CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Internet

#GreenShirtGuy: ¿de qué se reía exactamente el hombre de la camisa verde que troleó a seguidora de Trump?

Por AJ Willingham

(CNN) — El legendario columnista de humor y creador de bromas Dave Barry definió alguna vez el humor como “una medida del grado en que nos damos cuenta de que estamos atrapados en un mundo casi totalmente desprovisto de razón. La risa es cómo expresamos la ansiedad que sentimos por este conocimiento”.

Esta definición se puede usar para explicar por qué un hombre cualquiera con una camisa verde no podía dejar de reírse cuando una mujer con un cartel hecho de cartón y una gorra MAGA (“Make America Great Again”, el eslogan de campaña de Donald Trump) interrumpió una reunión del Consejo de la Ciudad de Tucson, Arizona, gritando sobre el peligro de las ciudades santuario.

En general, toda la escena del martes por la noche tuvo un ambiente muy oscuro como de la serie “Parks and Recreation”. La reunión fue convocada para discutir una iniciativa sobre hacer de Tucson una ciudad santuario, pero se desvió cuando la mujer comenzó a gritar sobre cómo la idea de las ciudades santuario es inconstitucional. Hablando por encima de un coro de abucheos y cansados gritos de “cállese”, la mujer levantó un letrero que decía “Respeta nuestras leyes o te deportaremos”.

Sin embargo, fue un hombre con una camisa verde que reía a todo pulmón quien se robó el espectáculo.

El nombre del #GreenShirtGuy (el chico de la camisa verde, como se le llamó rápidamente en redes sociales) es Alex Kack, y le dijo a KVOA, afiliada de CNN, que había una razón simple y casi primitiva para su risa: las cosas son ridículas y aterradoras. En ese momento, ¿qué más ibas a hacer?

“La gente realmente se toma el tiempo para interrumpir una reunión del Consejo de la Ciudad para gritar cosas locas, ignorantes, racistas y llenas de odio de la manera más absurda que podrían hacerlo”, dijo.

Kack dijo que si bien podía haber estado riendo por fuera, por dentro fue más un grito existencial.

“Es un momento increíblemente oscuro, y hay mucha retórica de odio que está sucediendo en todo el país en este momento, pero en última instancia, la mayor parte de este país, independientemente de su afiliación política, entiende que las voces más fuertes en este momento son un poco ridículas. Y creo que la risa está resonando porque así es como se siente la gente”.

Así que ahí lo tienes. La risa, en su forma más básica, es realmente un grito de ayuda socialmente aceptable. LOL.