CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turismo

“¡Queremos un reembolso!”. Pasajeros de crucero protestan por no llegar a varios puertos

Por Marnie Hunter, David Williams

(CNN) — “¡Reembolso! ¡Reembolso! ¡Reembolso!” era la consigna que lanzaban los pasajeros reunidos en el atrio del crucero Norwegian Spirit a principios de esta semana después de que los operadores cancelaran otro puerto de escala en el itinerario europeo de dos semanas.

“Y es un reembolso completo, no un descuento, porque no iremos de crucero con ustedes otra vez”, se escucha decir a un hombre agitado en un video publicado por el pasajero Matt Rogers.

Matt y Thelma Rogers de Austin, Texas, estaban en Europa para celebrar los cumpleaños de ambos. Saben que los itinerarios pueden cambiar porque han estado en 16 cruceros. Esta es su primera vez con Norwegian Cruise Line.

(Cortesía Cody McNutt)

“Permítanme aclarar que no apruebo lo que esos pasajeros estaban haciendo”, escribió Matt Rogers en una conversación con CNN Travel por medio de Facebook. “Fue inapropiado y exagerado, pero el personal podría haberlo manejado mucho, mucho mejor”, dijo.

“Permitieron que llegaran hasta donde había gente realmente nerviosa por su seguridad”.

Y “cuando las cosas se pusieron fuertes, el gerente simplemente abandonó el atrio, lo que solo empeoró las cosas”, escribió Rogers.

El barco, Norwegian Spirit, tiene una capacidad de más de 2.000 pasajeros.

El viaje, llamado “Fiordos místicos”, inició en Southampton, Inglaterra, y se suponía que incluiría paradas en Amsterdam, Reikiavik y Akureyri, Islandia, todas las cuales fueron canceladas debido al mal tiempo, según Rogers. El barco realizó algunas de sus paradas programadas originalmente, incluidas Belfast y Dublín.

Se agregaron dos puertos de escala en Noruega cuando se cancelaron las paradas en Islandia, dijo Rogers. Una parada en Greenock, en las afueras de Glasgow, Escocia, el lunes se retrasó al principio porque se estaba reparando otro barco. Pero los miembros de la tripulación anunciaron a media mañana que el barco no podría atracar debido a los fuertes vientos, dijo Rogers.

“Fue entonces cuando todos los que estaban en el atrio no aguantaron más”, dijo. “Toma en cuenta que cada vez que se cambia el itinerario, la mayoría de las personas tienen que cambiar / cancelar recorridos… algunos de los cuales no son reembolsables”.

El pasajero Cody McNutt de Denver también filmó las protestas, que según dijo duraron hasta las 10:00 pm esa noche. McNutt creó el identificador de Twitter NCLHELL para documentar el viaje.

Sus publicaciones incluyen escenas de las protestas, así como fotos de baños que estaban fuera de servicio y una carta de McNutt y otros a la línea de cruceros.

Norwegian Cruise Line emitió un comunicado acerca del incidente: “Desafortunadamente, el itinerario de Norwegian Spirit se vio afectado por condiciones climáticas severas. Si bien se planificaron originalmente nueve puertos de escala para el viaje, el itinerario revisado permitió que el barco llegara a ocho puertos. Lamentamos cualquier inconveniente y decepción que hayan experimentado nuestros huéspedes”.

La línea de cruceros ofreció a los pasajeros un crédito del 25% en un crucero futuro.

Los contratos de transporte de las líneas de cruceros establecen que los itinerarios están sujetos a cambios a discreción de la compañía

Los términos y condiciones publicados en el sitio web de Norwegian Cruise Line dicen que la compañía “tiene derecho a cancelar, adelantar, posponer o sustituir cualquier itinerario o navegación programada sin previo aviso”, por cualquier motivo, incluidas condiciones climáticas, dificultades mecánicas y paros laborales.

“Entendemos que es desalentador cuando no podemos llegar a los puertos que nuestros huéspedes han estado esperando visitar”, dice el comunicado de la línea de cruceros. “Sin embargo, pedimos la paciencia, la cooperación y la comprensión de nuestros huéspedes respecto a que las condiciones climáticas severas son un acto de Dios y no pueden ser controladas, influenciadas o remediadas por la línea de cruceros”.

Rogers y su esposa tienen otro crucero reservado en el mismo barco que zarpa el 11 de octubre y están preocupados por ese viaje, que reservaron en diciembre.

“Creo que hablamos con nuestros dólares y NCL no recibirá más de los míos”, dijo.