CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

Los islandeses no pueden recordar un verano más caluroso (es agradable y preocupante)

Por Ivana Kottasová

(CNN) — Helga Ögmundardóttir se ha sentido un poco culpable este verano. La académica islandesa vive en la costa de Reykjavik y no está acostumbrada a sentarse en su balcón sin una manta. Sin embargo, este año, ha pasado tardes felices afuera vistiendo mangas cortas.

MIRA: Islandia realiza funeral por desaparición de glaciar

«Estoy en mi jardín y estoy sudando porque son 20 grados y es medianoche y siento este placer culpable porque sé que es algo malo, pero es agradable y quiero disfrutarlo«, dijo.

Julio fue el mes más caluroso registrado en la capital islandesa, con temperaturas de 1,4 grados centígrados (-16,4 grados centígrados) más altas que el promedio de la última década, según la Oficina Meteorológica de Islandia. Abril, mayo y junio también fueron inusualmente secos y más cálidos de lo habitual.

Los impresionantes paisajes de glaciares y cascadas de Islandia, y una economía que depende en gran medida de los recursos naturales, hacen que el país sea particularmente vulnerable al cambio climático. Su impacto se ve en todas partes.

El verano ha sido tan cálido y seco que el nivel del agua en el famoso Lago Rojo cerca de Reykjavik bajó de 140 centímetros a solo 70 centímetros, según la Oficina Meteorológica. El lago se parece más a un pantano ahora.

La sequía también causó que menos salmones nadaran por los ríos de Islandia. La Asociación Nacional de Pesca dijo que la pesca de salmón se redujo a la mitad en comparación con el verano pasado.

Ögmundardóttir dijo que el ritmo al que ha cambiado el paisaje del país es preocupante, incluso para los estándares islandeses.

«La naturaleza aquí es realmente volátil y poderosa y las personas solo tienen que aceptarla si quieren vivir aquí… pero la velocidad, es totalmente nueva y es enorme», dijo.

LEE: Cambio climático: Justin Bieber, Islandia, una ballena gris y el Ártico

«Cuando ves que los glaciares se retiran por docenas de metros al año y ves que la vegetación cambia rápidamente, ahora tenemos especies invasoras… Eso es algo nuevo y es solo por el aumento de la temperatura. Por lo tanto, es tangible, es muy visible», dijo.

Los cambios se ven rápidamente aquí. Skeiðará solía ser uno de los ríos glaciares más grandes de la isla. Luego, en 2009, desapareció casi por completo. El glaciar que lo alimentó retrocedió dos kilómetros (1,2 millas) en las últimas dos décadas y obligó al agua a escapar en una dirección diferente.

«Durante un período de aproximadamente 10 días o una semana, el río Skeiðará esencialmente se secó», dijo Andrew Russell, profesor de geografía física en la Universidad de Newcastle en Reino Unido que se especializa en sistemas glaciares.

Los glaciares se están reduciendo porque la cantidad de hielo que se derrite en los veranos más cálidos es mucho mayor que el hielo que se acumula en los inviernos.

«Puedes pensar en eso como gastar dinero de tu cuenta», dijo Halldór Björnsson, el investigador principal sobre el clima de la Oficina Meteorológica de Islandia. «Si entra menos dinero, bueno, vaciarás tu cuenta».

MIRA: Balleneros de Islandia matan a una ballena azul, dicen los activistas; es la primera de esta especie cazada en 40 años

Los mapas históricos muestran que los glaciares se han reducido y crecido repetidamente en Islandia. Desde finales del siglo XIX, cuando la glaciación alcanzó su pico más reciente, se retiraron 2.000 kilómetros cuadrados. Pero 600 kilómetros cuadrados desaparecieron desde el año 2000.

«Hemos visto que sucedieron estas cosas antes, tuvimos episodios en los que algunos glaciares se retiraron, pero ahora está sucediendo a una escala mucho mayor», dijo Björnsson.

Tierra abultada

Los glaciares que se derriten tienen otras consecuencias. Las pesadas masas de hielo pesan en el suelo, comprimiendo lo que hay abajo. Cuando se derriten, la tierra sube y el nivel del mar baja.

