CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Arqueología

Estatua de Tutankamón se vende por casi US$ 6 millones, a pesar de protesta de Egipto

Por Amy Woodyatt, Jack Guy

(CNN) — Una estatua egipcia que se parece al faraón Tutankamón se vendió por 4,7 millones de libras (5,97 millones de dólares) en una subasta en Londres, a pesar de las protestas de El Cairo de que la reliquia pudo haber sido robada.

Tutankamón

MIRA: La tumba de Tutankamón se conserva para las generaciones futuras

La estatua de 27,9 cm con características que recuerdan al faraón Tutankamón fue vendida por Christie’s, dijo la casa de subastas este jueves. La identidad del comprador no fue revelada.

La venta del artefacto ha sido muy controvertida, porque las autoridades egipcias exigieron la cancelación de la subasta y la repatriación de la estatua.

Tutankamón

Christie’s defendió la subasta.

En junio, el Ministerio de Antigüedades de Egipto apeló a Christie’s y a la UNESCO para que detuvieran la venta, y pidió ver documentos que prueben la procedencia del artículo, según una declaración del ministerio.

LEE: Un museo de más de 1.000 millones de dólares para la colección completa de Tutankamón

Funcionarios de la embajada de Egipto en Londres pidieron a la Oficina de Relaciones Exteriores de Reino Unido que devolviera la estatua.

“Una vez más, no seremos negligentes ni permitiremos que nadie venda ningún artefacto egipcio en absoluto”, se lee en un comunicado del Ministerio de Antigüedades de Egipto publicado en junio.

Este miércoles, la embajada dijo en un comunicado que “lamenta” la decisión de seguir adelante con la subasta.

Según Christie’s, la estatua es “una representación notable del joven rey” Tutankamón.

LEE: El último enigma resuelto de la tumba de Tutankamón

Después de convertirse en faraón a la edad de 9 años, Tutankamón reinó hasta su muerte a los 19 años, desde alrededor del año 1333 a. C. hasta alrededor de 1323 a. C. Su tumba, en el Valle de los Reyes a través del río Nilo desde Luxor, es famosa por haber sido descubierta relativamente intacta, y contiene miles de impresionantes reliquias y artefactos.

Christie’s dijo que la estatua “no es, ni ha sido, el tema de una investigación”, y agregó que las autoridades egipcias no habían expresado previamente su preocupación por el objeto, a pesar de ser bien conocido y exhibido públicamente.

La casa de subastas británica se pronunció para calmar las preocupaciones sobre la propiedad de la estatua, insistiendo en que “si bien los objetos antiguos, por su naturaleza, no pueden rastrearse durante milenios, Christie’s ha llevado a cabo una extensa diligencia debida que verifica la procedencia y el título legal de este objeto”.

MIRA: Daga de Tutankamón era del espacio exterior

“Christie’s no querría y no venderá ninguna obra donde no haya un título claro de propiedad y una comprensión profunda de la procedencia moderna”, agregó en un comunicado a CNN.

En un comunicado de prensa sobre la subasta, Christie’s dijo que la estatua fue adquirida al concesionario Heinz Herzer en 1985, y que anteriormente era propiedad de Joseph Messina y Prinz Wilhelm von Thurn und Taxis.

“Este es un día negro para la arqueología, porque Tutankamón es el rey de los reyes”, dijo Zahi Hawass, ex ministro de Estado de Asuntos de Antigüedades de Egipto. “El mundo entero tiene que estar enojado, porque aquí no hay ética”.

Hawass le dijo a CNN que creía que la pieza había salido de Egipto “ilegalmente”.

LEE: Ocho empleados irán a juicio por romper la barba del faraón Tutankamón

“Esta pieza tiene que estar en un museo, no en la habitación oscura de un hombre rico“, agregó.

La controversia es el último intento en la lucha en curso de Egipto para evitar la venta de artefactos robados y devolverlos al país.

En enero, una sección de una tableta que fue robada del Museo al aire libre de Karnak en Luxor en 1988 se recuperó con éxito y se devolvió a Egipto después de haber sido subastada en Londres. El Ministerio de Antigüedades había estado monitoreando las casas de subastas internacionales para el artefacto.

Sarah El Sirgany, Nada Altaher, Nada Bashir, Stephanie Bailey y Claudia Rebaza, de CNN, contribuyeron a este informe.