CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tiroteos

Sacudidos por el tiroteo en El Paso, los latinos en EE.UU. temen ser el próximo objetivo

Por Nicole Chávez, Catherine E. Shoichet

El Paso, Texas (CNN) — Kilómetros más allá de los muros de Walmart y días después de que el atacante apretó el gatillo, la masacre que acabó con 22 vidas aquí ha sacudido a las comunidades que ya estaban al límite.

MIRA: Creían que era un tiroteo: estruendo de motocicletas causa pánico en Times Square

Para los latinos e inmigrantes en todo Estados Unidos, muchos de los cuales ya viven con miedo, el tiroteo fue una escalada devastadora. Esta vez, no fue un video viral de alguien gritando a las personas por hablar español o un tuit racista diciéndole a las congresistas que “regresen” a su lugar de origen.

Era algo mucho más aterrador: una emboscada, realizada por un pistolero que no ocultaba su odio hacia los latinos.

“Todos lo sentimos. Todos estamos conmocionados al respecto”, dijo Vicki Gaubeca, quien vive en Tucson, Arizona, y es la directora ejecutiva de la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur. “La retórica está permitiendo a los racistas y supremacistas blancos y a las personas que odian a los demás. Los ha envalentonado a actuar de manera extraordinariamente violenta e hiriente para nuestras comunidades”.

En las calles de El Paso y en todo Estados Unidos, muchas personas que hablaron con CNN esta semana dijeron que estaban impactadas pero no sorprendidas de saber que el pistolero había criticado a los latinos e inmigrantes en una política racista que incluye algunas frases que el presidente Trump ha pronunciado en el pasado.

Carlos Teran, de 16 años (izquierda), abraza a su compañero de equipo Humberto Aguilar, también de 16 años, después de asistir a una vigilia para Javier Rodriguez, de 15 años, una de las víctimas del tiroteo en El Paso.

MIRA: Un dolor inmenso, el sentir del familiar de uno de los mexicanos que murieron en El Paso

En un discurso nacional días después del tiroteo, Trump pidió a la nación que condene el racismo y el supremacismo blanco. Pero no llegó a reconocer su propia retórica divisiva y racista.

“Dijo las palabras correctas, pero su corazón claramente no estaba en eso. No se desvió una palabra de lo que estaba en el teleprompter”, dijo Jorge Chepote, un ejecutivo de negocios de 49 años en St. Louis. “Usted juzga a las personas por sus acciones. Hasta ahora, sus acciones solo han contribuido a esto”.

Es importante recordar, dijo María Asunción Bilbao, que hace solo unos meses en un mitin en Florida, Trump describió lo que dijo que era una “invasión” de personas que cruzaban la frontera y se rió cuando un miembro de la audiencia gritó “dispararles”.

“Él está alentando esto. Está sembrando las semillas del odio aquí”, dijo Asunción Bilbao, un organizador comunitario de United We Dream en Florida.

“Esto es serio”, dijo. “Algo como esto podría volver a ocurrir”.

Un padre teme por la seguridad de sus hijos

Incluso antes de que surgieran detalles sobre el manifiesto del agresor, Chepote sabía que algo que temía había sucedido.

Hace unas semanas, le dijo a CNN que temía que algún día hubiera un tiroteo dirigido a inmigrantes.

“Ahora que ha sucedido, se vuelve más real”, dijo el martes. “No es que vamos a cambiar la forma en que vivimos nuestras vidas, porque eso sería ceder ante el miedo, pero ciertamente es algo de lo que debemos ser más cuidadosos”.

MIRA: 8chan: Se han publicado al menos tres manifiestos ligados a una masacre en los últimos seis meses

Chepote, un ciudadano estadounidense naturalizado, dijo que tiene miedo por la seguridad de sus hijos, pero aún más miedo por la dirección en que se dirige su país. Él espera ver más medidas de seguridad ahora en eventos en la comunidad latina y, lo que es más importante, espera que el tiroteo sea una llamada de atención.

“Solo espero que no lo olvidemos”, dijo. “Si la gente ve que no pasa nada, (la violencia) continuará sucediendo … A veces estás en el medio de la historia y no te das cuenta, esto es grande. Y no podemos dejar que se vuelva normal. Y se está volviendo normal. Esa es para mí la principal preocupación”.

En Wisconsin, Christine Neumann-Ortiz dijo que el tiroteo en El Paso inmediatamente le hizo pensar en lo que ha visto desarrollarse en su propia comunidad, desde crímenes de odio contra inmigrantes hasta maestros de entornos inmigrantes que enfrentan el acoso escolar en las escuelas.

