CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Transporte

El vuelo humano personal: la ciencia ficción se vuelve realidad

Por Gwen Lighter

Nota del editor: Gwen Lighter es la fundadora del premio GoFly, el multimillonario desafío mundial para la creación de máquinas de vuelo personales. Las opiniones expresadas en esta columna son propias de la autora.

(CNN) — Perdido en la retórica contenciosa de Washington yace un proyecto de ley en el Congreso que de hecho tiene apoyo bipartidista. La Ley de Infraestructura para el Transporte de Estados Unidos de 2019 es un proyecto de ley para la inversión de US$ 287.000 millones en autopistas, puentes y túneles, con programas de subsidios que provean infraestructura para vehículos híbridos, eléctricos y de combustibles alternativos.

Este es un primer paso importante, pero es equivalente a poner una curita en una arteria cercenada. La infraestructura estadounidense tiene una necesidad urgente de reparaciones. La Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles estima que EE.UU. necesita invertir unos US$ 4,5 billones antes de 2025 para mejorar las rutas, puentes, aeropuertos y demás en el país. Según TRIP, un grupo de investigación sobre el transporte nacional, el 44% de las principales rutas de EE.UU. se encuentran en condición precaria o mediocre.

Y los problemas de nuestra infraestructura solo seguirán empeorando con la creciente urbanización. Un informe de las Naciones Unidas de 2018 predijo que para 2050, dos tercios de la población mundial vivirá en áreas urbanas. Para acomodar esta densidad poblacional, las ciudades requerirán enormes cambios de infraestructura, además de un transporte más eficaz y menos perjudicial para el ambiente.

Una innovadora solución está en el horizonte. Por primera vez en la historia, tenemos la capacidad de crear artefactos personales para el vuelo humano. A principios de este mes, Franky Zapata piloteó su tabla voladora en el canal de la Mancha. Por supuesto, este es solo un ejemplo de los muchos inventos que se están desarrollando.

Desde aviones eléctricos a mochilas autopropulsadas, nuestros sueños de ciencia ficción se están haciendo realidad.

MIRA: ¿Habrá que temerle a la automatización?

Ha habido una convergencia de tecnologías innovadoras en los últimos años. Ahora, es posible construir vehículos voladores personales gracias a los avances en la propulsión, materiales livianos y sistemas sensoriales y de control del mundo de los drones. Combinados con un rendimiento mayor de las baterías y de los condensadores que hacen posible que los vehículos eléctricos vayan más lejos que antes, junto con la llegada de la impresión en 3D y otros tipos de prototipos rápidos, los inventores en el mundo finalmente logran crear los dispositivos de vuelo de sus sueños infantiles.

Varias iniciativas están luchando por elevarnos de las rutas terrestres a las aéreas. El Cora de Kitty Hawk, un taxi aéreo de dos asientos totalmente eléctrico que actualmente está siendo probado en Nueva Zelandia. El Vehículo Aéreo de Pasajeros (PAV, en inglés) de Boeing se convirtió en uno de los prototipos eléctricos en lograr un vuelo autónomo en enero. Entretanto, Uber se ha asociado a múltiples empresas para probar taxis voladores en el 2020.

LEE: París planea tener taxis voladores a tiempo para los Juegos Olímpicos de 2024

Boeing, Pratt & Whitney y más de 20 asociaciones de aviación vienen apoyando también el premio GoFly, el desafío multimillonario que yo creé. Zapata participó de la Fase 1 de la competencia, que atrajo a más de 840 equipos con un total de 3.750 innovadores de todo el mundo: todos con el único objetivo de desarrollar una máquina voladora humana personal.

El premio GoFly está abogando por el desarrollo de vehículos de despegue y aterrizaje verticales. Estos vehículos son livianos, silenciosos, para un solo pasajero y despegan verticalmente, es decir que no necesitan pista de despegue, y a menudo emplean motores eléctricos o híbridos, por lo que son eficientes en el uso de la energía e ideales para hacer viajes diarios en la ciudad.

Frente al aumento de la urbanización y el deterioro de la infraestructura es necesario adoptar un sistema de transporte centrado en el vuelo personal. Tenemos la tecnología y la Administración Federal de Aviación de EE.UU. ya está trabajando en los aspectos regulatorios. El paso final será la aceptación del público. Con el premio GoFly, y con otros programas de vuelo personal que se están poniendo a prueba en el mundo, el público pronto se dará cuenta de lo eficaz y efectiva que será esta forma de transporte.

LEE: Una tabla voladora acaparó los reflectores durante la conmemoración del Día de la Bastilla en Francia

En un discurso en septiembre de 1962, el presidente John F. Kennedy declaró: “Elegimos ir a la Luna… y hacer otras cosas, no porque es fácil hacerlo sino porque es difícil, porque ese objetivo servirá para organizar y medir nuestras mejores energías y habilidades…”

Hemos ido más allá de lo que Kennedy podría haber imaginado cuando fijó su ambiciosa meta en la carrera espacial. Ahora es imperativo que alcancemos la próxima y audaz meta haciendo realidad el sueño del vuelo humano.

(Traducción de Mariana Campos)