El suelo en el centro de Islandia aumenta más de tres centímetros al año, según científicos de la Universidad de Islandia. Esto podría causar problemas importantes a la infraestructura, especialmente en los puertos que se vuelven menos profundos y, por tanto, aumenta la dificultad de atracar en ellos.

«Cuando hablamos sobre el cambio climático, casi siempre hablamos sobre el aumento del nivel del mar como algo negativo, así que pensaría ‘Oh , tienen caída del nivel del mar, bien por ellos’… pero esa no es la forma en que funciona», dijo Björnsson.

LEE: Calefacción geotérmica de Islandia para brindar energía limpia en China

«Resulta que tener una caída del nivel del mar puede ser tan problemático como tener un aumento del nivel del mar».

Hay más de qué preocuparse. La corteza terrestre, la capa más externa del planeta, es delgada en Islandia, y los geólogos se quedan adivinando qué sucederá con la actividad volcánica debajo si se abulta más.

El río Skeiðará no es la única maravilla natural islandesa que desapareció recientemente debido al cambio climático. Okjökull, un glaciar en el este de la isla, se ha derretido en los últimos años. Ahora hay una placa que conmemora su existencia. Es probable que sigan más glaciares.

Una placa conmemora al desaparecido glaciar Okjökull.

Pero hay otras caras de la moneda. A diferencia de muchos países que luchan con el impacto económico del cambio climático, Islandia podría ver algunos beneficios, al menos a corto plazo.

La investigación de la Universidad Agrícola de Islandia ha indicado que el país podría cultivar más cereales gracias a un clima más cálido. La producción de cebada ya ha aumentado dramáticamente.

La industria pesquera de Islandia también ha visto el impacto. Después del cambio de siglo, la caballa que escapa del calentamiento de las aguas oceánicas comenzó a migrar en masa a las aguas territoriales de Islandia. Anteriormente era algo raro en la isla, pero la caballa de repente se hizo abundante y los barcos de pesca islandeses querían aprovechar el cambio.

MIRA: Fascinante time-lapse de la aurora boreal en Islandia

Cuando los intentos de Reykjavik de aumentar su cuota oficial de pesca se desvanecieron, el país la incrementó unilateralmente, lo que provocó un conflicto multinacional denominado «Guerras de la caballa».

El impresionante paisaje de Islandia está atrayendo a un número creciente de turistas.

Islandia eligió a Katrín Jakobsdóttir, ambientalista y líder del movimiento Izquierda-Verde, como primera ministra en 2017. Bajo su liderazgo, el país adoptó un plan para convertirse en un país de carbono neutral antes de 2040.

El gobierno ya aumentó los impuestos al carbono en 50%, acordó prohibir los nuevos automóviles diesel y de gasolina a partir de 2030 y establecer incentivos para electrificar su sistema de transporte.

También se ha comprometido a plantar más árboles para mitigar las emisiones que no se puedan rebajar.

Turistas corriendo

Pero todo ese esfuerzo tiene un problema importante.

Desde su crisis económica en 2008, Islandia se ha convertido en un importante destino turístico. El número de pernoctaciones turísticas en Islandia aumentó de 2,7 millones en 2008 a 8,5 millones en 2018, según la autoridad estadística islandesa.

El sector contribuyó con 8,5% al PIB del país y emplea alrededor de 30.000 personas durante la temporada alta de verano. Con una población total del país de poco más de 360.000, es un sector significativo.

La ubicación remota de Islandia significa que los vuelos y los cruceros son la única forma de atraer turistas.

Personas en el sitio del glaciar Okjökull después de que se descubriera una placa allí.

«Hay preocupaciones sobre las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el turismo, las emisiones relacionadas con el vuelo (y) el transporte terrestre con todos los autos de alquiler… y hay más y más preocupación por la contaminación de los cruceros», dijo Lára Jóhannsdóttir, profesora de medio ambiente y recursos naturales en la Universidad de Islandia. «Existe la preocupación de que tal vez tengamos demasiados turistas».

Los islandeses y los turistas observan el paisaje cambiante.