CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
'El Chapo' Guzmán

Joaquín “El Chapo” Guzmán, un legado de muerte e ilegalidad

Por Guillermo Blanco

No te pierdas el documentalEl Chapo: dos rostros de un capo el 7 de noviembre. 

(CNN Español) — El linaje personal de Joaquín el “Chapo” Guzmán es tan extenso como su empresa criminal. Aunque resulta complicado confirmar el número exacto de hijos, se calcula que habría tenido entre 12 y 13 producto de al menos tres matrimonios.

El origen de Guzmán se remonta a las montañas de Sinaloa, México, en la localidad de La Tuna, un poblado castigado por la miseria. Fue ahí donde nació quien fuera considerado por el Gobierno de Estados Unidos como uno de los narcotraficantes más poderosos y violentos de todo el mundo. La duda persiste en muchos aspectos de la vida de Guzmán, como su fecha de nacimiento: algunos informes apuntan al 25 de diciembre de 1954. Otros, al 4 de abril de 1957.

Hijo de María Consuelo Loera Pérez y Emilio Guzmán Bustillos, de la infancia de Guzmán se sabe poco. Informes de seguridad tanto en México como en EE.UU. indican que su padre se dedicaba al cultivo de opio y marihuana y que fue este uno de los primeros contactos de Guzmán con el narcotráfico.

CNN conversó con Mónica Cano, quien durante un par de meses sostuvo encuentros con Joaquín Guzmán en el penal del Altiplano en México, para construir su perfil psicológico-criminal a solicitud del gobierno de ese país. En estos diálogos, Cano tuvo oportunidad de conocer un aspecto más personal del narcotraficante. Cuenta que Guzmán comenzó vendiendo en el pueblo cercano a La Tuna, pan y naranjas que obtenía de un árbol que estaba justo fuera de su casa. Con la primera venta, Guzmán compró sandalias para sus hermanos, que vivían en la pobreza extrema. A la falta de recursos, se sumaban sospechas de maltrato que, al parecer, ejercía su padre, quien también habría tenido problemas de alcoholismo. El Chapo aseguró a Cano que nunca quiso que sus hijos vivieran los problemas que el padeció.

De acuerdo con varios expertos en temas de seguridad, Guzmán tuvo siempre una “debilidad” por las mujeres. “Es un gran seductor”, aseguró a CNN María Idalia Gómez, una periodista mexicana experta en temas de seguridad y narcotráfico. El primer matrimonio del Chapo habría sido con María Alejandrina Salazar Hernández, nacida en julio de 1958. De este enlace nacieron tres hijos. Después vino un segundo matrimonio con Griselda López Pérez nacida en agosto de 1959. Con ella habría procreado 4 hijos: entre ellos, Ovidio Guzmán López quien es conocido como “El Ratón” o “Ratón Nuevo” de 29 años. Él y su hermano Joaquín fueron acusados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos de conspiración para distribuir drogas con el fin de ser enviadas a EE.UU.

Ambos están señalados de haber importado grandes cargamentos de marihuana, metanfetamina y cocaína a la Unión Americana. Esto hace de Ovidio una pieza importante y activa, junto con su otro hermano, Iván Archivaldo Guzmán Salazar, “El Chapito”, dentro del Cártel de Sinaloa. Como se muestra en el siguiente diagrama del Departamento de Tesoro de EE.UU. elaborado en 2012.

Departamento del Tesoro de EE.UU.

Iván Archivaldo, por su parte, fue arrestado en 2005 en México y acusado de lavado de dinero, pero años después fue liberado al desestimarse las pruebas en su contra. El gobierno de Estados Unidos impulsó un proceso en su contra en 2013 en el Distrito Sur de California (mira el documento de la corte).

Su hermano Jesús Alfredo Guzmán Salazar, otro de los hijos del Chapo se encuentra en la lista de lo más buscados de la DEA por delitos relacionados con el narcotráfico.

Las hijas más pequeñas de El Chapo son unas gemelas de 8 años de edad nacidas en Estados Unidos producto de la unión de Guzmán con Emma Coronel, su tercera esposa. Las tres estuvieron presentes en un par de ocasiones durante el juicio que enfrentó El Chapo en Nueva York y en el cual fue declarado culpable de 10 cargos, entre ellos, el de ser líder de una empresa criminal continua con una sentencia de cadena perpetua más 30 años.

Por el contrario, Alejandrina Gisselle, hija de Guzmán, ha intentado marcar una línea entre su padre y las actividades ilícitas a las que se dedicó. Recientemente lanzó una marca de ropa nombrada “El Chapo 701”. 701 es la posición que ocupó su padre en la lista Forbes de los más ricos en 2009.

Sobre Emma Coronel se han escrito algunas versiones de su presunta relación con el narcotráfico en México. Durante el juicio de Guzmán fue señalada por Dámaso López, alias “El Licenciado” —un testigo de la Fiscalía— como una de las coordinadoras del escape del Chapo del Penal del Altiplano en 2015. Hasta ahora ninguna prueba se ha presentado en su contra, ni tiene un proceso abierto, además de que ella y sus abogados han desestimado los señalamientos. Sin embargo su padre, y suegro de Guzmán, Inés Coronel Barreras, así como Inés Omar Coronel Aispuro, hermano de Emma y cuñado de El Chapo, se encuentran arrestados en México acusados de delitos contra la salud, que es como se tipifica allí al narcotráfico.

La herencia de Joaquín Guzmán a su familia no se tradujo en dinero ni propiedades, sino en arrestos y delitos. Su deseo de proporcionar una mejor vida a sus hijos, quedó en una meta frustrada. La familia de Guzmán esta marcada por la ruptura, la separación y un padre a quien no podrán ver nunca más. El Chapo purga su condena en la cárcel de máxima seguridad ADX Supermax en Colorado, donde los únicos autorizados a verlo son sus abogados y las gemelas, en alguna ocasión especial. Ese es el destino marcado para Guzmán y su familia.