CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historias Humanas

El karma alcanzó a este ladrón de salsa de tomate. Ahora, Heinz lo está ayudando

Por Leah Asmelash, Jeanne Bonner

(CNN) — Este ladrón de salsa de tomate puede haberse salido con la suya con un crimen, pero el karma se ha impuesto.

Un ladrón le robó una botella de salsa de tomate al restaurante Perkins, en Nueva Jersey, pero la persona, tan atormentada por la culpa, fue a Walmart, compró dos botellas de salsa de tomate Heinz, y las dejó en una bolsa afuera del restaurante con una nota.

“Unas horas [después] lo hice, alguien chocó contra mi auto y desde entonces el karma, la suerte y la vida han sido una mier**”, escribió el ladrón en la nota, que se dio a conocer este miércoles por la noche. “Espero que devolver dos botellas nuevas me restituya algo y pueda dejar de cargar con esta culpa”.

El gerente del restaurante encontró la bolsa mientras cerraba el local y se la mostró a la dueña de la franquicia, Maria DiLeo, a la mañana siguiente.

“Realmente me sentí mal”, dijo DiLeo a CNN, refiriéndose al ladrón sin nombre con el pronombre “Ella”. “Ella tiene que tener 17, 18, 19. Realmente me sentí mal”.

DiLeo tomó una foto y la publicó en la página pública de Facebook de su ciudad “solo para decir: ‘Estás perdonado'”.

Pero aparentemente al ladrón todavía le quedaba algo de buen karma. La historia de DiLeo llamó la atención de los funcionarios de la fábrica de salsas Heinz que, además de otorgarle al ladrón “buen karma de ketchup”, se ofreció a ayudar a pagar algunos de los daños del automóvil.

El ladrón se comunicó en privado y ahora solo podemos asumir que el buen karma ha sido restaurado.

DiLeo, por su parte, dijo que nunca se habría dado cuenta de la botella que faltaba.

“Creo en el karma”, dijo. “Pero no por una botella de ketchup”, agregó.