar de sus desafíos, no pude negarme a la oportunidad de visitar Ciudad Perdida por mí misma.

El viaje comenzó en un pequeño pueblo llamado Mamey, a dos horas en automóvil desde la ciudad de Santa Marta, en la parte norte del país, a lo largo de la costa caribeña de Colombia.

Los visitantes de Ciudad Perdida deben estar acompañados por un guía autorizado, que se puede reservar fácilmente en línea a través de un puñado de compañías. Durante el almuerzo en Mamey, conocí a los otros 12 excursionistas de mi grupo y a nuestro guía Pedro.

09 things to do colombia - lost city trek

Ciudad Perdida es el Machu Picchu colombiano, pero más barata y con menos turistas.

El camino de tierra, que pasaba entre grandes bananos, palmeras y enredaderas colgantes, resultó ser un desafío desde el principio. Se recomienda que los excursionistas tengan buen estado físico general, ya que la caminata es difícil.

Además de las altas temperaturas y la humedad sofocante, la caminata de 47 kilómetros asciende y desciende cuatro pequeñas montañas, y como es un camino de ida y vuelta, tenemos que hacerlo todo dos veces.

Compartimos el sendero con mulas, que llevaban comida y otras necesidades a las diferentes cabañas donde dormiríamos en el camino.

El camino serpentea a lo largo del río Buritaca, lo que significa que hay algunos cruces de ríos pero también oportunidades regulares y muy bienvenidas para refrescarse.

MIRA: FOTOS | Caño Cristales: el espectacular “arcoíris líquido” de Colombia

Una perspectiva local

Después de la cena en nuestra primera noche, nos reunimos alrededor de la mesa y, mientras el sol se deslizaba desde el cielo, escuchamos a Pedro compartir la historia del área que él llama su hogar.

Durante su vida, explicó a través de un traductor de español, la región ha visto tres booms económicos. Los dos primeros estaban relacionados con sustancias ilegales: el cultivo de marihuana y luego la coca, la planta utilizada para producir cocaína.

(El té de hoja de coca es legal tanto en Bolivia como en Perú, aunque no en Colombia. Actualmente, existen algunos movimientos para legalizar la coca en el país).

Aunque la cosecha de estos cultivos proporcionó un medio para que las personas de la zona ganaran dinero, Pedro dijo que la industria también trajo consigo cárteles de guerra y grupos guerrilleros.

LEE: ¿Por qué Trump volvió a regañar a Duque? Las cifras de la coca en Colombia (y del consumo en EE.UU.)

Una solución a la violencia y los problemas con el gobierno llegaron cuando se descubrió Ciudad Perdida. Eso también preparó el escenario para la tercera ola: el turismo.

La tercera ola

Aun así, algunas personas expresan preocupación por viajar a Colombia.

En 2003, un grupo de turistas fue secuestrado mientras caminaban a Ciudad Perdida, algunos de los cuales fueron tomados como rehenes durante 100 días antes de ser devueltos ilesos.

Hoy, sin embargo, miembros del Ejército colombiano patrullan el camino.

Es una pieza de seguridad adicional que reduce la responsabilidad de las compañías de turismo y alivia las mentes de miles de visitantes, incluida yo.

 

The region is currently on UNESCO's tentative list for world heritage sites.

La región está en la lista tentativa de lugares de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Reunión con los vecinos

Los Wiwa son descendientes de los Tayrona que no han sido perturbados por siglos. Tienen una profunda conexión espiritual con la tierra que continúa hoy.

Vestidos totalmente de blanco, un color que los Wiwa reverencian como sagrado, los miembros de la tribu nos dieron un vistazo de sus vidas.

Nos mostraron cómo despojan la cera de las hojas de palma y usan la fibra para hacer mochilas cruzadas llamadas mochilas. Nos dejaron degustar la hoja de coca, que los Wiwas consideran una planta sagrada y mastican durante todo el día.

Nos mostraron sus poporos, un dispositivo hecho de una calabaza que contiene cal en polvo de conchas marinas, que cuando se mezcla con las hojas de coca crea un efecto estimulante leve.

En la comunidad Wiwa, un niño recibe su poporo como un rito de paso a la virilidad.

A la mañana siguiente, comenzamos a caminar en las horas previas al amanecer, pero las altas temperaturas y los calambres musculares ya se habían establecido en el momento en que llegamos al tramo final: 1.200 escalones de piedra construidos por los Tayrona.

Después de finalmente levantar mi cuerpo adolorido por el largo tramo de escaleras, mis ojos se posaron en la escena que había provocado el arduo viaje: Ciudad Perdida.

Historians believe that the area may have been abandoned at the time of Spanish conquest.

Los historiadores creen que la zona pudo haber sido abandonada en épocas de la conquista española.

La escarpada ladera de la montaña se abrió a una serie de terrazas de piedra excavadas en las crestas y laderas de la estrecha colina y situadas en el fondo del exuberante bosque.

Probablemente, tanto por el agotamiento como por el respeto, nuestro grupo permaneció en silencio mientras Pedro nos mostró el lugar donde vivían aproximadamente 2.000 Tayronas durante siglos hasta que lo abandonaron en algún momento entre 1580 y 1650, en la época de la colonización española.

LEE: López Obrador pide al rey de España que se disculpe por “agravios” durante la “llamada conquista”; el gobierno español lo rechaza

Aparte de las comunidades indígenas, las 169 terrazas construidas sobre 30 hectáreas permanecieron ocultas y fueron protegidas por su lejanía. Es decir, hasta 1972, cuando los saqueadores siguieron los escalones de piedra y quitaron el crecimiento excesivo para encontrar tesoros de oro, joyas y cerámica.

Después de años de pillaje, el gobierno colombiano tomó medidas para proteger el sitio arqueológico y ayudó a reconstruir la antigua ciudad.

Sentada en una de las terrazas más altas, miré hacia abajo y me maravillé del hermoso paisaje. Estábamos entre solo un puñado de otros grupos que visitaban, lo que parecía nada en comparación con otras atracciones turísticas que atraen a miles de personas a la vez.

Se sentía como si fuésemos algunos de los pocos raros que pudieron explorar esta antigua obra maestra.

MIRA: Conoce la misteriosa ciudad perdida de Honduras

Después de absorber el paisaje y reflexionar sobre la historia única, comenzamos el largo viaje de regreso.

Aunque el viaje de regreso incluyó superar el obstáculo mental de haber logrado nuestro objetivo, la experiencia sigue siendo una que volvería a hacer. Ciudad Perdida es un lugar que requiere mucho más tiempo y energía para llegar a, por ejemplo, la Torre Eiffel o la Cumbre Victoria. Sin embargo, el desafío fue lo que hizo que el viaje fuera más gratificante. Los paisajes ganados son siempre mejores.

Acerca del autor

Emily Gillespie

Emily Gillespie es periodista independiente y reside en Portland, Oregon; puedes encontrar más de su trabajo en http://www.emilygillespie.com.