“No hay duda de que las personas reconocen que están siendo atacadas, que muchas protecciones que tenían en el pasado han sido arrancadas”, dijo Neumann-Ortiz, director ejecutivo de Voces de la Frontera, una organización de defensa de inmigrantes. “Hay más miedo”.

Pero eso, dijo, también está impulsando a más personas a organizarse y luchar por sus derechos.

“La candidatura y la presidencia de Trump … realmente han intensificado los ataques en general a todos a la vez. Y ha unido a la gente, sin duda, y ha despertado a personas que no habían estado activas en el activismo”, dijo. “Creo que cuantos más derechos hemos perdido … más claras están las cosas”.

Las personas en El Paso están cuidando sus espaldas

En El Paso, una ciudad donde más del 80% de la población es latina, la devastación que dejó el tiroteo es palpable días después. Incluso las personas que no conocen a las víctimas le dijeron a CNN que están luchando para avanzar después del ataque.

MIRA: Una niña de 5 años que perdió a sus padres en la masacre de El Paso pregunta si ahora le dispararán a ella

“Siempre me sentí seguro. Y esto siempre fue un lugar donde siempre podía sentirme seguro de que no sucedería aquí”, dijo Adriano Pérez, de 26 años, a CNN el lunes por la noche en una vigilia por las víctimas. “Descubrir que este fue un acto de terrorismo doméstico enraizado en el supremacismo blanco… fue el momento decisivo real, donde fue peor. Porque ahora, vino aquí intencionalmente por las mismas razones por las que amo esto. ciudad. … Vino aquí para atacar a nuestra hermosa comunidad de inmigrantes, donde nos cuidamos unos a otros”.

Carmela Morales, de 59 años, dijo que ha estado evitando las compras de comestibles desde el tiroteo. Pero el martes su necesidad por el agua embotellada, el jamón y los huevos la obligaron a ir a otro Walmart en la ciudad.

Community members attend a vigil for sophomore Javier Rodriguez, 15, at Horizon High School in Horizon, Texas, Monday, Aug. 5, 2019. Rodriguez was among the 22 killed in the shooting at a Walmart on Aug. 3 in El Paso.

Ella entró en pánico en el estacionamiento cuando vio a un hombre rubio que parecía estar mirando las placas. Temía que él pudiera ser otro atacante, poniendo a latinos en su mira.

“Ahora están afuera, cazándonos”, pensó para sí misma, mirando al hombre con cautela mientras entraba a la tienda.

El hombre resultó ser solo otro comprador, pero aun así ella se apresuró a comprar los comestibles. Morales notó algunas ofertas de regreso a la escuela, pero ni siquiera se demoró en los estantes de venta.

“Simplemente no me sentía segura”, dice ella. “Obtuve mis huevos, obtuve mi agua y solo quería salir de allí “.

Es una nueva normalidad, dijo Morales, que no espera mejorar. “Lo más triste no es lo que está sucediendo ahora. Es lo que les va a pasarle a los hijos de nuestros hijos”, dijo. “Esto solo empeorará para nuestro país y aún más para nuestra gente”.

“Las personas que fueron atacadas eran personas que se parecen a mí “, dijo Ivan Flores, de 27 años, un corredor de seguros en El Paso: “Tengo un niño de seis meses en casa … No sé por lo que pasaría mi familia si me perdieran a mí y a su madre como si nada. Tres niños perdieron a sus padres aquí “.

MIRA: ¿Cómo puedes ayudar a las víctimas de los tiroteos en El Paso y Dayton?

Otra residente, Claudia Portillo, sabe cómo el miedo puede apoderarse de su vida. Huyó de Ciudad Juárez hace más de dos décadas, después de que mataron a su esposo, para comenzar una nueva vida con sus hijos al otro lado de la frontera. Ella dice que El Paso abrazó a su familia.

Pero ahora, la ciudad que los protegió se siente diferente. Tienen más dudas de salir y están buscando formas de protegerse.

“Estoy reviviendo esos recuerdos de la vida en Juárez en los años 90. Estoy mirando detrás mío todo el tiempo “, dijo Portillo, de 52 años. “Mis hijos son adultos, de 29 y 27 años. Tuvieron que enterrar a su padre hace 23 años y ahora, oh Dios mío, esto está aquí. No quiero que esté aquí “.

Nicole Chavez de CNN informó desde El Paso. Catherine E. Shoichet de CNN informó desde Washington. Eliott C. McLaughlin de CNN, Gianluca Mezzofiore y Maegan Vázquez contribuyeron a este informe.