CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Estados Unidos denuncia acercamiento agresivo de avión venezolano

Por Alejandra Morales

(CNN) — El Comando Sur de Estados Unidos informó que un avión venezolano siguió “agresivamente” el viernes 19 de Julio a un avión estadounidense EP-3 a una distancia considerada “no segura” y como consecuencia puso en peligro a la tripulación.

A través de un tuit, el Comando Sur del ejército de EE.UU., responsable de América Latina, dijo este sábado que el EP-3 estaba realizando una misión multinacional “reconocida y aprobada en el espacio aéreo internacional.”

El Comando Sur agregó que esto demuestra el irresponsable apoyo militar de Rusia al “régimen ilegítimo” de Nicolás Maduro.  Y también que esto es señal de “la imprudencia y el comportamiento irresponsable de Maduro”, perjudicando “la ley internacional y los esfuerzos para contrarrestar el tráfico ilícito”.

En tanto, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana dijo este domingo que “rechazan firmemente este tipo de provocaciones por parte de los Estados Unidos”.

El viernes 19 de Julio, el Comando de Defensa Aeroespacial Integral (CODAI) de Venezuela informó a través que Twitter que ese día interceptó una aeronave estadounidense, agregando que esto viola los tratados aéreos internacionales y representa una provocación al país sudamericano.

De acuerdo con Vladimir Padrino Lopez, ministro de Defensa de Venezuela, la aeronave ingresó “sin reporte de frecuencia aeronáutica, incumpliendo las normas de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), constituyendo un riesgo aeronáutico para otras aeronaves”.

Esta no es la primera vez que ambos países se acusan de violar leyes aeronáuticas. En Noviembre del 2015, Padrino López denunció que el espacio aéreo de su país fue violado por un avión Dash-8, de la Guardia Costera de Estados Unidos. En ese entonces, Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, calificó el incidente de una provocación militar de Estados Unidos y advirtió que llevaría el caso a instancias internacionales.