CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Clima

Lo que sabemos sobre la tormenta tropical Barry y qué debes esperar

Por Dakin Andone, Brandon Miller

(CNN) — Barry tocó tierra en Louisiana, cerca de Intracoastal City, y se debilitó a una tormenta tropical con vientos de 112 km/h, según el Centro Nacional de Huracanes.

MIRA: El recuerdo de Katrina enciende las alarmas en Nueva Orleans ante la llegada de Barry

Barry era un huracán cuando tocó tierra, pero se debilitó de inmediato a una tormenta tropical. La tormenta continuará avanzando hacia el interior, moviéndose actualmente hacia el noroeste a una velocidad de desplazamiento de 9 km/h.

Esto es lo que debes saber:

¿Cuán fuerte es la tormenta y dónde está?

Barry se movía este viernes al mediodía en el Golfo de México, con vientos máximos sostenidos de 104 kilómetros por hora, según el aviso del Centro Nacional de Huracanes a las 11 am, hora del este.

La tormenta en ese momento estaba a unos 160 kilómetros al suroeste de la desembocadura del río Mississippi y cerca de 185 kilómetros al sureste de Morgan City, Louisiana.

MIRA: Nueva Orleans se enfrenta a un problema nunca antes visto con la tormenta tropical Barry

¿Cuándo y dónde tocará tierra Barry?

Después de que el viento y la lluvia se acumulen el viernes por la tarde y la noche en el sur de Louisiana, se esperaba que tocara tierra entre la tarde del sábado y el mediodía, en algún lugar a lo largo de la costa central del estado.

Las peores condiciones para el sur de Louisiana y Nueva Orleans comenzarán este sábado y durarán hasta el domingo.

Luego, Barry se trasladará tierra adentro al valle del Bajo Mississippi, cuando debería comenzar a debilitarse, dijo el centro de huracanes.

Según la advertencia de las 8 pm del Centro Nacional de Huracanes, la tormenta tropical Barry continúa teniendo vientos sostenidos de 65 mph (104 km/h). No hay cambios con respecto a los pocos pronósticos previos, ya que se prevé que la tormenta siga siendo un huracán mínimo (74+ mph – 119+km/h) para cuando llegue a tierra en Louisiana el sábado por la mañana.

Los impactos no serán significativamente diferentes, independientemente de si la tormenta se convierte en un huracán. De cualquier manera, la tormenta presenta una amenaza de inundación significativa con 0,9 – 1,8 metros de marejada ciclónica a lo largo de la costa y 25-50 cm de lluvia durante el fin de semana.

¿Cuáles son los riesgos?

Si bien el viento es una gran amenaza en las tormentas tropicales, los peligros aquí se presentan por las fuertes lluvias, las marejadas y las inundaciones, las autoridades han enfatizado. Y las peores condiciones se podían sentir lejos del centro de la tormenta.

Cuando se trata de lluvia, uno de los factores más importantes será la velocidad de avance de la tormenta.

Se arrastraba a 8 kilómetros por hora alrededor del mediodía del viernes. Y cuanto más lento se mueve, más tiempo tiene para descargar la lluvia en los mismos lugares. La velocidad de avance podría significar la diferencia entre 12,7 centímetros de lluvia y 50,8 centímetros.

También es importante estar atento a las bandas de tormentas eléctricas. El peor clima durante los huracanes generalmente se encuentra más cerca del ojo de la tormenta, pero ese no es necesariamente el caso de las tormentas tropicales que aún se están formando, como Barry.

En tormentas como esta, las peores condiciones (la lluvia más fuerte y los vientos más fuertes) se encuentran en los grupos más fuertes de tormentas eléctricas, que podrían aparecer a cien kilómetros del centro de la tormenta.

La marejada ciclónica también será una preocupación, ya que se acumulará entre la noche del viernes hasta el mediodía del sábado y luego disminuirá después de tocar tierra. La marejada, que podría sentirse en cualquier lugar cerca y al este de donde la tormenta tocó tierra, se maximizará durante la marea alta del sábado por la mañana. Las áreas fuera de los sistemas de diques públicos están en mayor riesgo.