CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turismo

Venecia multa al arquitecto Santiago Calatrava con 86.000 dólares por un puente no apto para turistas

Por Lilit Marcus

(CNN) — Venecia ha pasado los últimos años tratando de frenar el sobreturismo que la ha plagado.

Pero ahora la famosa ciudad de canales de Italia ha tomado medidas contra un puente que no es capaz de manejar a los turistas que ya tienen.

El arquitecto español Santiago Calatrava fue multado con 78.000 euros (unos 86.000 dólares) por lo que la ciudad consideró defectos de diseño en el Puente de la Constitución que se extiende sobre el Gran Canal.

La decisión fue dictada el 9 de agosto de 2019 por un tribunal italiano.

El veredicto dice que el arquitecto fue “negligente” en su proceso de construcción y citó el hecho de que Calatrava ha diseñado otros puentes, incluso en Dallas, Texas y Calgary, Alberta, como prueba de que debería haber tenido suficiente información para trabajar para construir una estructura acorde.

El Ponte della Costituzione de 91 metros de largo, que se inauguró en 2008 con gran fanfarria, fue nombrado en honor del 60 aniversario de la Constitución italiana.

La demanda de la ciudad afirmó que el puente, que tiene un esqueleto de acero y lados de vidrio, no estaba equipado para manejar a los numerosos visitantes de Venecia, o su equipaje. Varios de los escalones de vidrio ya han tenido que ser reemplazados.

Esta no es la primera vez que Calatrava tiene problemas con sus proyectos.

Un rascacielos planeado, llamado el “Chicago Spire”, fue cancelado en 2015. Un representante de la oficina de Calatrava le dijo a CNN que el proyecto fue cancelado “debido a la crisis financiera global”.

La controversia con el Puente de la Constitución es solo el último problema que Venecia ha enfrentado con respecto a los efectos en tiempo real del sobreturismo.

Venecia ha impuesto controles estrictos a los viajeros, incluida una tarifa de 11 dólares para los excursionistas que no pasan la noche en la ciudad y prohíbe las maletas con ruedas.

El alcalde Luigi Brugnaro respalda la campaña #EnjoyRespectVenezia que alienta a los visitantes a ser respetuosos cuando visitan.